Santiago importará desde EE.UU. "cápsula del tiempo" para celebrar el Bicentenario

El alcalde Pablo Zalaquett aseguró que contendrá elementos representativos de los chilenos de hoy, además de mensajes de los ciudadanos a sus descendientes.

11 de Septiembre de 2009 | 13:00 | Bárbara Covarrubias, El Mercurio Online

SANTIAGO.- ¿Qué pondría usted al interior de una 'cápsula del tiempo' encargada de cobijar durante 100 años objetos que representen la vida de los chilenos de hoy? Ésa es la pregunta que realizará desde mayo próximo el Municipio de Santiago para llevar adelante el proyecto que busca unir el presente y el futuro de la ciudad, y mostrar a los chilenos del 2110 cómo era la vida en el Bicentenario.


Según indicó el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, la 'cápsula del tiempo' será importada desde Estados Unidos, y en su interior se buscará preservar los elementos que marcan la identidad nacional además de mensajes de los ciudadanos a sus descendientes.


La cápsula, construida con acero inoxidable de 3/4 de pulgada de espesor se enterrará en una bóveda de concreto, y la Plaza de Armas y el Cerro Santa Lucía corren con ventaja a la hora de elegir el lugar que cobijará esta especie de "baúl del tesoro", ya que ambos son lugares son patrimoniales, por lo que dentro de 100 deberían mantener sus características.


El costo total del proyecto, precisó Zalaquett, es de aproximadamente 80 millones de pesos, lo que incluye la construcción de la bóveda donde será instalada y la difusión de la iniciativa para lograr la participación de los ciudadanos.


"Un dato muy importante de este proyecto, es que a través de la página web del municipio y de buzones que se ubicarán en distintos puntos de la comuna, la gente podrá sugerir elementos para guardar en la cápsula, votar por ellos y además dejar un mensaje a sus descendientes o su impresión de cómo se vive en 2010", sostuvo el jefe comunal.


Zalaquett afirmó que un equipo del municipio está trabajando en la definición del formato digital en el que se almacenarán los mensajes, para que nadie se quede sin la posibilidad de escribirle a sus familiares del futuro.


Para resguardar la cápsula, cuyas medidas serán de 40x40x76 centímetros, el alcalde firmará un decreto municipal que ordena que sólo puede ser abierta por quien ocupe el sillón edilicio dentro de 100 años, específicamente en la celebración de las Fiestas Patrias.


Además, cada uno de los objetos que se introduzcan en la cápsula serán envueltos en un sobre especial para la conservación de material, al tiempo que se cuidará que casa uno de los elementos tenga la composición necesaria para pasar 100 años bajo tierra.


A modo de ejemplo, en el caso que una de las alternativas escogidas es la incorporación de prensa de la época, está deberá ser impreso en papel sin ácido para evitar su destrucción. Por ello, no podrían incluirse alimentos u otro tipo de elementos perecibles.


¿Cómo surgió la idea?


Zalaquett precisó que la idea surgió al interior de su equipo asesor al caer en la cuenta que la celebración del Bicentenario estaba centrada en la construcción de obras urbanas como la remodelación de la Quinta Normal o la realización de fiestas ciudadanas, lo que a su juicio, no lograba proyectar la festividad hacia el futuro.


"Entonces, el objetivo de esta idea es dejar un legado más humano, desde el punto de vista antropológico para que los chilenos del Tricentenario puedan saber cómo eran sus bisabuelos o tatarabuelos", puntualizó.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores