Cardenal Errázuriz llama a restablecer las confianzas entre mapuches y Gobierno

Según destacó la autoridad eclesiástica en el Te Deum Ecuménico, la huelga de hambre podría dejar daños irreparables en los comuneros.

18 de Septiembre de 2010 | 12:02 | Emol
Juan Eduardo López, El Mercurio

SANTIAGO.- El Te Deum Ecuménico del Bicentenario estuvo fuertemente marcado por la rememoración de los hechos que siguieron a la conformación de la primera Junta Nacional de Gobierno y a la situación que hoy afecta al país, siendo encabezada por las máximas autoridades religosas y el Presidente Sebastián Piñera.

"Chile entero está de fiesta. Celebran en la profundidad de la tierra nuestros treinta y tres mineros; también los damnificados por el terremoto y el maremoto. ¡Cómo quisiéramos que los comuneros que hacen huelga de hambre, también estuvieran de fiesta!", señaló el Arzobispo de Santiago, Cardenal Francisco Javier Errázuriz.

En ese sentido, emplazó a los 34 mapuches en ayuno hace 69 días y a las autoridades a "reestablecer las confianzas imprescindibles", de modo de poner punto final a la presión e iniciar un "diálogo generoso y visionario".

"Nos preocupa la huelga de hambre de nuestros hermanos mapuches, que puede dejar en ellos daños irreparables", advirtió durante su elocución.

Asimismo, el Arzobispo valoró la "fuerza, fe y solidaridad" que permitieron al país "ponerse de pie" tras el sismo 8,8 grados Richter, además de aplaudir la dirección del Gobierno recién instalado.

Siguiendo con el relato de sucesos, expresó su orgullo por el valor demostrado por los 33 mineros atrapados y el trabajo de los rescatistas y autoridades que no han escatimado en gastos.

Este último punto se hizo presente en la misma decoración de la catedral metropolitana, donde se levantaron 32 banderas chilenas y una boliviana, en clara alusión a los pirquineros.

Además, participaron de la ceremonia los Mandatarios de Bolivia y Paraguay, Evo Morales y Fernando Lugo.

Evangelio de Chile

Durante el oficio religioso, el Presidente Sebastián Piñera recibió el Evangelio de Chile, el cual fue escrito a mano por cerca de ocho mil personas.

"De nuestra parte, los Obispos y pastores presentes nos comprometemos a hacer cuanto nos incumbe, con nuestras palabras e iniciativas, para que Chile siga valorando el tesoro que recibió desde sus inicios, el Evangelio de Jesucristo", explicó el cardenal.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores