Hombre asesinado y enterrado por su esposa habría descubierto infidelidad

La imputada fue trasladada junto a su primo al 8º Juzgado del Crimen de San Miguel. A su llegada dijo estar "totalmente arrepentida" y pidió perdón a su hijos.

29 de Julio de 2009 | 11:38 | Francisco Águila, El Mercurio Online

SANTIAGO.- Pasadas las 10:00 de la mañana los detectives de la Brigada de Homicidios Metropolitana trasladaron hasta el 8º Juzgado del Crimen de San Miguel a Ximena Burgos González (38) y a su primo Miguel Ángel Burgos Avilés (32) acusados de asesinar y enterrar hace 15 años al esposo de la mujer, Samuel Rivera Hidalgo.


A la llegada al tribunal, la imputada dijo estar "totalmente arrepentida" y pidió perdón a sus hijos por lo ocurrido en 1994, cuando junto a Burgos Avilés estrangularon a su marido para luego enterrarlo a un metro de profundidad en lo que antes era un patio interior de la vivienda, ubicada en la calle Los Bellotos, de la villa Cóndores de Chile, en la comuna de El Bosque.


Ambos quedaron a disposición del juez Rodolfo Medalla, quien durante esta mañana les tomará declaración y tiene cinco días para determinar si los someterá o no a proceso y por qué tipo de delitos.


Consultado respecto de las versiones que los acusados entregaron a la policía al momento de ser detenidos, el subcomisario Víctor Ruiz planteó que éstas apuntan a "una violencia intrafamiliar, agresiones constantes de parte del fallecido a su esposa y consumo de drogas".


Sin embargo, precisó que existen versiones que dan cuenta de una relación paralela entre Ximena Burgos y su primo, "lo que al ser descubierto por la víctima desencadena la maquinación para quitarle la vida, aunque esos son antecedentes que hay que contrastar".


A esta hora personal de la Brigada de Homicidios y del Servicio Médico Legal se encuentran en el inmueble donde se hallaron las osamentas de Samuel Rivera, para avanzar con el registro de la vivienda y determinar si hay más restos óseos.


El caso quedó al descubierto el viernes pasado, cuando el hijo de la víctima, Fernando Rivera Burgos (20), reparaba una cañería de agua en la pieza de una de sus hermanastras. A los pocos minutos de iniciar el trabajo, apareció un fémur y un peroné. Ahí no dudó en que podrían ser los restos de su padre, que había desaparecido misteriosamente hace 15 años.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores