Compañía de Jesús confirma denuncia que involucra a ex provincial

La Provincia Chilena de la orden señaló que los hechos aludidos, vinculados al ejercicio del ministerio sacerdotal del padre Eugenio Valenzuela SJ, "no afectarían a menores de edad". El religioso, en tanto, insistió en que no ha cometido "delito alguno".

24 de Enero de 2014 | 20:10 | Emol

SANTIAGO.- La Compañía de Jesús en Chile confirmó este viernes la existencia de una denuncia ante la autoridad eclesiástica que involucra al padre Eugenio Valenzuela SJ, quien se desempeñó como provincial de esa orden entre 2008 y 2013.

Añadió que los hechos relacionados con dicha denuncia "no afectarían a menores de edad". Al sacerdote se le impuso la restricción total del ejercicio público del ministerio sacerdotal".

"La Compañía de Jesús en Chile informa a la opinión pública que el padre Eugenio Valenzuela SJ, quien se desempeñara como provincial de la orden en el país, ha sido denunciado ante la autoridad eclesiástica por hechos vinculados al ejercicio del ministerio sacerdotal, los cuales no afectarían a menores de edad", señala una nota emitida por la provincia chilena de esa congregación.

Al mismo tiempo, la orden insiste en que reconoce "el pleno derecho que tanto los denunciantes como quien ha sido denunciado tienen en buscar la verdad y la justicia", y reitera su disposición a colaborar con la justicia eclesiástica y a poner todos los medios necesarios "para que se resuelva esta dolorosa situación".

Serie de antecedentes

La comunicación explica que las primeras denuncias relacionadas con el padre Valenzuela fueron conocidas a fines de 2010 y principios de 2011, y se refirieron a hechos ocurridos entre 1995 y 1998. "Siguiendo la normativa eclesiástica, se recabó información al respecto, concluyéndose que los hechos denunciados no eran constitutivos de delitos eclesiásticos", precisa.

"Con posterioridad, a comienzos de 2013, se conocieron nuevos antecedentes y para dar plenas garantías de objetividad se determinó, a fines de abril de ese año, adelantar el cambio de provincial", añade.

A continuación se llevó a cabo una investigación previa bajo la responsabilidad de la nueva autoridad de la orden, que se cerró el 18 de noviembre último "no encontrándose que las conductas denunciadas fueran constitutivas de delito eclesiástico", asevera.

"Sin embargo, algunas de esas conductas fueron consideradas imprudentes en el ejercicio del ministerio sacerdotal, por lo que el provincila dispuso la aplicación de medidas disciplinarias de restricción ministerial", declara.

Durante los primeros días de diciembre pasado, en tanto, se conoció una nueva denuncia que fue presentada directamente a la Congregación de la Doctrina de la Fe. "Actuando de acuerdo a la normativa vigente, el actual provincial determinó la apertura inmediata de una nueva investigación previa, imponiéndole desde esa fecha al padre Valenzuela la restricción total del ejercicio público del ministerio sacerdotal", precisa la comunicación de la provincia chilena de la Compañía de Jesús.

"La Congregación para la Doctrina de la Fe se comunicó en estos días con el superior general de la Compañía de Jesús para informarle que ha tomado conocimiento de la denuncia y los pasos a seguir", indica.

Padre Valenzuela: "No he cometido delito alguno"

Frente a las denuncias, el padre Valenzuela insistió en su inocencia, aunque admitió que pudo haber "cometido errores".

Al mismo tiempo, manifestó su volutad de colaborar "en todo lo necesario, de modo que se haga verdad y justicia en estos puntos. Creo que eso será reparador tanto para los denunciantes como para mí".

El sacerdote reconoció que durante su labor "sin duda han aparecido mis limitaciones y deficiencias, y comprendo que algunos puedan haber experimentado decepción por estas falencias".

"He procurado actuar con recta intención y transparencia, y reitero mi inocencia", enfatizó.

"Así como puedo reconocer que he cometido errores y humildemente pido persón por ellos, quiero afirmar que no he cometido delito alguno. Así como me duelen mis errores, me produce dolor que ellos hayan producido y produzcan dolor a otros", declaró.

El padre Valenzuela señaló que pese a que ya se ha sometido a investigaciones anteriores que han confirmado la inexistencia de delitos, asume el proceso al que fue sometido por la Iglesia.

"Confío en que Dios es mayor que todos nuestros errores y sabrá sanar nuestras heridas y renovar nuestra esperanza", recalcó el sacerdote.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores