Sepa qué es lo peor que podría pasar si se agudiza la erupción volcánica

El repentino colapso de la gigantesca columna incandescente que brota del volcán o la explosión de parte del macizo son algunos de los peores escenarios posibles en erupciones como la del Caulle.

11 de Junio de 2011 | 11:37 | Por Natacha Ramírez, Emol

SANTIAGO.- Aunque lo que más se teme en el caso del Cordón Caulle es que ocurran avalanchas en los valles cercanos producto de la acumulación de material volcánico, existen otros riesgos potencialmente mucho más devastadores, que si bien son bastante menos probables, están latentes en las erupciones de este tipo de macizos.


El Caulle corresponde a los volcanes que tienen magma alto en sílice, por lo que cuando entran en erupción casi no emiten lava y, si lo hacen, es muy viscosa y prácticamente no escurre. Sin embargo, se caracterizan por expulsar una potente columna de gases y material incandescente, la que puede alcanzar hasta los 30 kilómetros de altura, y que luego se empieza a disipar en el aire según la dirección del viento.


Precisamente es en esta columna -que emerge a presiones y temperaturas muy elevadas- donde radica el mayor peligro durante una erupción. Según afirman los expertos, uno de los escenarios posibles más catastróficos es que, dadas ciertas condiciones, la columna colapse y ese material incandescente en vez de seguir ascendiendo comience a bajar abruptamente por la ladera del volcán hacia el valle.


El geólogo Michael Dobbs, de la Universidad de Santiago, explica que "hay ocasiones en que la cantidad de material que sale del volcán es tan enorme que no se puede sostener en el aire y parte de la columna se desprende y se produce una avalancha de material incandescente, gases y cenizas, que se desliza hacia abajo a altas velocidades".


Este flujo puede desplazarse a velocidades de hasta 300 k/h, mucho más rápido que la lava. "Como el material está a temperaturas tan altas -700 ºC o incluso más- se produce a ras de suelo un 'colchón de aire caliente' que transporta el material piroclástico por el aire a unos centímetros del suelo, permitiéndole alcanzar enormes velocidades", explica.


Las consecuencias de este suceso son catastróficas, ya que el material incandescente arrasa a su paso con toda la vegetación, animales y población. "Es lo más peligroso que existe en la actividad volcánica y en los desastres naturales. Es mucho más destructivo que la lava", sostiene Dobbs.


Pero la probabilidad de que este fenómeno ocurra es baja y depende de qué tan "explosiva" que sea la erupción, es decir, de la cantidad de material que expulse en un determinado lapso de tiempo. "Si sale mucho material en muy poco tiempo, esa energía que lo impulsa hacia arriba puede no ser capaz de sostenerlo y éste colapsa", señala.


Sin embargo, esto ha ocurrido varias veces en la historia y los efectos han sido devastadores. Según Dobbs, es lo que pudo haber pasado durante la erupción del volcán Vesuvio en el año 79 D.C., que sepultó Pompeya y Herculano. Más recientemente, en 1902, el fenómeno se registró a menor escala en la isla Martinica, en las Antillas Menores, donde el flujo piroclástico del volcán Monte Pelée destruyó la capital, St. Pierre, y mató a más de 30 mil personas.


Explosión del edificio volcánico


Otro riesgo potencialmente devastador es que colapse parte del propio edificio volcánico (la estructura del volcán) y la columna piroclástica en vez de salir expulsada hacia arriba lo haga en forma horizontal, directamente hacia el valle.


"Hay casos en que esta columna, que se eleva a una presión y a una temperatura enormes, en vez de ir verticalmente se desplaza horizontalmente", señala el geólogo Alfredo Lahsen, experto en volcanología de la Universidad de Chile.


Explica que para que esto ocurra tienen que darse ciertas "condiciones muy especiales de la erupción". Esto es que la lava que sale del volcán, debido a su viscosidad, se empiece a acumular y taponee la salida de material, "entonces se empezaría a juntar presión y podría reventar por el lado y ese material comenzaría a salir de forma horizontal".


Al respecto, Michael Dobbs explica que el efecto es similar a una "explosión". "En ocasiones ocurren estos colapsos, en que la presión destruye gran parte del edificio volcánico y hay una onda expansiva que destruye todo alrededor".

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores