Hijo de cuestionado DD.DD.: "Cuando me dijeron que mi padre vivía me puse feliz"

Desde que se fue a vivir a Suecia, Luis Recabarren, ha visitado tres veces Chile: En 1990, después del plebiscito; en 2000, para hacer una tesis política; y en 2002, para recibir un premio de danza.

08 de Enero de 2009 | 16:38 | Por Renata Robbio, El Mercurio Online

Luis Emilio Recabarren, el hijo del detenido desaparecido que cuestionó la diputada Karla Rubilar.

El Mercurio Online

SANTIAGO.- Mientras en Santiago hacen 20° a la sombra, en Suecia hay -15° y está nevando. Es precisamente el clima de Chile, una de las cosas que más extraña el hijo de uno de los últimos detenidos desaparecidos que cuestionó la diputada Karla Rubilar, Luis Emilio Recabarren, quien se llama igual que su padre.


El hombre cuestionado, Luis Emilio Recabarren, era militante del Partido Comunista (PC) y desapareció junto a su esposa y su hermano en 1976. Hoy, su hijo, a quien la diputada habría confundido con su padre, cuenta a Emol, cómo recibió la polémica noticia y qué ha sido de su vida en Suecia.


“Mis padres desparecieron cuando tenía dos años y medio y crecí creyendo que un día iban a volver. Cuando me llamaron la madrugada del martes para decirme que mi padre estaba vivo. ¡Me puse feliz y calculaba la edad que tendría!”, dice Recabarren.


Luis asegura que no ha tenido ningún contacto con la diputada y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Karla Rubilar, sin embargo, está esperando contactarse con ella para decirle personalmente que debe abandonar la instancia que preside.


“Lo único que está haciendo es darle dolor a nuestra familias y a todos los chilenos. Lo que tiene que hacer es buscar verdad y justicia”, dijo Recabarren.


Luis llegó a Suecia a los once años, acompañado sólo por su abuela materna y debió aprender rápidamente el idioma, “tomé la responsabilidad de ser el traductor de todo. Me vi obligado a crecer”.


Si bien al principio no fue fácil, a los quince años decidió empezar a estudiar danza y se transformó en profesor de ballet moderno y clásico; actividad que hoy compatibiliza con sus estudios de Máster en Ingeniería Biogenética.


Recabarren asegura que ya desarrolló su vida en el país escandinavo, de hecho formó una familia “cosmopolita”, su esposa es iraní y tiene dos hijos que nacieron en Suecia, una niña de cinco años y un niño de casi dos, “ellos hablan tres idiomas: persa, sueco y español, y después van a aprender inglés”.


Aunque afirma que vive feliz y sin rencor, asegura que no tener a sus padres es lo más difícil, “tengo mi familia, mi carrera (...), pero la muerte de ellos, la del detenido desaparecido, es una muerte constante y un dolor permanente”.


“El tema de la desaparición siempre estuvo presente”


De su vida en Chile, recuerda con mucha emoción las tardes en la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. “Todos los días, después del colegio, nos juntábamos allá, era como mi segundo hogar. Crecí con las ‘viejas’ fumando, discutiendo y escuchando de política en la Vicaría”, comenta Recabarren.


Además destaca el trabajo que han hecho sus “viejas”, ya que dice que se han esforzado por no transmitirle el odio.


“Ellas me explicaron todo, el tema de la desaparición siempre estuvo presente porque crecí en la Agrupación, pero por ejemplo mi abuela me contaba que mi mamá estudió en el Liceo Francés y que cantaba muy bien. Me contaban cosas positivas de ellos”, asevera Recabarren.


¿Si volvería a vivir en Chile? “Algún día me gustaría ir de nuevo, con mis hijos, para que conocieran, pero se me hace muy difícil radicarme nuevamente allá”, afirma Recabarren.

Desde que partió a Suecia, Luis Recabarren cuenta que ha venido tres veces a Chile, una en 1990, después del plebiscito; otra en 2000 y la última en 2002.

La primera, viajó a Chile con la intención de reestablecerse en el país, pero sólo duró un año.

“Me sentía muy mal (...). Era muy duro encontrarme con gente que me negara, el tema era para volverse loco porque yo tengo a toda mi familia detenida desaparecida. No sentí que pudiera reintegrarme plenamente”, asegura Recabarren.

En su segunda visita a Chile hizo una tesis política y en 2002, cuando viajó por última vez, fue para recibir un premio de Codelco: “Me lo gané por ser bailarín profesional y porque he trabajado en todas las compañías de baile en Suecia”.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores