Schaefer: El fugitivo ex suboficial nazi que terminó sus días en la cárcel

Una infancia sin padre, hermanos fallecidos en la Segunda Guerra Mundial y una personalidad narcisa y dominante, fueron las características de quien fue uno de los prófugos más conocidos en Chile.

24 de Abril de 2010 | 10:43 | Emol

Esta imagen hizo mundialmente conocido al alemán tras mantenerse prófugo de la justicia chilena.

El Mercurio

SANTIAGO.- En la mañana de este sábado, al interior del Hospital Penitenciario, falleció el ex líder de Colonia Dignidad, Paul Schaefer Schneider (88).


La historia de este alemán que en Chile se hizo conocido por una serie de delitos, principalmente de abusos sexuales contra menores, parte el 4 de diciembre de 1921 en la ciudad de Sieburg, un poblado ubicado en las cercanías de Bonn y a orillas del Rin.


Durante su infancia, creció bajo la tutela de su madre y sin haber conocido quién era su padre. Sus hermanos Hanz y Walter fallecieron durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial.


Desde siempre se interesó en la política. Fue así que, motivado por las corrientes de Adolf Hitler, ingresó a las ultramilitantes juventudes hitlerianas.


Después de la guerra, realizó diferentes trabajos como obrero y mecánico. Pero la mayor parte de su vida la comenzó a destinar a su nueva pasión: la religión bautista. En la fe, Schaefer volvió a sentirse cómodo, con una personalidad dominante y narcisista que siempre lo caracterizó. Durante largo tiempo, encabezó sesiones de lecturas bíblicas y así comenzó a surgir entre los asistentes la opinión de que poseía características divinas.


Huída a Chile


A fines de los '50, Schaefer fundó, junto a su amigo Hugo Baar, la llamada "Misión Social Privada", una institución que buscaba amparar a niños desvalidos o en riesgo social. Fue en ese contexto donde habría iniciado su trayectoria de abusos sexuales en contra de los menores de edad. Tras ser acusado, huyó de su país.


Previo paso por Bélgica, en 1961 el alemán arribó a Chile con un grupo de seguidores. En el país creó la llamada "Sociedad Benefactora Dignidad", en la Región del Maule. Allí, no sólo consiguió un refugio lejos de las acusaciones de abusos sexuales, sino que, además, se encontró con la posibilidad de fundar una suerte de pequeño país-iglesia.


Violaciones a los DD.HH. 


Con su estilo autoritario, el alemán estableció un férreo sistema de control de las vidas de sus seguidores. A través de escuelas, hospitales y ayuda técnica en el mejoramiento de sus viviendas y sembradíos, terminó por generar una sólida red de lealtad y agradecimiento entre los vecinos.


Pero las fugas de algunos colonos que denunciaron el régimen interno, permitieron que la opinión pública se enterara de los abusos del jerarca en contra de menores y la vinculación de Colonia Dignidad con violaciones a los derechos humanos.


Fue así que desde 1997 hasta principios de 2005 se intentó atraparlo. Insólitamente, el aparato de inteligencia y operacional de las policías fueron incapaces. El germano, poco a poco, adquirió el semblante de los viejos jerarcas nazis que escapaban de la justicia asumiendo anónimas vidas en lejanos países.


Captura, condena y muerte


Schaefer finalmente fue detenido en Argentina el 10 de marzo de 2005, gracias una investigación periodística de Canal 13.


Fue ingresado en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), luego de ser sentenciado por homicidio calificado (7 años), infracción a la Ley de Control de Armas (3 años y un día), torturas (3 años y un día) y abusos sexuales contra menores que vivían en el enclave (20 años).


Pero su pésimo estado de salud provocó que a pocas semanas de llegar al lugar, fuera derivado al Hospital Penitenciario, donde este sábado concluyó definitivamente su travesía.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores