Recurso de reposición sobre los exámenes médicos a Pinochet

04 de Enero de 2001 | 15:53 | emol.com
SOLICITA REPOSICION, APELANDO EN SUBSIDIO

S.M. de Fuero

Gustavo Collao Mira, en representación del Senador Augusto Pinochet Ugarte, en el proceso Rol N.2. 182-98, al S.M. de Fuero, digo:

que vengo en deducir recurso de reposición en contra de la resolución de 2 de enero en curso, escrita a fs. 494 del cuaderno sobre exámenes médicos de mi representado.

Fundo esta reposición en los siguientes antecedentes, todos los cuales constan del proceso:

1- El Sr. Ministro de Fuero estableció el lugar y las condiciones en que debían
practicarse los exámenes médicos solicitados por esta defensa por resolución de 25 de septiembre de 2.000. Asimismo, por resolución de 3 de noviembre del mismo año, dispuso que dichos exámenes se practicaran en el Hospital Militar. Finalmente, por resolución de 28 de noviembre de 2.000 se especificó todo lo relativo a la intervención de los peritos adjuntos;

2- La llma. Corte de Apelaciones, por resolución de 2 de noviembre y de 19 de
diciembre próximo pasado, confirmó lo obrado por SS.I., con declaración de que la pericia médica debía extenderse a aspectos neurológicos y de que los peritos adjuntos "sólo podrán concurrir a presenciar el reconocimiento y concluido que sea éste, en su caso, efectuarán breves aclaraciones y únicamente sobre aspectos que en forma previa se declaran pertinentes por los peritos judiciales." Por su parte, la Excma. Corte Suprema en resolución de 26 del mismo mes de diciembre ordenó al S.M. de Fuero que se practicaran los exámenes médicos al Senador Pinochet en el plazo de 20 días "fijados en la resolución que se aclara", agregando que "ellos se llevarán a efecto en el lugar y forma dispuestos por la resolución respectiva de la Corte de Apelaciones de Santiago"

3.- De lo expuesto se sigue que los tribunales superiores de justicia, junto a SS.I., determinaron mediante resoluciones ejecutoriadas, la forma y el lugar que debían practicarse las pericias médicas, razón por la cual no cabe, a juicio de esta parte, alterar dichas condiciones de manera alguna, mucho menos si se tiene en consideración que ellas han sido ratificadas por la Excma. Corte Suprema;

4.- No obstante lo anterior, por resolución de 2 de enero en cursi, notificada a mi parte con fecha 3 de mismo mes, el Tribunal de SS.I. ha alterado sustancialmente las reglas establecidas, en términos que resultan inaceptables para esta defensa y su representado. En efecto, en el considerando tercero de la referida resolución y decisión respectiva, se dispone que deberán intervenir en la pericia personal médico, paramédico o de tecnólogos médicos de otro centro asistencial (ya no se trata del Hospital Militar). Se agrega que "las muestras de sangre, orina u otras deberán enviarse a laboratorios diversos para despejar así la menor duda acerca de estar el paciente bajo fármacos que pudieren alterar su actual estado síquico, sicológico o neurológico". Acto seguido, se determina otro establecimiento y otro personal diverso del fijado con antelación (Clínica Alemana, laboratorio de la Universidad Católica o Instituto de Salud Pública). Asimismo, para exámenes clínicos, sicométricos u otros, se dispone la participación del Hospital Clínico de la Universidad de Chile. De la manera señalada, se enmienda lo resuelto con antelación y se fijan nuevas reglas para la experticia respectiva;

5.- Lo anterior, sin perjuicio de modificar irregularmente lo que en la oportunidad resolvió la I. Corte de Apelaciones y la Excma. Corte Suprema,
Es altamente agravante para la dignidad e intimidad del inculpado, toda vez que
no sólo se pone en duda su honestidad y la de los métodos y personal del Hospital Militar, al presumírseles una intención dolosa, sino que se disponen exámenes no contemplados en la ley ni en las decisiones anteriores de este mismo Tribunal y los tribunales superiores. Desde esta perspectiva, la resolución de fs.494 es discriminatoria y vulnera derechos esenciales de la persona humana.

6.- A lo anterior debe agregarse que el Tribunal de SS.I ha establecido
como fecha para practicar la respectiva pericia, el domingo 7 y el lunes 8 de enero en curso, que, a juicio de los querellantes, no así de la defensa, corresponden a los último días del plazo establecido por la Excema. Corte Suprema para la realización de los exámenes médicos, debiendo, inmediatamente después de transcurrido este plazo, procederse a tomar declaración indagatoria a mi representado. Lo anterior contrasta con la petición de esta parte, formulada con fecha 26 de diciembre pasado, para que se diera curso inmediato a dichas pericias, de modo que pudiera SS.I evaluar su resultado y resolver si el senador Pinochet está capacitado para comparecer en el juicio, entre otras cosas, a fin de prestar declaración indagatoria, todo ello conforme lo previene el artículo 42 bis y 67 del Código de Procedimiento Penal, en relación al artículo 19 Nª3 inciso 5to. De la Constitución Política de la República. Resulta obvio que SS.I ha prescindido de esta circunstancia, a pesar de conocer los efectos que ella provocará en la situación procesal del inculpado.

7.- El senador Pinochet, no se someterá a los exámenes médicos decretados, en tanto ellos no se realicen de la manera dispuesta por las resoluciones indicadas, en el entendido que lo anterior no constituye un acto de rebeldía de su parte, sino la legitima defensa de derechos que ya le han sido acordados en instancias superiores. No es nuestro ánimo, por cierto, entrar en conflicto con SS.I., razón por la cual pedimos que se reponga la resolución de 2 de enero de 2001.

8.- No podría dejar de señalar que el Senador Pinochet, atendido su estado de salud, la dignidad de su cargo, lo que para él y su familia representa haberse desempeñado durante largos años como Jefe de Estado y Comandante en Jefe del Ejército, no aceptará, por motivo alguno, que, con ocasión del ejercicio de sus derechos, se le humille o se le coloque en situaciones desdorosas. Lo anterior, estima esta defensa, debe ser debidamente considerado por este I. Tribunal;

9.- No esta de más agregar que siempre ha habido por parte del inculpado una actitud de cooperación a la realización de los exámenes médicos en el contexto de sus alegaciones. Si dichos exámenes no se han realizado hasta este momento, ello se debe a la existencia de recursos procesales, provenientes de ambas partes, destinados a aclarar su contenido y alcances;

10.- En subsidio de lo pedido, vengo en deducir recurso de apelación para la ante la Ilma. Corte de Apelaciones en contra de lo resuelto a fs. 494 con fecha 2 de enero de 2001. Fundo esta apelación en las razones antes expuestas, las que doy por reproducidas.

Por tanto, en mérito de lo expuesto y de lo establecido en los artículos 54 bis y 56 del Código de Procedimiento Penal, SIRVASE S.M. de FUERO, tener por deducido el presente recurso de reposición en contra de la resolución de 2 de enero en curso, escrita a fs. 494 del cuaderno sobre exámenes médicos, en subsidio apelo para ante la Ilma. Corte de Apelaciones, a fin de que el I. Tribunal de Alzada, revoque lo resuelto y ordene cumplir las resoluciones ejecutoriadas anteriores que determinan la forma y lugar en que deben practicarse los exámenes médicos del inculpado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores