Fieles se consagran a la Virgen en el Templo Votivo de Maipú

Durante la ceremonia, el cardenal Francisco Javier Errázuriz coronó las imágenes del Niño y de la Santísima Virgen.

05 de Diciembre de 2004 | 20:57 | ORBE
SANTIAGO.- Cerca de 15 mil fieles llegaron hoy, el último domingo del mes de María, hasta Maipú, para consagrarse a la Virgen y coronarla como "Reina de la Zona Oeste".

La imagen histórica de la Virgen del Carmen que se encuentra en el Templo Votivo, fue la elegida para realizar este signo, y recibió así su tercera corona durante una Eucaristía que presidió el cardenal arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz.

Junto al pastor se encontraba el vicario episcopal para la Zona Oeste, Pedro Pablo Garín, y el nuevo rector del Santuario Nacional de Maipú, Padre Carlos Cox, que asumirá su cargo el próximo 11 de diciembre.

También estaban presentes la mayoría de los vicarios zonales y ambientales de la arquidiócesis; y los decanos, párrocos y sacerdotes de la Zona Oeste.

La celebración tuvo lugar en el marco del "Año de la Eucaristía", los 150 años del Dogma de la Inmaculada Concepción, y la preparación para la Canonización del Padre Alberto Hurtado. Asimismo, coincidió con la conmemoración del trigésimo aniversario de la bendición del nuevo Templo Votivo, entregado a la Iglesia Chilena a fines de 1974.

Peregrinación al Templo

Los peregrinos comenzaron a congregarse cerca de las 16:00 horas frente a un escenario dispuesto en la esquina de las calles Segunda Transversal y 5 de abril, dedicado a la figura del Padre Alberto Hurtado. Desde ahí fueron animados a iniciar su camino, que tuvo una segunda detención en la Plaza de Maipú, donde se encomendó a cada persona una oración especial por un sacerdote o religiosa de la zona.

En un ambiente de oración, la columna fue avanzando por Avenida 5 de Abril hasta el Santuario Nacional. En el lugar se dispusieron fuentes de agua bendita y se invitó a los peregrinos a disponer el espíritu, cuidando una actitud de respeto por el lugar. "Quítate el calzado, porque el lugar que pisas es tierra santa", decía el lienzo que recibió a los peregrinos.

Consagración y coronación

A las 18:00 horas comenzó la Eucaristía, que se llevó a cabo en la explanada del Templo, en un pequeño altar especialmente preparado para la celebración. Al comenzar la ceremonia, diversos grupos presentaron en el altar los frutos de un extenso proceso de preparación, en el que participaron durante varios meses las diversas comunidades de la zona: pastorales juveniles, familias, e incluso los niños, con material especialmente preparado para ellos.

Luego de la homilía se dio inicio al rito de la coronación, que comenzó con la entrada de las coronas desde los muros históricos del Templo. La corona del niño Jesús fue llevada por una familia, mientras que la corona de la Virgen fue entregada al cardenal por el vicario, acompañado por los siete decanos de la zona.

Después de entonar letanías especialmente preparadas, en las que se incorporó a todas las parroquias y capillas consagradas a la Virgen, el cardenal inició con los fieles la "Oración de Coronación". Luego coronó las imágenes del Niño y de la Santísima Virgen. El rito finalizó con un compromiso a viva voz de los presentes para hacer de esta zona de Santiago, de sus familias y comunidades, instancias de evangelización y conversión.

Las coronas que recibieron las imágenes fueron especialmente elaboradas para esta ocasión. Ambas son idénticas, y tienen siete brazos. Cada brazo termina en una piedra de color, que representa a un decanato de la zona.

Los decanatos son Pudahuel Norte (azul), Pudahuel Sur (naranja), Pajaritos (celeste), Maipú (Rojo), Quinta Normal (Amarillo), Padre Hurtado (Verde), cerrillos (Blanco). La zona abarca 34 parroquias y cerca de 110 capillas en las comunas del sector poniente.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores