Ecologistas chilenos se suman a boicot de peruanos contra Luchetti

Las organizaciones chilenas, entre las que figura Greenpeace, se sumaron al boicot contra los productos de la empresa convocado por los ecologistas peruanos. También respalda la acusación el Ayuntamiento de Lima, que hace dos años perdió un litigio judicial contra Luchetti.

22 de Marzo de 2001 | 19:00 | EFE
SANTIAGO.- Organizaciones ambientalistas de Chile se sumaron hoy a la denuncia de sus similares peruanas contra la empresa alimenticia chilena Luchetti, a la que acusan de ejercer tráfico de influencias para instalar una fábrica en una zona considerada de gran valor ecológico.

"Luchetti debe abandonar la zona reservada Pantanos de Villa, situada en las afueras de Lima, y ubicar sus instalaciones en algún lugar donde no provoque daños", señalaron hoy siete grupos ambientalistas chilenos.

Las organizaciones chilenas, entre las que figura Greenpeace, se sumaron al boicot contra los productos de la empresa convocado por los ecologistas peruanos. También respalda la acusación el Ayuntamiento de Lima, que hace dos años perdió un litigio judicial contra Luchetti.

Según los denunciantes, la planta de Luchetti, empresa filial del Grupo Luksic e instalada a un costado del humedal, usó métodos "ilícitos" para conseguir en los tribunales peruanos un fallo favorable a su radicación.

Los ecologistas pidieron al Gobierno chileno que "condene claramente" el comportamiento de la compañía y establezca mecanismos de control de los capitales chilenos que salen al extranjero, así como de las actividades que éstos realizan.

El caso Luchetti adquirió notoriedad internacional con la difusión el pasado viernes de un vídeo en el que el ex asesor de inteligencia del ex presidente peruano Alberto Fujimori, el prófugo Vladimiro Montesinos, conversaba con el ejecutivo chileno Gonzalo Menéndez, presidente de la filial peruana del consorcio chileno.

En la conversación, Montesinos se comprometía a hacer gestiones en favor de la empresa.

Pero Menéndez negó en Santiago haber ofrecido dinero a Montesinos o a otros funcionarios peruanos para que le ayudaran en el pleito judicial que la empresa ganó finalmente.

El ejecutivo argumentó que se entrevistó con varios funcionarios peruanos, pero dijo que fue para hacerles ver la injusta situación por la que pasaba la compañía y la necesidad de que se autorizara la construcción de la fábrica.

El gerente general de la empresa, Francisco Pacheco, negó ayer, miércoles, las denuncias sobre tráfico de influencias y dijo que el boicot a los productos Luchetti es "una maniobra política". La compañía ha puesto el asunto en manos de un equipo de abogados.

El presidente de la Cámara Chileno-Peruana de Comercio, Sergio Málaga, calificó hoy como un "hecho aciago" lo sucedido y agregó que los ejecutivos de la empresa realizaban un "legítimo ejercicio de 'lobby' (cabildeo) cuando se entrevistaron con Montesinos".

"En todos los países se hace 'lobby'. Hay que defender los intereses de las inversiones", dijo el empresario peruano.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores