EmolTV

Minero prometió casarse por la Iglesia cuando sea rescatado

Anoche los familiares de los 33 obreros recibieron las cartas que éstos les respondieron desde el fondo de la tierra. Emocionados, leyeron varias veces las letras escritas por manos que no tocan hace 20 días.

25 de Agosto de 2010 | 07:01 | Por Leonardo Núñez, enviado especial a Copiapó

Carmen Barraza, esposa del minero Juan Illanes.

Vladimir Bigorra.

COPIAPÓ.- Cuando las cerca de 200 personas que habitan el campamento "Esperanza" se preparaban anoche para dormir, una reunión de última hora entre rescatistas y familiares de los 33 obreros atrapados provocó carreras alocadas, gritos, aplausos y risas mezcladas con lágrimas.


Los grupos de salvataje les acababan de entregar las cartas escritas por los mineros como respuestas a sus propios mensajes enviados previamente.


"Los rescatistas nos reunieron y empezaron a decir 'ha llegado carta' y les respondían 'para quién?'", contó a Emol Carmen Baeza, esposa de Juan Illanes. "Yo estaba tiritando de los nervios. Y ahí salió mi nombre, yo estaba muy feliz".


En el mensaje que Carmen le había enviado a su esposo, le señaló que encontrarlos con vida "fue un milagro". Y Juan le respondió: "Tienes mucha razón, es un milagro. Y debemos disfrutarlo dando gracias a Dios, Rey y Salvador. Te quiero".


Con la voz apretada por la emoción, Carmen describió a su pareja como una persona que "anda con la talla a flor de labio y no me cabe duda que aporta al grupo con sus chistes".


Donde casi se arma una fiesta fue en la carpa de la familia de Esteban Rojas. Jessica Yáñez le había escrito a su pareja, con quien se casó hace 25 años sólo por el Registro Civil, que esperaba que cuando lo rescataran "por fin nos casemos por la Iglesia".


Ésta fue la respuesta de Rojas: "Hola Jessica, muchas gracias por preocuparte y pedirle a Dios que estemos bien. Saludos a mis hijos, a mis nietos y a mis yernos y a mis papás (…) Los quiero mucho y sigan rezando para salir luego de este lugar. Y cuando salga, compramos el vestido de novia y nos casamos por la Iglesia. Se despide Esteban Rojas".


La promesa puso feliz a Jessica, que no dejó de pasar el aviso entre los parientes que la acompañaban al lado de una fogata. "Ya saben, necesito cocina, refrigerador. Les voy a pasar la lista de novios".


"Esteban siempre decía que nos íbamos a casar por la iglesia para que el Señor bendijera nuestro hogar. Pero no teníamos los medios económicos", explicó. "Y si no se casa ahora, le hago una demanda", advirtió.


En tanto, Ariel Ticonas le confesó a su padre, Héctor, que extrañaba las comidas abundantes. "Viejo: espero que lo estén pasando muy bien. Dile a mi madre que cuando salga me va a tener que regalonear por lo menos un mes con todas las cosas ricas que hace, especialmente las empanadas y las tortas. Pucha que me imagino acá adentro (la comida). A mi señora: que mis hijos no dejen de ir a la escuela. Extraño llegar al cuarto de mi hija".
 
Los rescatistas explicaron a los familiares que las cartas serán, por ahora, la única forma de comunicarse con los mineros. Aún se está evaluando qué impacto emocional podría provocarles una comunicación directa con sus parientes. A la esposa de un obrero le informaron que no se descarta ingresar una cámara a la mina para realizar la conversación.


Según indicó un rescatista, a los 33 trabajadores ya se les informó que las Fiestas Patrias las "van a pasar adentro, pero que la Navidad sí la iban a pasar con sus familiares".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores