Víctimas acusan abandono de autoridades a un año de tragedia en Peñalolén

Denuncian que cada vez es más difícil acceder a tratamientos y medicamentos y que el gobierno se despreocupó del tema.

27 de Febrero de 2009 | 09:14 | Natacha Ramírez y Fernando Jiménez, Emol

SANTIAGO.- A un año de ocurrida la tragedia aérea que terminó con la vida de 13 personas en la cancha municipal de Peñalolén, tanto las personas que resultaron heridas como familiares de las víctimas fatales acusan despreocupación de parte de las autoridades de gobierno ante el drama que les tocó vivir.


En el caso de las personas que quedaron con graves quemaduras, si bien al comienzo dicen haber recibido apoyo y los tratamientos que requerían, acusan que con el tiempo se fue haciendo cada vez más difícil acceder a horas médicas y sobre todo a medicamentos esenciales, como cremas y analgésicos.


"No tomo medicamentos ni calmantes para el dolor. Hace tiempo que no me ve ningún médico porque no hay hora en ninguna parte", cuenta Pabla Zúñiga (25), quien estuvo tres meses hospitalizada en la Posta Central producto de sus graves quemaduras. Pese a eso, hace cuatro meses que no es vista por un dermatólogo.


Pabla afirma que "se despreocuparon de mí. Cuando estaba en el hospital me iba a ver todo el mundo, me dijeron que no me iban a dejar sola, que me iban a pagar el tratamiento, pero siento que no ha sido así, todo ha sido como parche. La municipalidad pone los parches que debiera cumplir la intendencia, que supuestamente se comprometió a costear los tratamientos".


Señala que estuvo cuatro meses sin recibir sus cremas por asuntos burocráticos. "Fue todo un trámite para que me empezaran a comprar las cremas, me las tuve que comprar yo. En la intendencia me las entregaron una vez y después se olvidaron. Después había que mandar papeles, los mandé y no pasó nada. Al final la municipalidad tuvo que apoyarme con las cremas. Pero ya se me van a terminar y tengo que esperar que vuelvan de vacaciones para hacer una solicitud", explica.


Pabla debe utilizar tres cremas para sus quemaduras, que cuestan cerca de $20 mil cada una. Una le dura una semana y las otras un mes. Dice que debió estar varios meses sin usarlas "porque no tenía plata, tenía que comprarle las cosas para el colegio a mi hijo".


Una situación similar vive Lucinda Villalobos (68), quien estuvo hospitalizada cuatro meses tras el accidente. Este mes recibió por primera vez sus cremas. "Nos costó un mundo, pero hasta que llegaron. Las retiré en la municipalidad por primera vez. Antes me ponía emulsionado, pero después una dermatóloga me dijo que usara una crema para piel sensible y para (impedir) la formación de los queloides", explica.


También debe usar analgésicos para el dolor, que debió costear por su cuenta durante el verano. El valor es de $15 mil y dura 15 días. "Para comprar los calmantes nos está ayudando la municipalidad, pero he tenido que comprar yo también porque a veces demora, me tramitan mucho. Si yo dejo de tomar los calmantes que tengo, que son gotas, al tiro me avanza el dolor", explica.


Pabla tiene además el problema de que le aparecieron queloides en las articulaciones, para los que no recibe tratamiento. "Me llevaron a una dermatóloga que me indicó un tratamiento para disminuir los queloides, pero en la intendencia me lo rechazaron porque para ellos es un tratamiento estético que yo me quería hacer, cuando todo el mundo sabe que los queloides son dolorosos", acusa.


Cuenta que "después me llevaron donde un dermatólogo del sistema público y me dijo que siguiera con las cremas y que la infiltración de los queloides que fuera para después porque duele. Y yo sigo igual".


Dice que todo este tiempo de tratamiento "ha sido muy duro" y que le molesta "sentir que uno tiene que andar detrás de las cosas. Yo culpo a las malas gestiones del gobierno y de la municipalidad que no apuntan la ayuda a quien tiene que ser. A la gente visible sí, pero a la gente como yo, que no puedo andar peleando en la calle ni haciendo protestas para hacerme notar, aquí me quedó", acusa.


Pese al momento traumático que vivió, Pabla no asiste al psicólogo porque siente que "estuvo mal dirigida la ayuda psicológica. Fui un tiempo y después no me sentía cómoda, los psicólogos estaban muy metidos en que era un grupo de gente, entonces lo tomaban como que a toda la gente le afecta igual y no es así".


"Hubiéramos esperado el apoyo de la Presidenta"


Benedicto Garay (66) perdió a su esposa, Celia Borcosque, en la tragedia aérea. En su caso, dice que hubiera esperado recibir algún gesto de apoyo por parte del gobierno, para sentir que estaba junto a las víctimas. "Por lo menos que nos hubieran invitado a La Moneda, sentir que el gobierno también está con nosotros, porque en este momento estamos abandonados", afirma.


"Hubiésemos esperado sentir el apoyo de la Presidenta, pero no lo hemos sentido. Ella en ningún momento nos citó, para nada, es como que no existe", acusa. Recalca que, por el contrario, con las víctimas del accidente en que falleció el general Alejandro Bernales, el gobierno se comportó de manera más activa.


"Ahí hay una diferencia. Es como si el gobierno pensara que hay gente de dos clases, una que puede recibir y otra que no las recibe. Por qué tanta alaraca para los familiares del general Bernales y para nosotros el silencio. Esperábamos un gesto. Hay muchas personas dolidas", señala.


Cuenta que el general Bernales le dio el pésame por la muerte de su esposa. "El caballero estuvo muy dolido, me llegó, y también sentí un gran pesar cuando supe de su accidente. Pero sí lamentablemente el gobierno no ha respondido en la misma forma. El señor Bernales es una gran persona, pero nosotros también tuvimos un dolor similar", afirma. No obstante, señala que "nunca es tarde".


Benedicto aclara que, pro el contrario, el alcalde de Peñalolén, Claudio Orrego, "desde un principio se portó excelente, muy bien, y todavía está preocupado, cualquier cosa nos llama".

Intendencia asegura que víctimas están entre sus prioridades

Ante las duras críticas de las víctimas de la tragedia aérea de Peñalolén, que acusan a la Intendencia y al municipio de haberlos abandonado en su proceso de recuperación, el Intendente de Santiago, Igor Garafulic, aseguró que desde su organismo se mantiene "un compromiso permanente" con estas personas.


Según dijo, inmediatamente después de ocurridos los hechos "el departamento social de la Intendencia gestionó con la Municipalidad un asistente social para cada familia afectada para apoyarlos en la entrega de medicamentos, servicios funerarios y de traslado".


Además, de acuerdo a la municipalidad, tras el accidente, fue la Intendencia la encargada de correr con los gastos en trajes especializados y cirugías de las víctimas gravemente heridas, junto con brindar ayuda psicológica a través de un convenio firmado con la Universidad Católica.


La ayuda de psicólogos especialistas funcionó hasta el 31 de enero pasado. Posteriormente seis de los 79 afectados por la tragedia, se sometieron a un programa de psicoterapia que extenderá un semestre.


Lo anterior fue confirmado por Garafulic, quien indicó que ya aprobaron "los recursos para que se pueda dar continuidad al tratamiento" a aquellos pacientes que no han sido dados de alta en el programa.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores