Ministro Calvo seguirá en el Poder Judicial

El magistrado continuará como ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago y sólo deberá cumplir los 4 meses de suspensión que se le aplicaron el 5 de diciembre pasado.

19 de Enero de 2004 | 11:37 | El Mercurio en Internet
Ministro Daniel Calvo
Ministro Daniel Calvo continuará como miembro de la Corte de Apelaciones de Santiago.
SANTIAGO.- El Pleno de la Corte Suprema resolvió esta mañana que el ministro Daniel Calvo continuará en el Poder Judicial como ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, luego que no obtuviera mayoría para removerlo por su asistencia a un sauna gay.

Si bien 10 de los 18 magistrados que integraron el Pleno votaron a favor de exonerar al ex ministro del caso Pedofilia del Poder Judicial, la Constitución Política exige para estas decisiones que haya mayoría, lo que corresponde a 11 magistrados, puesto que la máxima instancia judicial del país está integrada por 21 ministros.

La resolución fue adoptada esta mañana por 18 de los 20 ministros que temporalmente integran la Corte Suprema (el ministro Mario Garrido renunció en diciembre pasado, y debe ser reemplazado).

Votaron a favor de la continuidad de Calvo en el Poder Judicial los ministros Marcos Libedinsky, Alberto Chaigneau, Enrique Cury, Orlando Álvarez, Urbano Marín, Domingo Kokish, Nibaldo Segura y María Antonia Morales.

"No hubo nada, ninguna sugerencia respecto del posible traslado, así que eso no fue materia de la decisión misma", afirmó el presidente de la Suprema, Marcos Libedinsky, quien explicó que aún queda pendiente la calificación del juez Calvo del año 2003, la que podría determinar un eventual traslado.

El ministro Daniel Calvo podría retomar sus labores el 12 de abril próximo, cuando se cumplen cuatro meses desde que fue notificado de su suspensión.

Compleja situación

Libedinsky calificó como difícil la situación tanto para él como sus pares, "porque aquí no era tanto un problema de tipo jurídico, sino que hay otros problemas morales, de moral funcionaria, y la situación específica, concreta de seres humanos que están interviniendo".

El miércoles de la semana pasada el Pleno de la Suprema postergó la decisión sobre el futuro de Calvo, luego que en la reunión de ese día los ministros presentes no llegaran a acuerdo al respecto.

El 5 de diciembre pasado, y tras una inédita sesión de más de cinco horas, el Pleno de la Corte Suprema resolvió sancionar al juez Calvo con la suspensión de sus funciones por cuatro meses y abrir un cuaderno de remoción en su contra a raíz de su concurrencia a un sauna gay.

La medida disciplinaria fue adoptada por unanimidad, mientras que la apertura del cuaderno de remoción tuvo los votos en contra de los ministros Mario Garrido, Alberto Chaigneau, Enrique Cury, Urbano Marín, Domingo Kokisch y Nibaldo Segura.

La suspensión de su cargo por cuatro meses implica además el goce de medio sueldo.

El fallo, que contó de cuatro considerandos, sostenía que "de los antecedentes recogidos en la investigación puede concluirse que a ese local (sauna) concurrían únicamente hombres, quienes buscaban satisfacer de distintas formas sus inclinaciones sexuales, cuyo también es el caso del señor Calvo, conforme a lo declarado por él".

En el tercer considerando la resolución afirmaba que "independientemente de cuáles puedan ser las preferencias sexuales del funcionario investigado, o su causa, las que no corresponden considerar, resulta evidente que con su conducta externa o explícita antes referida, ha comprometido gravemente el decoro de los cargos que ha venido desempeñando en altas categorías del Poder Judicial, y la rectitud y dignidad que debió guardar con arreglo a lo que su superior condición funcionaria exigía".

La decisión golpeó fuerte al magistrado, quien no obstante decidió apelar, acto que se concretó el viernes 19 de diciembre pasado cuando el magistrado llegó hasta el Palacio de Tribunales para entregar un escrito a la Corte Suprema en el que pidió perdón por el daño que pudo causar a la imagen del Poder Judicial, al darse a conocer sus visitas a un sauna, aunque recalcó que eso no constituye un delito.

Según se informó, en sus descargos el magistrado apeló a su buen desempeño profesional, afirmó que pese a sus visitas desde 1998 a los saunas jamás descuidó su trabajo judicial, y que desde que asumió como ministro de la Corte de Apelaciones, en septiembre de 2002, no volvió a ir.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores