Santiago Pavlovic estuvo detenido en Bagdad

El periodista fue encapuchado e interrogado por uniformados iraquíes por espacio de poco más de dos horas. El corresponsal de TVN cuenta esta impactante experiencia.

20 de Marzo de 2003 | 10:52 | Orbe
BAGDAD.- Durante dos horas y media estuvo detenido, esta madrugada, en Bagdad, el periodista chileno Santiago Pavlovic, luego que decidiera salir del hotel donde se hospeda para despachar en directo lo que ocurría en la ciudad minutos después del primer bombardeo.

Según informa TVN, la situación tensa y de riesgo se resolvió luego de una seguidilla de interrogatorios y del traslado del profesional a distintas unidades militares, donde incluso fue atado de manos y encapuchado.

El incidente, que el periodista opta por tomarse con humor, aunque reconoce que fue una "experiencia heavy", comenzó mientras despachaba en vivo por un teléfono satelital, caminando por Bagdad rumbo al río Tigris, donde supuestamente había caído uno de los misiles lanzados por Estados Unidos.

"Estaba con mi teléfono satelital, que tiene una antena especial que busca la señal de alguno de los satélites. Es geoestacionario y no siempre encuentra una señal. Como me alojo en el piso 11 del hotel Palestina, allí generalmente se corta (la comunicación). Se me ocurrió que para poder transmitir, bajar del hotel y me fui a la calle del frente y empecé a contar lo que estaba ocurriendo", narró en contacto posterior con el canal nacional. (...) Se nos dice que hay un incendio cerca del río Tigris y fui para allá, mientras hablaba con ustedes (TVN). Aparecieron dos tipos armados que me detuvieron y me llevaron a un pequeño cuartel".

En ese momento Pavlovic, que estaba al aire dijo que debía cortar su relato porque estaba siendo detenido en ese mismo instante, sin que se lograra retomar el contacto con él por algunas horas.

"Hablaban en árabe, después llegó un auto policial y me llevaron a otro cuartel más grande. Ahí la cosa se puso complicada. Detenido, quedé luego en una antesala y aparecieron como tres gorilas que me dijeron que pusiera las manos atrás y me ataron las manos. Después apareció un tipo con una capucha y me la colocan. Me tapan completamente la cabeza y me arrastran hacia otro lugar. Me sentaron en un sillón y empezó el interrogatorio", continuó.

"En un inglés más bien pobre me preguntaron qué hacía ahí, para dónde estaba llamando, el nombre del hotel donde estaba alojado. En fracciones de segundos me pasé miles de imágenes y pensé ojalá que el primer combo no me llegue en el ojo sano", aseguró en medio de risas. Posteriormente, agregó, lo sacaron del lugar con una capucha en la cabeza. "Me llevaron a otro lugar y me sacaron la capucha. Esto está mejorando pensé. Sin embargo, apareció un tipo con un trapo y me lo amarró sobre los ojos muy fuerte y empezó otro interrogatorio", sostuvo.

"Todo fue sin violencia, tenían mi pasaporte y agenda con datos de mis despachos, mis documentos, dinero. Me quitaron todo. Al final el tipo (que me estaba interrogando) sonríe y ordena que me saquen las amarras de la manos y después que me saquen la venda de los ojos. Veía muy borroso. Me ofrecieron una taza de té y la cosa se relajó un poco más".

Bajó un poco el nivel de tensión, sin embargo aún no quedaba en libertad. Pavlovic relata que después de eso:lo mandaron a un cuartel mayor, frente a la sede de la Cruz Roja. "Ahí me detuvieron un tiempo. Apareció un tipo súper buena onda. Me dijo algo así como lo siento mucho, estamos en guerra, espero que nos perdone por el susto que pasó. Me devolvió las cosas, el teléfono, que yo pensé que no me iban a devolver incluso pensé que esto no iba a terminar bien".

Todo duró como dos horas y media, según Pavlovic, y a las 9:00 (de la mañana de Bagdad) "llegué feliz y enterito al hotel, donde estaban mis compañeros muy preocupados", concluyó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores