Colliguay: Por cinco horas se extenderá la reconstitución de escena del sacrificio del lactante

En la diligencia participarán los seis imputados que permanecen en prisión preventiva, entre ellos, la madre del menor. "El fin es precisar el accionar de cada uno y las conductas desplegadas por los mismos el día del crimen", detalló a Emol el fiscal Juan Emilio Gatica.

18 de Diciembre de 2013 | 08:56 | Por Andrea González Schmessane, Emol

En este lugar Ramón Castillo habría sacrificado a su hijo de tres días. Lo bautizó con el nombre de Jesús.

El Mercurio

SANTIAGO.- Al menos cinco horas durará la reconstitución de escena que este miércoles se llevará a cabo en el Fundo Los Culenes, respecto al sacrificio de un lactante de tres días ocurrido el 23 de noviembre de 2012 en el sector de Colliguay -comuna de Quilpué- en un supuesto ritual de autosanación ordenado por el fallecido Ramón Castillo, autodenominado "Antares de la Luz".


Así lo detalló a Emol el fiscal a cargo de la diligencia, Juan Emilio Gatica, quien enfatizó que el procedimiento tiene como objetivo "precisar el accionar de cada uno de los imputados y las conductas desplegadas por los mismos el día del crimen", aludiendo a las personas que actualmente permanecen en prisión preventiva por el delito de homicidio calificado y, en el caso de la madre del menor -identificada como Natalia Guerra- por el ilícito de parricidio.


"También queremos confirmar el posicionamiento de cada uno en el sitio del suceso y la dinámica de cómo sucedieron los hechos", continuó.


Junto a Guerra también fueron requeridas Josefina López, María del Pilar Álvarez y Carolina Vargas, todas ellas recluidas en la cárcel de San Miguel, además de Pablo Undurraga y David Pastén, actualmente encerrados en el penal de Alta Seguridad en Santiago.


Quienes no participarán de la diligencia, según explicó Gatica, son Francisca Ceroni y Karla Franchy, ya que si bien se les imputa su calidad de encubridora y cómplice respectivamente, no estuvieron presentes al momento del crimen.


Durante la operación -programada para las 10:00 horas-, el persecutor estará acompañado por personal de la la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (Bipe) de la PDI, además de los abogados defensores.


El procedimiento se realizará días antes de que culmine el plazo de investigación de seis meses establecido por el tribunal, es decir, el 24 de diciembre. Sin embargo, el fiscal ya solicitó aumentar el periodo de indagatorias debido a que aún quedan diligencias pendientes.

Jesús

De acuerdo a los antecedentes reunidos durante el perioro de indagatorias, se logró establecer que el nombre que recibió el lactante sacrificado por la secta de Colliguay, tras su nacimiento la madrugada del 21 de noviembre de 2012 en la Clínica Reñaca, fue Jesús.


Según consta en la carpeta investigativa, lo anterior fue comentado por la propia madre del menor al personal que la atendió durante el parto.


Fuentes ligadas a la investigación del caso, explicaron a este medio en junio pasado que la mujer identificó al menor con ese nombre para el registro interno del centro hospitalario, sin embargo, tras el alta médica de ambos, el niño nunca fue inscrito en el Registro Civil.


Incluso, agregan, que para evitar levantar cualquier sospecha, dos días después del nacimiento del menor -y horas antes del asesinato- Pablo Undurraga en compañía de Carolina Vargas llevaron al pequeño a control siguiendo con el protocolo establecido.


Una vez que cumplieron con dicho procedimiento, Jesús fue devuelto a su madre, quien posteriormente debió entregarlo al líder de la agrupación y supuesto padre del menor, Ramón Castillo.


El niño debía ser sacrificado, ya que -según reveló el maestro a sus seguidores- se trataba del Anticristo.


Según la declaración de Guerra a la policía, "toda la comunidad sabía que mi hijo tenía que ser asesinado después de nacer, que había que obedecer a Antares de la luz, porque él era dios".


En su testimonio, la diseñadora gráfica detalló que fue llevada hasta el cerro Colliguay donde el grupo levantó un campamento a la espera del fin del mundo, previsto para el 21 de diciembre de 2012.


Una vez allí, relató, observó una excavación y una hoguera, detallando que "Antares le pidió a Pablo Undurraga que me llevara donde él. Mi hijo lloraba y no sé cuándo dejó de llorar".


"Yo estaba destrozada, pero Pablo Undurraga me decía que tenía que ser así, que era mi karma. Presentía lo que iba a ocurrir con el bebé, pero eran órdenes superiores. Antares había matado al bebé arrojándolo al fuego", dijo.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores