Diputados DC piden plan de emergencia para evitar fiebre aftosa

Los parlamentarios de las regiones Novena y Décima Miguel Hernández, Exequiel Silva, Gabriel Ascencio y Sergio Ojeda solicitaron hoy a las autoridades respectivas un Plan de Emergencia Nacional, considerando la "incierta situación" que enfrenta Argentina.

19 de Marzo de 2001 | 20:49 | ORBE
SANTIAGO.- Los diputados demócratas cristianos de las regiones Novena y Décima Miguel Hernández, Exequiel Silva, Gabriel Ascencio y Sergio Ojeda solicitaron hoy a las autoridades respectivas un Plan de Emergencia Nacional que efectivamente garantice el control del contagio de la fiebre aftosa, considerando la "incierta situación" que enfrenta Argentina.

Por su parte, el diputado Hernández explicó que si bien el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) ha adoptado una serie de medidas de control, entre las cuales se encuentra la prohibición del ingreso de carne argentina en todos sus estados, "lo cierto es que los riesgos se han multiplicado en la frontera y en los respectivos pasos".

También recordó que actualmente en época de veranada cerca de 250.000 cabezas de ganado se encuentran en las zonas fronterizas -entre la Cuarta y la Décima regiones- y "que a ello debe agregarse el contrabando ilegal de animales, sobre todo en las regiones del sur".

"Si consideramos que el contagio de esta enfermedad es realmente explosivo y rápido, los controles en los pasos fronterizos deben no sólo aumentarse, sino que llevarse a su grado máximo. La fiebre aftosa es un mal viral que ataca a las pezuñas y hocicos de bovinos, afectando su productividad y llegando a provocar incluso la muerte de los animales", explicó.

Asimismo, el diputado Exequiel Silva formuló un llamado a los productores entidades intermedias y a las autoridades respectivas para iniciar una propuesta de comercialización que considere "nuestras ventajas comparativas; estamos libres de fiebre aftosa, nuestro producto es óptimo y no estamos aprovechando esta importante diferencia".

En tanto, Sergio Ojeda señaló que en nuestro país ha ido aumentando paulatinamente el consumo interno de carne y que el año pasado se generó un 5% más que en 1999, con un promedio de 67,4 kilos por habitante al año. "Si no controlamos este riesgo nuestra producción puede enfrentar una verdadera crisis, afectando esto además a otras áreas, como la producción lechera que es altamente sensible en la economía nacional".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores