La ambición de Argentina se prueba ante Chile

Con un esquema ofensivo, el equipo de Bielsa, desde las 21.30, en el Monumental, jugará el primer partido de la larga serie para el Mundial del 2002; Salas y Zamorano, en el ataque visitante.

29 de Marzo de 2000 | 17:52 | La Nación - GDA
BUENOS AIRES.- Ganar y jugar bien son caminos que confluyen. No parece justa la partición entre la jerarquía de los recursos y la victoria como sucesos independientes. Están condicionados, no hay camino más corto y más agradable para el triunfo que la belleza del juego. Se escucha mucho la pregunta ganar o jugar bien, y en realidad debiera ser una afirmación: jugar bien para ganar." La declaración pertenece a Marcelo Bielsa, pero la ilusión está en todos. Desde esta noche, a partir de las 21.30, en el Monumental, ganar tendrá más valor que nunca porque la Argentina debutará ante Chile en las eliminatorias para el Mundial del 2002. Y jugar bien permitiría alimentar la confianza.

Bielsa, de 44 años, tiene tres obsesiones con las que siempre bombardea la mente de sus dirigidos: presión constante, protagonismo permanente y ataque sostenido. Son tres premisas innegociables para el entrenador. Sin suicidarse, claro, porque a la vez exige solidaridad para la recuperación del balón. No teme asumir riesgos. Un buen ejemplo es compararlo con Daniel Passarella, también justo antes de comenzar las eliminatorias para Francia 1998. Mientras por aquellos días el Káiser decía que sólo le interesaba lograr la clasificación más allá de la ubicación final, Bielsa ya aclaró que quiere terminar arriba de todos.

Es ofensivo, generalmente dispone en la cancha a seis jugadores ocupando posiciones de corte atacante. Pese a que aún no confirmó la formación, esta noche será el caso de Zanetti, Verón, Ortega, Batistuta y Claudio López, que en la práctica de ayer por la tarde terminó de ganarle la pulseada a Gustavo López. Y esta tendencia agresiva estará más marcada con el ingreso del dinámico Cristian González en la habitual posición de Sorin o Arruabarrena.

Chile propondrá recaudos, superpoblará el terreno y enconmendará sus ilusiones al coraje de Zamorano y la fantasía de Salas, sus mosqueteros. Jamás ganó en la Argentina y ese historial -69 choques, con 48 triunfos albicelestes, cinco rojos y 16 empates- ha estado ligado con sus tradicionales y extremos recaudos. Nelson Acosta confirmará sólo hoy el equipo, pero apostaría por un mix: una experimentada columna vertebral con Nelson Tapia (33 años), Reyes (27), Margas (30), Acuña (25), Zamorano (33) y Salas (25), y jóvenes promovidos del Sub 23 que se clasificó para los Juegos Olímpicos como Maldonado, Contreras -está en duda por lesión-, Ormazábal, Tello y David Pizarro.

Gabriel Batistuta es clave en el esquema de Bielsa... tanto como Ayala o Pochettino. El seleccionado no va a jugar específicamente para el goleador de Fiorentina, pero el planteo del técnico beneficia al delantero. ¿Por qué? Al estar acompañado por dos jugadores por los costados, el centroatacante tiene más posibilidades de ser asistido. Batigol ya suma 50 tantos en el seleccionado. Irá por más, la selección no ha tenido explosión en los últimos part idos. Además, esta noche Bati intentará mantener una racha. ¿Cuál? Anotó en el debut de las eliminatorias para EE.UU. 1994 (1 a 0 a Perú, en Lima) y también marcó en la apertura de la clasificación para Francia 1998 (3 a 1 a Bolivia, en el Monumental).

¿A qué juega el seleccionado de Bielsa? Tiene un sistema y no se aparte de él nunca, a veces con demasiada obstinación. Pero se apoya en jugadores ricos técnicamente y eso es muy válido; reclama dinámica y también la apertura de la cancha por las puntas. Al menos lo intenta, aunque no siempre lo ha logrado, ya que hasta aquí ha insinuado más de lo que ha podido concretar. Por eso la irregular campaña de 16 partidos, con siete victorias, cuatro empates y cinco caídas.

Porque le gusta el juego táctico y los videos, muchos han encasillado a Bielsa como defensivo. Se lo ha enrolado detrás del bilardismo. Pero, ¿acaso los dibujos de pizarrón no pueden estar también al servicio del ataque? Bielsa es exigente y perfeccionista. Sueña con un equipo comprometido, vistoso y ganador, porque reconoce que en el fútbol lo más importante es ganar. Por eso su mensaje es ambicioso y seductor, pero fundamentalmente realista. Y las eliminatorias son la realidad, porque desde esta noche cada partido empieza a repartir tres puntos.

La Nación Online - GDA

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores