Usan terapia genética en enfermos de Alzheimer

Un equipo de neurocirujanos inyectó células genéticamente modificadas en el cerebro de un paciente de Alzheimer. Si la terapia funciona, podría verse una mejora de las funciones cerebrales del enfermo en las próximas semanas.

11 de Abril de 2001 | 10:24 | AP
SAN DIEGO.- Un equipo de neurocirujanos inyectó células genéticamente modificadas en el cerebro de un paciente de Alzheimer en un procedimiento revolucionario que podría detener o revertir la pérdida de células cerebrales debido a la enfermedad.

Es la primera vez que su usa la terapia de genes humanos en el tratamiento de la enfermedad cerebral, y el procedimiento quirúrgico duró 11 horas, en la Universidad de California de San Diego, informaron el martes los investigadores.

Si la terapia funciona como los especialistas esperan, podría verse una mejora de las funciones cerebrales del paciente en las próximas semanas, pero los médicos advirtieron que tomará años saber si la terapia beneficiará a los todos los enfermos de Alzheimer.

Los científicos usaron células cutáneas de una mujer de 60 años, originaria de Oregon, que está en las primeras etapas de la enfermedad, y aislaron los genes que segregan una proteína presente en cerebros saludables conocida como factor de crecimiento neurológico. El jueves, dos gotas de una solución que contenía tales genes fueron inyectadas en el cerebro de la paciente.

Dos días después del procedimiento, la paciente fue enviada a su casa.

"Tenemos la esperanza que este procedimiento sea una forma de retrasar el progreso de la enfermedad y de mejorar la calidad de vida durante algunos años", señaló el médico Mark Tuszynski, quien dirigió el estudio. "No es probable que sea una cura", advirtió.

El gobierno federal aprobó las pruebas del factor de crecimiento neurológico en seres humanos hace dos años, luego que un equipo de investigadores de la universidad mostró que la proteína revertía el deterioro cerebral en monos viejos.

Otro paciente se someterá al procedimiento en tres meses, y los investigadores están buscando seis candidatos más para estudios iniciales que determinarán si la terapia es segura. Las pruebas futuras evaluarán si los pacientes conservan sus capacidades mentales.

Cuatro millones de estadounidenses sufren de la enfermedad de Alzheimer, que disminuye la memoria y la habilidad de cuidarse. El 10% de las personas que pasan de los 65 años, y casi la mitad de los que superan los 85, tienen la enfermedad, según la Asociación contra el Alzheimer.

Bill Thies, vicepresidente de asuntos médicos y científicos del grupo, con sede en Chicago, dijo que se siente optimista pero su enfoque hacia el nuevo procedimiento es cauteloso.

"Cada vez que iniciamos una prueba clínica, no sabemos si los beneficios serán mayores que los riesgos", señaló Thies. "Siempre hay que ser cautelosos al principio", agregó.

Hizo notar que el mal de Alzheimer sólo se da seres humanos, y que los médicos puede que no tengan el mismo éxito con los monos. Además dijo que la complejidad del procedimiento podría evitar su uso extensivo.

"No vamos a practicar neurocirugía en 4 millones de personas", agregó.

La terapia se concentró en un área del tamaño de una aspirina en una zona profunda del cerebro de la ex maestra de Oregon.

Más noticias de Tecnología
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores