Celos habrían gatillado brutal agresión de hermanos Rojo

Jeanette Hernández quedó en prisión preventiva luego de la formalización que se le hizo esta tarde.

22 de Enero de 2009 | 15:03 | Catalina Caro, El Mercurio Online
Patricio Ulloa, El Mercurio




SANTIAGO.- Por considerarla un peligro para la sociedad, la madre de los hermanos Rojo, Jeanette Hernández, quienes fueron atacados con un objeto contundente en la cabeza -en enero de 2008- quedó con prisión preventiva, acusada de parricidio por la muerte de uno de los menores y por parricidio frustrado, por las lesiones del otro.


Según la fiscalía, la mujer habría atentado contra sus hijos por celos, debido a un amor platónico que tenía su marido.


En tanto, los fiscales Patricio Vergara y Pablo Sabaj, se refirieron a un trastorno siquiátrico que sufriría Hernández y que habría provocado la agresión a los menores, conocido como Síndrome de Medea.


Éste nace de la mitología griega, cuando la sacerdotisa Medea, dolida por el abandono de su héroe, mata a los hijos para vengarse de él.


Además, un informe del Servicio Médico Legal (SML), estableció que la mujer tiene rasgos de personalidad narcisista e histriónicos, conflicto de pareja, facilidad para mentir e instinto suicida activado por los celos.


Durante la formalización, los fiscales expusieron una serie de contradicciones que la mujer tuvo cada vez que declaró respecto al caso, incluso Vergara recibió una carta de ella anunciándole que se iba a suicidar porque no aguantaba más la situación y porque su marido, Pablo Rojo, no la tomaba en cuenta.


En la investigación, los fiscales establecieron que el día del crimen, 17 de enero de 2008 , Hernández debía abrir la peluquería a las 10 de la mañana, pero llegó a las 14 horas.


Ante esa situación, la mujer declaró que se atrasó en abrir debido a que el día anterior trabajó hasta muy tarde. Según su relato, salió de su domicilio a las 13 horas, para comprar unas cuerdas de guitarra, pero que finalmente no adquirió porque estaba la tienda cerrada.


Incluso, Hernández afirmó que ese día había almorzado con sus hijos, situación que rebaten los fiscales ya que aseguran que de ser así, ella debería haber visto entrar al agresor; pues la muerte del hijo menor de Hernández, según el SML, se originó cerca de esa hora.


Los fiscales pidieron 80 días para la investigación y mientras que Hernández deberá permanecer recluida en al Centro de Reclusión Femenino (CRF), bajo extremas medidas de seguridad por riesgo de suicidio.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores