Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com

TEMAS

Bienvenida al 2010:

Tradiciones y cena de Año Nuevo

Empanaditas de cóctel, pavo y pastas se mezclan con antiguas costumbres para disfrutar las horas previas a los abrazos y la fiesta.
EMOL
Martes 29 de diciembre de 2009 17:00
Lentejas

Las lentejas son parte de la tradición.
Foto: Claudio Vera, El Mercurio

Calzones amarillos

Los calzones amarillos deben ser regalados.
Foto: Alex Valdés, El Mercurio

Maletas

Si quiere viajar, busque maleta.
Foto: Reuters

Cóctel Año Nuevo

Empanaditas de cóctel para empezar la cena.
Foto: Claudio Vera, El Mercurio

Pavo relleno

El pavo es uno de los platos habituales en Año Nuevo.
Foto: Yasna Kelly, El Mercurio

Postres Año Nuevo

Para terminar la cena de Año Nuevo, un buen postre.
Foto: Juan Francisco Somalo, El Mercurio

VEA MÁS SOBRE ESTE TEMA EN GUIOTECA.COM

Una buena celebración de Año Nuevo no estaría completa si falta la tradicional cena de Año Nuevo o las habituales cábalas y tradiciones que acompañan la despedida de la noche vieja.

Por eso, considerando que 2010 será el año del Bicentenario, es bueno recordar, para empezar, la variada lista de cábalas y tradiciones que pueden ayudar a dejar atrás los malos recuerdos del 2009 y recibir con un renovado espíritu los próximos 365 días.

Una de las más comunes es usar ropa interior amarilla, una tradición que sirve para atraer felicidad el 2010. Para mejorar sus resultados recomiendan que haya sido un regalo y usar el calzoncillo o calzón al revés antes de la medianoche y darla vuelta pasadas las doce.

Si tuvo un mal año y desea “espantar” los malos recuerdos las tradiciones y cábalas son varias: en el norte de Chile, por ejemplo, hacen muñecos que simbolizan los malos recuerdos de los últimos 365 días y los queman en la noche de Año Nuevo. Otra opción es escribir papeles con las cosas malas que nos pasaron y tirarlos a un brasero o cualquier lugar donde se “hagan humo”.

Una tercera opción es subirse a la silla más cercana que tenga luego de que den las doce y así, según dice la tradición, dejar todo lo malo atrás para el Año Nuevo.

Estas tradiciones se pueden complementar con la vieja costumbre de comer 12 uvas a medianoche, una cábala que sirve para que los deseos y anhelos que tenemos para el nuevo año se cumplan.

El dinero es otra de las preocupaciones habituales en la Noche de Año Nuevo, por eso algunos recomiendan tener dinero en los bolsillos al expirar el año, otros apuestan por guardar billetes en los zapatos. Una tercera posibilidad es poner un anillo de oro dentro del vaso de Champaña usado para los brindis.

En el caso de que los deseos para el 2010 apunten a la prosperidad y abundancia, los concejos para la Noche de Año Nuevo apuntan a una vieja costumbre: comer lentejas, pero estas deben haber sido cocinadas sin aliños o elementos extraños. Si el cambio de calendario lo sorprende en la cocina, no se preocupe: eso ayudará a que no le falte nada en 2010.

Repartir espigas de trigo cumple el mismo objetivo, la idea es que cada persona que esté en la víspera del año nuevo tenga una en la mano al llegar las doce; otra recomendación es, también, esparcirlas por la casa.

Si en sus planes futuros está viajar o casarse, las tradiciones y cábalas de Año Nuevo también tiene algunos datos de interés: dependiendo sus ganas de recorrer el mundo puede simplemente poner maletas en la puerta de la casa o tomarlas y dar una vuelta manzana.

En el caso de los “sí, quiero” se recomienda que aproveche las doce campanadas de alguna iglesia cercana y se pare y se siente igual número de veces.

Otro dato es comprar velas de colores y encenderlas en la noche de Año Nuevo: las azules traen la paz; las amarillas, abundancia; las rojas, pasión; las verdes, salud; las blancas, claridad, y las naranjas, inteligencia.

Por último hay un conejo más sencillo para Año Nuevo: alejar las malas vibras y dejar sólo ánimos positivos para esperar las doce, porque eso influirá en su año 2010. Estar feliz y contento siempre será mejor para los abrazos y la fiesta…

Amenizar la espera

La cena de Año Nuevo es otro de los condimentos que le ponen saber a la espera de las doce. Para el aperitivo, una opción son las empanaditas de coctelde Il Gusto, La Méndez o Ña Matea.

Si la idea es degustar sabores orientales, especialmente sushi, están los delivery del Sakura, Sushi House o Sushihana.

Para el plato de fondo, el pavo sigue siendo la primera opción y nada mejor que el clásico del Café Villa Real. También se puede seguir una tendencia italiana y optar por las masas. La Pasta, todo un clásico a estas alturas, tiene varias propuestas como panzotti o lasagnas de diferentes rellenos.

En una versión marina, opte por Mundo Marino que tiene chupe de mariscos y pastel de jaibas, además de empanaditas de jaiba queso y otras variedades.

Si se trata de postres, hay dos datos seguros: Tiento, que tiene una variedad de productos montados en copas individuales como el duo de chocolate o creme bruel, además de un trifle. Otra alternativa es Eclair, que tiene suspiros limeños y el clásico eclair.

Comentarios

Deje aquí su opinión

Más temas