Sigue el misterio sobre nueva partícula descubierta por el CERN

La institución europea reveló que encontró una partícula "consistente con el bosón de Higgs", aunque no pueden confirmar que se trate del buscado elemento, clave para entender la formación del universo.

04 de Julio de 2012 | 04:07 | Agencias/Emol

La imagen muestra las huellas de dos fotones de alta energía, en un experimento del tipo utilizado para determinar la presencia de partículas subatómicas.

AFP

GINEBRA.- El Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) anunció hoy el descubrimiento de una nueva partícula que podría ser el buscado "bosón de Higgs", aunque todavía no puede confirmarlo con certeza científica.

Miles de científicos del CERN y otros laboratorios del mundo trabajan desde hace décadas en la búsqueda de esa partícula, que es la clave para entender mejor la formación del universo.

Los primeros indicios del enigmático descubrimiento se conocieron el martes, cuando un video publicado por error en el sitio del CERN anunció la detección de la partícula, que tendría una masa cercana a la del bosón de Higgs.

"Hemos observado una nueva partícula y tenemos indicios muy fuertes de que hay algo", señaló en el video el físico Joe Incandela, de  la Universidad de California y portavoz de uno de los dos equipos que buscan la partícula elemental en el Cern, lo que despertó alerta entre los científicos de todo el globo.


Esta mañana, el CERN anunció que encontró una nueva partícula, con certeza 4,9 sigma. Joe Incandela explicó que "sabemos que debe ser un bosón y que sería el más pesado encontrado hasta ahora. Las implicancias son muy significativas y es precisamente por esto que debemos ser extremadamente diligentes en todos nuestros estudios y confirmaciones".


Los datos publicados hoy fueron obtenidos en 2011 y 2012, aunque todavía hay resultados que no se han analizado. La información analizada coincide con el periodo más prolífico del Gran Acelerador de Hadrones (LHC).


Los próximos pasos, según publicó el CERN, es confirmar la naturaleza de la partícula encontrada; si es el bosón de Higgs o si es una partícula más exótica. Ambas alternativas son interesantes: una explicaría el origen de la materia del universo (que equivale al 4% de éste) y la otra podría dar luces sobre el 96% restante.

"Maldita" partícula

En el "modelo estándar" (teoría de la estructura fundamental de la materia  elaborada en la década de 1960 para describir a todas las partículas y fuerzas del  universo), el bosón de Higgs es considerado la partícula que brinda su masa a todas las demás.

Al intentar aislar los más pequeños componentes de la materia, los físicos descubrieron varias series de partículas elementales. Así, seis tipos de quarks (llamados "up" en inglés, lo cual significa "arriba",  "down" o "abajo", "charm" o "encanto", "strange" o "extraño", "top" o "cima" y  "bottom" o "fondo") forman parte de los componentes básicos o "ladrillos elementales" de la materia, al igual que el electrón y sus hermanos mayores, el  muon y el tau, y tres tipos de neutrinos.

Estas 12 partículas interactúan entre ellas, por intermedio de mensajeros, llamados bosones. Uno de ellos es el fotón, que porta la radiación electromagnética, y otro el gluon, que brinda cohesión a los núcleos atómicos.

El fotón, que viaja a la velocidad de la luz, no tiene masa, característica que, según los científicos, no proviene de las partículas mismas.

En 1964, por deducción, el físico británico Peter Higgs postuló que existía el bosón que hoy lleva su nombre y que debía dar su masa a otras partículas.

"La idea es que hay partículas que chocan permanentemente con bosones de Higgs. Estos choques frenan su movimiento, que se vuelve más lento, y le dan la apariencia de una masa", explica el físico y filósofo Etienne Klein.

El especialista compara este fenómeno con un hombre que intenta pasar corriendo en  medio de una multitud que "frena su carrera" y le hace aminorar su velocidad. También compara al campo de Higgs con una especie de pegamento en medio del cual se encontrarían relativamente adheridas las partículas, lo que se percibiría como masa.

Al bosón de Higgs se le llama "partícula de Dios", como consecuencia de un  libro al que se le cambió el título. No obstante, el premio Nobel de Física Leon Lederman  quería llamarlo "The Goddamn Particle" ("la partícula maldita"), por lo difícil que era encontrarla.

El editor sacó la terminación "damn" y lo llamó "The God Particle", ya que temía que la palabra "goddamn" fuera considerada insultante.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores