Polémica en la Suprema por investigación de presiones

El ministro Hernán Álvarez se mostró molesto por la información entregada ayer referida a que no habrá una investigación de los intentos de ejercer influencias denunciados por la ministra Gloria Ana Chevesich. El ministro Libedinsky reconoció que pudo haberse equivocado en la interpretación.

03 de Junio de 2004 | 09:30 | Carolina Valenzuela, El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- Las presiones de las que ha sido objeto la ministra Gloria Ana Chevesich han generado polémica también entre algunos ministros de la Corte Suprema.

Esta mañana el ex presidente del Máximo Tribunal, ministro Hernán Álvarez, se mostró muy molesto por las declaraciones efectuadas ayer por la dirección de comunicaciones del Poder Judicial referidas a que no habrá una investigación de los intentos de ejercer influencias denunciados por la ministra Chevesich.

Álvarez fue enfático en señalar que el caso no está cerrado, y que, muy por el contrario, aún pueden tomarse medidas.

"Escuché el informe que dio el director de comunicaciones y me sorprendió. Yo no he conocido antes la intención de hacer esa declaración y me parece absolutamente inoportuna", resaltó el ministro.

Álvarez explicó que el acuerdo adoptado por el Pleno el martes no deja cerrada ninguna investigación ya que uno de los acápites sostiene claramente que la Corte Suprema asegurará el trabajo tranquilo e independiente de los jueces, y que ello deja abierta la posibilidad de que se tomen algunas medidas.

"Que se haya archivado no significa que se le haya puesto una lápida", agregó.

Ayer Miguel González, director de comunicaciones de la Corte, explicó tras reunirse con Libedinsky que la carta de la magistrada había sido archivada y que las medidas anunciadas tras el Pleno del martes se referían a hipotéticas situaciones futuras de presiones.

Libedinsky: "A lo mejor me equivoqué

Consultado por las declaraciones de Hernán Álvarez, el presidente de la Corte Suprema, Marcos Libedinsky, sostuvo "parece que hay una divergencia de opinión", puesto que según él el Pleno entendió que el informe de Chevesich quedaba archivado.

"Yo entendí lo del archivo, a lo mejor me equivoqué. El Pleno va a tener que pronunciarse", afirmó.

Antes de salir a la ceremonia, en la que se reúne esta mañana el Presidente Ricardo Lagos y otras autoridades del Ejecutivo, Libedinsky estimó que no hay mala intención en la fuerte oposición que su colega manifestó esta mañana ante el supuesto cierre del episodio presiones.

"No puedo estimar que haya mala intención en alguien que es no sólo mi compañero en la Corte, que fuimos compañeros de estudio. Mañana el Pleno va a tener que decidir así como también sobre la carta del Ministerio de Justicia", señaló.

Libedinsky rehusó ahondar en la misiva que recibió esta mañana por temor a las interpretaciones que pudieran tener sus palabras. "Si resoluciones meditadas por el Pleno del martes se prestan para diversas interpretaciones, piensen qué puede pasar con declaraciones así", sostuvo el magistrado mientras abordaba su vehículo para dirigirse a la puesta de la primera piedra del nuevo Centro de Justicia.

Finalmente, sostuvo que mañana, una vez que el Pleno analice esta situación, se referirá con más calma al tema. "No tengo inconveniente en aclarar mañana todo lo que esté en mis manos", dijo.

Carta del Gobierno en la Suprema

A primera hora de esta mañana llegó hasta tribunales la carta que el Gobierno envió a la Corte Suprema con motivo de las presiones de las que acusó haber sido víctima la ministra en visita del caso MOP, Gloria Ana Chevesich.

La misiva, que se especula llamaría al Máximo Tribunal a revelar el origen de las intimidaciones, fue entregada por un funcionario del Ministerio de Justicia en un sobre blanco tamaño oficio dirigido al presidente del Máximo Tribunal, Marcos Libedinsky.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores