Movilh acusa a senadores de relegar debate sobre DD.HH. tras retirar su apoyo a proyecto

El organismo acusó además interferencia de la iglesia en materia política, luego que una reunión sostenida con líderes religiosos lograra que cuatro de los cinco parlamentarios comprometidos, retiraran su apoyo.

04 de Septiembre de 2010 | 14:21 | Emol
La Segunda

SANTIAGO.- Una dura acusación contra los senadores que en un comienzo respaldarían el proyecto de ley sobre uniones entre personas de un mismo sexo y que luego retiraron su apoyo, hizo hoy el Movilh, indicando que no sólo se relegó el debate sobre derechos humanos, sino que además quedó en evidencia la interferencia de la iglesia en materia política.

La crítica apunta a la acción de los senadores Isabel Allende, Ricardo Lagos Weber, Guido Girardi y Alejandro Navarro, rescatando la figura de Fulvio Rossi, quien con "coherencia y valentía" mantuvo su posición.

En la misma línea, el organismo que representa a las minorías sexuales, tildó de "nula transparencia" el lobby que se llevó a cabo entre los legisladores y las iglesias evangélicas, tras el cual se perdieron cuatro de los cinco votos a favor.

Por medio de un comunicado, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual destacó que uno de los requisitos de la transparencia ciudadana y política es aclarar el porqué de las decisiones de interés público, lo cual no está siendo respetado por los parlamentarios.

"En este caso, los senadores nada han aclarado y se han limitado a señalar que retiran su respaldo a un proyecto de ley tras escuchar la opinión de iglesias evangélicas", indicó el texto.

Asimismo, añadió que a diferencia de este tipo de procesos "nuestro diálogos con cualquier autoridades siempre han sido de cara al país y todos saben qué buscamos, desde donde hablamos, cuáles son nuestras propuestas, con quién nos reunimos, cuándo lo hacemos y la razón de las decisiones que tomamos".

El organismo de lesbianas, gay y bisexuales y transexuales acusó también a los cuatro parlamentarios de "ser responsables de bajar el umbral sobre el debate de los derechos humanos y dar una señal lamentable que legitima la interferencia de las religiones en un Estado laico".

Además, el organismo catalogó como una "burla grotesca" contra las minorías sexuales, la actitud de los senadores, dado que "no cumplieron con lo prometido ni tampoco con la decencia de comunicar su cambio de parecer.

"Es posible concluir que senadores progresistas son susceptibles de la presión religiosa y eso es inaceptable", señala el documento.

 

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores