Cepal advierte alto consumo y tráfico de drogas en la región

"La región concentra la totalidad de la producción global de hoja de coca, marihuana y clorhidrato de cocaína del mundo", señala la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que añade que Latinoamérica se ha convertido además en un corredor del narcotráfico.

17 de Agosto de 2000 | 16:55 | EFE
SANTIAGO.- América Latina continúa como una de las regiones que presenta los mayores índices de tráfico de drogas en el mundo, así como también de consumo de sustancias nocivas, según un estudio de la CEPAL divulgado hoy en Santiago.

"La región concentra la totalidad de la producción global de hoja de coca, marihuana y clorhidrato de cocaína del mundo", señala la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que añade que Latinoamérica se ha convertido además en un corredor del narcotráfico.

De acuerdo al estudio "Panorama Social de Latinoamérica 1999-2000", en algunos países de la región se elaboran actualmente drogas como el opio y la heroína, que tradicionalmente se producían en el sudeste de Asia.

Grandes poblaciones de campesinos e indígenas se han incorporado a los "narcocultivos" y esta situación se mantiene debido a que la rentabilidad de los cultivos ilícitos permite mayores ingresos económicos, explica el informe.

"Las mayores dificultades para la sustitución de cultivos ilegales -consigna el estudio- radican en la brecha de precios entre los productos lícitos y drogas ilícitas, pero también en la falta de acceso de los indígenas a créditos, tecnología y mercados oportunos para sus productos tradicionales".

Los países más afectados por está situación siguen siendo Bolivia, Perú y Colombia, naciones que tienen grandes porcentajes de pobreza.

Según el documento de la CEPAL, en muchos enclaves urbanos de América Latina el tráfico de drogas genera o refuerza una cultura de ilegalidad que afecta las normas de sociabilidad y que inevitablemente incidirá en un menor desarrollo de la región.

Así se genera una cultura en la que el crimen es aceptado como mecanismo de solución de conflictos, los consumidores de bajos recursos se incorporan al tráfico para proveerse de drogas, y también aumenta la percepción de inseguridad de los habitantes.

Respecto al consumo de drogas, la CEPAL consigna que las encuestas muestran que afecta a jóvenes de todos los niveles socioeconómicos de Latinoamérica.

Las autoridades perciben que los grupos más afectados por el consumo se encuentran en general en la población que presenta mayor vulnerabilidad social, es decir, los adolescentes y menores de 14 años.

Asimismo, el texto destaca que cuando los estudios relacionan el consumo de drogas con otras variables de calidad de vida, queda demostrado que son los adolescentes urbanos de sectores de bajos ingresos los más afectados.

"El flagelo de la droga afecta principalmente a los jóvenes que habitan las grandes urbes de América Latina ocasionando poblaciones de individuos inseguros, con graves problemas de autoestima y bajo rendimiento educacional", subraya el análisis.

A juicio de algunos organismos competentes, según la CEPAL, especial atención merecen los niños de la calle, la población carcelaria y los menores infractores de Bolivia, Costa Rica y Panamá.

La CEPAL señala que los gobiernos latinoamericanos han tomado medidas de carácter preventivo, de control y combinadas para combatir las drogas en la región, pero asegura que los objetivos primordiales para erradicar el problema de las drogas deben basarse en el fortalecimiento jurídico e institucional.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores