La Bambuterapia, relaja, tonifica y sorprende

Es una técnica de masaje que complementa tratamientos de estrés y reducción de peso.

Francisca Vargas V.
Vi. 01 de julio de 2011, 16:30
Más Ménos
Keybords Pictures

Keybords Pictures


Las cañas de bambú usadas en un masaje corporal depuran y liberar toxinas. La técnica se llama Bambuterapia, proviene del Japón y provee relajación y vigor corporal a través de sensaciones que llaman exóticas, por decir ajenas a la cultura chilena.


Los bambúes son plantas antiguas y rústicas que abundan en la mitología de diferentes culturas, especialmente en las orientales, donde simboliza flexibilidad, bienestar, elasticidad, sinceridad y la buena suerte. Además se le acreditan más de 1.500 usos, siendo uno de ellos la Bambuterapia.


¿Qué hace? Mediante un masaje donde se usa cañas de Bambú se estimula profundamente la piel y los músculos relajando efectivamente a la persona. Patricia Heresi, tecnólogo médico de la Universidad de Chile y subdirectora de Natural Clinic (www.naturalclinic.cl) que entrega esta terapia, comenta que perfecciona tratamientos corporales y faciales.


“Con las cañas se hace un masaje que produce una fricción que permite mejorar el metabolismo porque estimulas el sistema circulatorio y esto te permite tonificar los tejidos, fortalecer la musculatura y combatir la celulitis”.


Afirma que se usa como complemento para reducir el peso y que es más profundo que los masajes reductivos, porque la Bambuterapia distribuiría los adipositos hasta destruirlos. “La fricción del bambú de alguna manera va eliminando líquido y grasas”.


Dependiendo de la anatomía del paciente se ocuparán cañas de bambú de diferentes diámetros y longitudes. Para masajes corporales, se usan entre 4 a 5 cañas de bambú, sus longitudes van entre los 50 cm. hasta los 30 cm. y los diámetros oscilan entre los 5 hasta 1 cm. Para el rostro y la cabeza serán más pequeñas y delgadas. La idea es calibrar la presión que se realiza en cada relieve del cuerpo.

El masaje

La Bambuterapia se inicia aplicando aceite de sésamo y enseguida, los tallos son desplazados de la cabeza a los pies, pasando por la espalda. Luego, se estimulan las zonas que rodean los ganglios linfáticos para provocar la eliminación de toxinas, tonifican y reafirman la piel.


Posteriormente el masaje continúa en la cabeza y la cara, lo cual tiene un efecto relajante en el sistema nervioso central y ayudará a reducir arrugas, li´neas de expresio´n y dará oxigenacio´n de la cara. Para finalizar, nuevamente se aplicarán las varas a los largo del cuerpo, incorporando pies, manos y piernas.


“Los resultados y beneficios de esta técnica son obtenidos gracias al estímulo generado por la fricción, percusión y centro-presión de las cañas de bambú, ya que inducen acciones neuronales, circulatorias, nerviosas, musculares, celulares, energéticas y emocionales que permiten concebir el más profundo estado de tranquilidad física, mental y espiritual”, agrega Patricia Heresi.


En ese sentido, esta terapia sería recomendable para combatir el cansancio y el agotamiento por el efecto sedante que tiene sobre las terminaciones nerviosas. Por otro lado, la presión que ejerce por rozamiento y deslizamiento favorecerá el drenaje y la regeneración de los tejidos, lo que ayudará a reducir los tejidos adiposos, remodelar la silueta, combatir la celulitis y mejorar la circulación linfática.


Como todo tratamiento para ver resultados se necesitarán al menos doce sesiones, aunque para probar solo basta con una. Sin duda, el bambú llamado también “acero vegetal” es una medicina natural que al parecer, al tomar contacto con el cuerpo mediante un masaje induce rápidamente esa agradable sensacio´n de bienestar.