Único procesado por caso Prats se declara inocente

El ex agente de la policía secreta chilena Enrique Arancibia Clavel, el único acusado por su presunta participación en el atentado que también costó la vida de la esposa de Prats en el centro de Buenos Aires en 1974, alegó que ya había sido indagado y se remitió a lo expuesto ante la jueza de instrucción María Servini de Cubría.

09 de Octubre de 2000 | 15:54 | AP
BUENOS AIRES.- El ex agente de la policía secreta chilena Enrique Arancibia Clavel, imputado por el asesinato del ex jefe del Ejército chileno, general Carlos Prats, proclamó hoy su "absoluta inocencia".

Arancibia Clavel, el único acusado por su presunta participación en el atentado que también costó la vida de la esposa de Prats en el centro de Buenos Aires en 1974, alegó que ya había sido indagado y se remitió a lo expuesto ante la jueza de instrucción María Servini de Cubría.

"Soy absolutamente inocente de todos los cargos que se me imputan", dijo al Tribunal Oral en la primera audiencia del juicio que convocará a 83 testigos y se prolongará hasta fines de noviembre.

Prats y su esposa murieron al estallar una bomba en un vehículo el 30 de septiembre de 1974 cuando el ex militar estaba exiliado aquí.

El imputado dijo, en un cuarto intermedio del juicio, que "no fui agente de la DINA" la policía secreta del ex dictador Augusto Pinochet.

Arancibia Clavel, de 53 años, ingresó tranquilo a la sala de audiencias, vistiendo como reportero gráfico, con chaleco negro y luciendo una barba blanca prolijamente recortada.

En su diálogo con la prensa, durante el cuarto intermedio antes de negarse a declarar ante el tribunal, denunció ser "un rehén que lleva cinco años secuestrado" y dijo que el proceso en su contra "es un absurdo total".

Está acusado de "homicidio calificado y asociación ilícita" y dijo a los periodistas que el juicio "es un absurdo total".

"Con este proceso lo único que quieren es enjuiciar al gobierno militar chileno y a la DINA", dijo. "Va a quedar completamente demostrada mi inocencia".

Asimismo, deslindó responsabilidades en el caso de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana ya que, dijo, "en nuestros países subdesarrollados conviene hablar de la CIA para llamar la atención".

El Tribunal Oral leyó los requerimientos de los fiscales en los que se acusó a Arancibia Clavel de "abrir el camino" al confeso ejecutor del atentado, Michael Townley.

Townley vive en Estados Unidos como testigo protegido y según informes de la prensa argentina y chilena admitió haber participado en el ataque.

María Angélica, una de las hijas de Prats, pidió la extradición de Pinochet lo que se considera imposible de concretar.

Los fiscales dijeron que Arancibia Clavel tenía una mesa de trabajo en la sucursal local del Banco del Estado de Chile y realizó tareas logístivas previas para el atentado con una bomba que destruyó el auto del matrimonio Prats.

A la audiencia concurrió el embajador de Chile, Jorge Arrate, del Partido Socialista, y su esposa, la novelista Diamela Eltit, entre otros.

Las hermanas del imputado dijeron estar satisfechas con el comienzo del juicio "que permitirá demostrar la inocencia" de su pariente.

Patricia y Macarena Arancibia Clavel negaron también que su hermano fuera agente de la DINA.

La DINA, disuelta policía política de Pinochet, está acusada de haber planeado y ejecutado el crimen, que se habría perpetrado dentro del marco de la llamada "Operación Cóndor", en la que durante la década de los 70 los regímenes militares sudamericanos supuestamente cooperaron para eliminar a disidentes izquierdistas.

Prats, un militar democrático y legalista, se había exiliado en Buenos Aires luego del golpe de estado en Chile en septiembre de 1973. En la noche del 30 de septiembre de 1974, una bomba colocada en el automóvil de Prats estalló cuando el general retornaba a su domicilio con su esposa, en el barrio de Palermo de esta capital.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores