Lagos recibe histórico informe de prisión y tortura en Chile

De manos de monseñor Sergio Valech, integrante de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, el informe de tres tomos quedó en manos del Mandatario para ser analizado.

10 de Noviembre de 2004 | 12:09 | Felipe Gálvez T, El Mercurio en Internet

Monseñor Sergio Valech hace entrega del documento al Presidente Ricardo Lagos.
La Comisión
La Comisión Nacional sobre la Detención Política y la Tortura estuvo integrada por el monseñor Sergio Valech, María Luisa Sepúlveda, Miguel Luis Amunátegui, Luciano Fouillioux, José Antonio Gómez, Elizabeth Lira, Lucas Sierra y Álvaro Varela.

Comenzó a trabajar el 11 de noviembre de 2003 y recogió unos 35 mil testimonios desde Arica a Punta Arenas, en 42 gobernaciones y 110 localidades para establecer quiénes sufrieron privación de libertad y tortura en el periodo comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y 10 de marzo de 1990.
SANTIAGO.- Doce meses de trabajo. Treinta y cinco mil testimonios. Ocho capítulos y mucha ansiedad por conocerlo en detalle. Ésas son algunas de las características del esperado informe de la Comisión Nacional sobre la Detención Política y la Tortura que hoy, simbólicamente, recibió de manos de monseñor Sergio Valech el Presidente, Ricardo Lagos, dándole a este día el carácter de histórico.

La Comisión llegó caminando hasta el Palacio de La Moneda al que ingresó a las 11:00 horas. Inmediatamente subieron hasta el despacho del Presidente, lugar donde se reunieron con el Mandatario, el ministro del Interior José Miguel Insulza y el ministro de Justicia, Luis Bates.

Aunque la entrega oficial del documento se produjo hoy, no será sino hasta cuando el Mandatario lo haga público al país que el texto adquirirá su valor esencial, así como sucedió el 4 de marzo de 1991, cuando el entonces Presidente Patricio Aylwin dio a conocer el contenido del Informe Rettig, elaborado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación.

El nuevo documento, dividido en tres tomos empastados (uno de ellos una síntesis), con cubiertas color café, difícilmente será conocido por los chilenos antes de diciembre. El plazo máximo que se dará Lagos para leerlo y analizarlo será de entre dos a tres semanas.

Sin embargo, y según las palabras de la vicepresidenta de la Comisión, María Luisa Sepúlveda, lo que se ha sabido hasta ahora a través de la prensa, se acerca bastante al contenido del informe.

Momentos antes de recibir a la comisión, el Presidente Lagos manifestó públicamente que "debemos estar orgullosos con lo que va a ocurrir un rato más. ¿Cuántos países se han atrevido a mirar en profundidad su historia, cuántos países se han atrevido a llegar al fondo de lo que ocurrió?, Chile se atreve, es un país sólido, estable, que podemos hacerlo y espero que todos estemos en condiciones de mirar con altura el paso que se está dando".

Luego, tras una hora y media de reunión, monseñor Sergio Valech, quien presidió esta instancia, hizo un llamado a recordar el lema que inspiró a esta Comisión: "No hay mañana sin ayer", dijo ante el asedio de la gran cantidad de periodistas que llegaron a cubrir el histórico momento.

"Nosotros hemos trabajado en el ayer donde hemos podido encontrar un mundo que ya se había olvidado. Y creemos que el mañana le corresponde a todos los chilenos, guiados por el señor Presidente que va a tomar las medidas correspondientes de construir una patria de unidad, de paz y de progreso de todos", sostuvo el sacerdote.

Tras el sacerdote, la vicepresidenta de la comisión María Luisa Sepúlveda agradeció a las personas que entregaron sus testimonios en el informe y adelantó que "en dos a tres semanas" el Presidente Lagos hará público su contenido.

Sepúlveda sostuvo que "el informe va a hablar por sí sólo" sin querer adelantar las conclusiones del documento que quedó en manos del Presidente.

Sobre las propuestas de reparación a las víctimas de las torturas, Sepúlveda sólo afirmó que será el Mandatario quien tomará una decisión al respecto. Sin precisar detalles afirmó que las propuestas son "integrales y de distinto tipo".

Agregó que la Comisión espera que este informe no divida al país sino que le permita entender lo sucedido durante los años del gobierno militar. "Esperamos que la dignidad de las personas afectadas sea restituida", dijo.

Gobierno agradece trabajo de la Comisión

El Presidente Ricardo Lagos, a través del vocero de La Moneda Francisco Vidal agradeció y reconoció el trabajo realizado por la Comisión.

"El Presidente ha expresado a la Comisión su reconocimiento y agradecimiento por el enorme esfuerzo realizado que constituye una experiencia inédita, tanto a nivel nacional como internacional".

Asimismo, dijo que "el informe es un nuevo paso destinado a avanzar en el conocimiento de la verdad, justicia y reparación de las víctimas, que se une a la ya iniciada con el Informe Rettig en 1991, por la Mesa de Diálogo en 1999, y por el documento 'No hay mañana sin ayer', en 2003".

En tanto, el ministro del Interior José Miguel Insulza destacó la magnitud del documento dado que, según sus palabras, "no creo que en alguna parte se haya hecho un informe de esta envergadura después de haber escuchado los testimonio de más de 30 mil personas".

El secretario de Estado agregó que con esto "se cierra el capítulo de la preparación del informe, pero todavía queda que (...) se dé a conocer el país, lo que va a generar un debate que es necesario para que cada persona se forme una opinión sobre los sucesos que a todos hoy día nos horroriza".

Insulza agregó que "eso va a ser útil para los chilenos para que, como dijo el Presidente, no haya mañana sin ayer".

AFDD entrega carta a Lagos

A las 12:30 horas, minutos antes de que finalizara la reunión entre el Presidente Lagos y la Comisión, llegó hasta el Palacio de La Moneda la vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (ADDFF), Mireya García para entregar una carta al Mandatario, solicitándole a éste una reunión previa al momento en que haga público el contenido del informe.

García lamentó que la agrupación "no haya sido considerada para estar en presente en al entrega de este informe" y exigió que la reparación a las víctimas no sea sólo concreta sino también "con sentido simbólico, social, jurídico, inmaterial".

Desde tempranas horas un grupo perteneciente a la AFDD se mantenía a las afueras de la sede de Gobierno, portando banderas y retratos de las víctimas gritaron consignas contra la tortura y la impunidad.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores