Acondicionador o crema de tratamiento. ¿Qué elegir para desenredar el cabello?

Uno sólo deshace los nudos, mientras que la otra también aporta vitaminas. Conoce cuál te conviene más.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 16 de agosto de 2011, 08:29
Más Ménos

Cepillar un cabello con nudos puede resultar muy desagradable. A nadie le gusta tener que darse tirones y quedarse con decenas de pelos en las manos para que su pelo luzca ordenado. Y no sólo se trata de un tema de comodidad. También hay que considerar que el cabello sufre daños cuando se enreda.

Según explica el estilista Hugo Guerra, cuando el pelo es largo tiene el grave problema de que la grasa que se produce en el cuero cabelludo no llega suficientemente a las puntas, por lo que tiende a enredarse. Así, para deshacer los nudos, las mujeres suelen tirarse, lo que hace que las puntas se quiebren, y el cabello comience a verse más descolorido y blanquizco.

Maida Pinto, de la peluquería Mi Lady Señorita, agrega que como el pelo se compone de cutículas, cuando se enreda éstas permanecen abiertas y dejan entrar todo lo dañino del medio ambiente.

Por esta razón, resulta necesario recurrir a los productos de cuidado capilar que existen en el mercado con el objetivo de desenredar: los acondicionadores o bálsamos y las cremas de tratamiento. Pero, ¿qué los diferencia?

En el caso de los primeros, su única función es desenredar. "El bálsamo solamente lubrica", señala Maida Pinto. Por su parte, las cremas de tratamiento además de deshacer los nudos aportan vitaminas al cabello. "El shampoo abre las cutículas y las cremas las cierran, y aprovechan de absorber todas las vitaminas", agrega. Ésa es la razón por la que existen cremas para cabellos dañados, deshidratados, tinturados, etc.

De esta manera, la estilista de Mi Lady Señorita recomienda que las mujeres que tienen su pelo sano y las niñas, usen acondicionadores para desenredarlo. Y para aquellas que lo tienen teñido o crespo -"que por estructura es un pelo seco", afirma-, el consejo es aplicarse cremas de tratamiento.

Otra sugerencia es usar una crema una vez a la semana y los otros días un acondicionador, para así darle más hidratación al cabello, sobre todo porque en la temporada de invierno tiende a secarse por el frío y en el verano por el sol.

Aunque ambos productos pueden ser utilizados en cualquier tipo de cabello, Hugo Guerra no sugiere aplicarlos en los cortos. ¿La razón?  "En ese largo el cabello tiene la suficiente grasa como para nutrirse, por lo que no es necesario saturar el cabello de productos ajenos a lo que la hebra necesita", explica. En el fondo, lo que sucede al aplicar acondicionadores o cremas en el pelo corto es que éste tiende a ser mucho más graso y su limpieza suele durar menos.

El estilista agrega además que en los cabellos grasos es mucho más necesario el uso de estos productos, ya que la grasa sólo se queda muy cerca de la raíz mientras que en las puntas se tiende a quebrar.

Coincide con esto Maida Pinto. "Una persona que tiene el pelo graso por lo general usa un shampoo que limpia muy bien el cuero cabelludo, pero seca mucho las puntas", dice. Así, la mejor forma de contrarrestar este efecto es con el uso de una crema.

Una correcta aplicación

Para que acondicionadores y cremas de tratamiento cumplan con su objetivo, también es importante aplicarlos de una manera correcta. Hugo Guerra afirma que lo adecuado es hacerlo desde la mitad del cabello hacia abajo. "Jamás hay que aplicarlos sobre el cuero cabelludo", advierte.

La estilista de Mi Lady Señorita añade que las personas que tienen el pelo graso sólo deben aplicarse este tipo de productos en las puntas, mientras que las que lo tienen de normal a seco deben hacerlo "del moño para abajo".

Asimismo, el correcto movimiento de la aplicación es de arriba hacia abajo y nunca frotando las manos. "La dirección del masaje siempre tiene que ser de los medios a la punta para que la fibra capilar quede sellada", sostiene.

Otra recomendación es desenredar el cabello antes de mojarlo y sólo pasar los dedos al aplicar el acondicionador o la crema de tratamiento. "Hay mucha gente que se desenreda en la ducha y ahí te llevas la 'mata' de pelo. Lo ideal es desenredarse afuera de la ducha y adentro solamente con los dedos esparciendo el producto hacia abajo. Y al salir, sólo desenredar lo que se enredó que es lo mínimo", aconseja Maida Pinto.

En spray
Actualmente pueden encontrarse en el mercado varios tipos de desenredantes en spray, cuyo público objetivo son sobre todo niñitas. Según Hugo Guerra, estos productos son "súper recomendables porque se quedan en la hebra capilar y el cabello no sufre daños al desenredarse".

"Para mí es más aconsejable un acondicionador de ese tipo que uno cremoso, a no ser que sea una necesidad y que lo vaya a aconsejar un peluquero que sepa el daño que tiene el cabello", agrega.

Algo similar opina Maida Pinto. "A las niñitas uno suele desenredarle 'con furia' o ellas mismas se desenredan muy fuerte, haciendo que el pelo se corte y la punta quede como cuando se corta un hilo con la mano. Entonces lo ideal es echar un poquito de desenredante en las puntas y con un cepillo cuadrado o de dientes anchos, empezar a desenredar con cuidado", recomienda.