Corte otorga libertad a ingeniero acusado de abusos sexuales

Eduardo Krell fue detenido hace cuatro meses por orden de la jueza del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago Verónica Sabaj, quien investigaba una red de prostitución infantil en Conchalí.

14 de Septiembre de 2004 | 13:24 | Carolina Valenzuela, El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- La Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago resolvió hoy conceder la libertad bajo fianza al ingeniero informático Eduardo Krell, quien está procesado por violación, abusos sexuales, estupro y tenencia de material pornográfico.

El tribunal le concedió el beneficio con los votos favorables del ministro Alfredo Pfeiffer y de la abogada Paulina Veloso.

El magistrado Alejandro Solís, en tanto, estuvo por denegarle la libertad.

Krell fue detenido hace cuatro meses por orden de la jueza del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago Verónica Sabaj, quien investigaba una red de prostitución infantil en la comuna de Conchalí.

Tras encausarlo, la magistrada pasó los antecedentes al juez de 12° Juzgado del Crimen Alejandro Rivera, quien le había denegado el beneficio.

La red de prostitución funcionaba en la calle Dorsal en la comuna de Conchalí, y en moteles del sector. Krell era cliente de algunas muejres, entre ellas Paulina Peña Rojas, quien favorecía la prostitución de sus dos hermanas y otras menores.

El tribunal, tomó la determinación tras escuchar hoy los alegatos del abogado Antonio Garafulic a favor del Krell, y de la abogada Ana Victoria Quintana en representación del Sename.

Joven promesa generacional

Eduardo Aaaron Krell Wainstein es el mayor de tres hermanos de una familia judía muy acomodada y observante de su religión. Durante la época de la Unidad Popular, se trasladaron a vivir a Jerusalén, Israel, entre 1971 y 1975. A su regreso, los Krell estudiaron en el Instituto Hebreo, donde se destacaron como brillantes alumnos, especialmente Eduardo, quien, según su hermana Lucy, tiene un coeficiente intelectual de 140.

Egresó del colegio con promedio 6,9 y cuando rindió la Prueba de Aptitud Académica, en 1977, obtuvo el puntaje máximo en matemáticas de ese año: 818 puntos. Su nombre apareció en la prensa como una de las promesas de su generación. Eduardo recuerda que por casualidad descubrió el mundo de la computación, materia en la que hoy es reconocido como una autoridad a nivel nacional.

Ingresó a Ingeniería Civil en la Universidad de Chile y llegó hasta cuarto año, egresando como Bachiller en Ciencias con mención en Computación, y prosiguió sus estudios en la Universidad California de Los Ángeles (UCLA), de Estados Unidos, donde en 1986 obtuvo su doctorado.

Luego trabajó cuatro años en el prestigioso laboratorio de investigación científica Bell Labs en New Jersey, hasta que en 1991 regresó a Chile.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores