Piñera defiende méritos de Chile para integrar el Consejo de Seguridad de la ONU

En su última intervención ante la Asamblea General del organismo, el Presidente recordó también los 40 años del Golpe, habló sobre las lecciones aprendidas y reafirmó el compromiso del país con la defensa de los DD.HH.

24 de Septiembre de 2013 | 16:33 | Por Felipe Vargas, enviado especial a Nueva York

El Mandatario sostuvo que se requiere ''una verdadera y profunda reforma del Consejo de Seguridad'' de la ONU.

EFE

NUEVA YORK.- El Presidente Sebastián Piñera defendió hoy ante el pleno de la Asamblea General de Naciones Unidas la opción de Chile para alcanzar un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad del organismo.


En su última alocución ante la ONU, el Mandatario sostuvo que se requiere "una verdadera y profunda reforma del Consejo de Seguridad de esta organización, que contemple, entre otros, la ampliación de sus miembros permanentes y no permanentes, asegurando una debida representación regional".


Tras ello, reafirmó el compromiso de Chile con la democracia y el respeto a los derechos humanos, así como su apuesta permanente por el multilateralismo, un regionalismo abierto al mundo y una competencia económica leal y constructiva entre los países.


El mandatario destacó también que Chile ha logrado alcanzar "prácticamente todos" los Objetivos de Desarrollo del Milenio y ha redoblado sus esfuerzos para cumplir las metas aún pendientes antes de 2015.


Además, dijo que el país participa en la definición de la nueva Agenda Global de Desarrollo Sostenible a partir de 2015, con nuevas metas, objetivos y responsabilidades "concretas, medibles, audaces y factibles".


Alusión al Golpe y las lección que dejó


En la última parte de su discurso, el Presidente hizo alusión a la conmemoración de los 40 años del Golpe de Estado y a las lecciones que como país hemos aprendido del quiebre de la democracia y de la recuperación de ésta, con el fin de "aportar luces para resolver conflictos que hoy sacuden a otras naciones del mundo".

La primera lección que mencionó es "que no existe conflicto bélico externo, estado de excepción interna, ni revolución política, económica o social alguna, que justifique la intromisión de la violencia como medio de acción política ni el abuso a los derechos humanos".


En segundo lugar dijo que "la democracia, la paz y la amistad cívica son valores mucho más frágiles de lo que solemos creer, por lo que jamás podemos ni debemos darlos por garantizados. El cuidado ha de darse no solo en los actos, sino también en las palabras, en los gestos y en las formas, porque todos ellos pueden y deben ser puestos a disposición de la verdad, la justicia, la reconciliación y la paz".

La tercera lección es que "existe una relación muy estrecha entre la calidad de la democracia, el progreso económico y la justicia social, pues se retroalimentan y potencian mutuamente, al punto que el deterioro de cualquiera de ellas tarde o temprano termina por impactar negativamente a las demás".


Finalmente la cuarta lección, es que "nuestra generación no tiene derecho a legar a las generaciones futuras los mismos odios, querellas y divisiones que tanto daño y sufrimiento causaron hace 40 años. El desafío, entonces, no es olvidar lo sucedido, sino superarlo con una disposición nueva, positiva, cargada de esperanza, buscando aprender de las experiencias para evitar repetir errores e iluminar los caminos del futuro".


Por último, sostuvo o que ahora los chilenos afrontan una nueva transición que permitirá al país "antes de que termine esta década" ser el primero de América Latina, "ojalá no el único", en dejar atrás el subdesarrollo y superar la pobreza.


Así, destacó que pese a los desastres naturales que sufrió su país en 2010 y de la crisis financiera, Chile ha vuelto a crecer con fuerza y ahora el PIB per cápita es de 20.000 dólares, y la pobreza y las desigualdades están disminuyendo.

"Son las lecciones y reflexiones de un país, quizás pequeño en el concierto internacional, pero que hoy goza de una democracia estable y consolidada, de libertades públicas amplias y garantizadas y de un sistema económico que luego de dos siglos de vida republicana, finalmente nos tiene a las puertas del desarrollo", concluyó.

Mandatario entregó firme respaldo a creación de Estado Palestino

En medio de su discurso, que se extendió por casi 26 minutos, Piñera entregó una nueva señal del firme respaldo de Chile a la aspiración de Palestina de constituirse como un Estado y obtener así el carácter de miembro pleno en las Naciones Unidas.

Al respecto, el gobernante recordó que "Chile siempre ha defendido y seguirá defendiendo la causa y derecho del pueblo palestino a tener un Estado pleno, libre y democrático. Un Estado que, al igual que el de Israel, goce de fronteras acordadas, reconocidas y seguras con sus vecinos, que permitan a sus habitantes vivir y desarrollarse en paz y seguridad".

"Por eso reconocimos a Palestina como miembro observador de Naciones Unidas y esperamos muy pronto darle la bienvenida como miembro pleno de esta organización", concluyó el Mandatario, quien ya había defendido esta postura en sus intervenciones anteriores ante la Asamblea General de la ONU.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores