Evo Morales dice que dejará el poder el 2011, pero no descarta reelección

Morales fue ungido presidente en enero de 2006, termina su mandato en cinco años y la actual Constitución prohíbe la reelección en el cargo.

01 de Septiembre de 2007 | 23:15 | AFP

LA PAZ.- El presidente de Bolivia Evo Morales dijo este sábado que dejará el cargo al concluir su mandato constitucional en 2011, pero no descartó continuar en el poder si la Asamblea Constituyente decide aprobar la reelección ilimitada.


La opinión del mandatario surgió tras la ratificación de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS) de que defenderá en la nueva Carta Magna, en el foro constitucional, la elección indefinida del presidente y vicepresidente de la República.


"Ni había pensado en la reelección. Yo digo acabo mi gestión que son cinco años (enero del 2011) o la Asamblea Constituyente qué dirá, tal vez dirá que se vaya más antes Evo Morales, no tengo ningún problema", afirmó el mandatario, citado por la agencia estatal de noticias ABI.


Morales fue ungido presidente en enero de 2006, termina su mandato en cinco años y la actual Constitución prohíbe la reelección en el cargo.


El MAS trabaja por cuerda separada a la Asamblea Constituyente en la redacción de una nueva ley fundamental, en la que figura un artículo para que el presidente pueda ser reelegido sin dejar el cargo y de manera continua.


El partido oficialista ya tiene un 60% de la nueva Constitución, confeccionada por un grupo de dirigentes del partido gubernamental en la ciudad de La Paz, aseguró el asambleísta de este partido, Carlos Romero.


Romero ratificó la misma línea trazada por la Comisión del Poder Ejecutivo de la Asamblea Constituyente, dominada por el MAS, de avanzar en la reelección ilimitada de la primera y segunda magistraturas.


Esa comisión planteó semanas atrás que "la presidenta o presidente, vicepresidenta o vicepresidente podrán ser reelectos consecutivamente por voluntad del pueblo".


Romero manifestó que la intención de su partido es buscar ciertos grados de consenso sobre la nueva Carta Magna en la Asamblea, sumergida en fuertes divergencias ideológicas internas y paralizada por presiones regionales.


"Nos alcanza nuestros votos para aprobar la propuesta de mayoría, pero tampoco queremos aprobar sólo con nuestros votos. Si no hay acuerdo, haremos una evaluación política", sostuvo Romero.


La Asamblea Constituyente, instalada en agosto de 2006 para reformar la ley fundamental, no ha aprobado ni un sólo artículo, y tiene como plazo final diciembre.