La niña vietnamita abrasada por napalm predica el perdón y la paz

EFE
Lu. 22 de agosto de 2011, 15:37
Más Ménos
Archivo

Archivo


BOGOTÁ.- Kim Phuc, la niña vietnamita fotografiada desnuda mientras huía de un ataque de napalm, ha trasladado a Colombia su mensaje de paz y perdón, consciente de que no se puede cambiar el pasado y convencida de que con amor se puede mejorar el futuro.


"No podemos cambiar la historia, pero con amor podemos cambiar el futuro,” afirmó hoy Phuc durante una rueda de prensa en Bogotá, quien desde hace 14 años es embajadora de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).


Hace ya 39 años que la imagen de Phuc dio la vuelta al mundo en una fotografía que ilustra la tragedia de los conflictos armados y que le valió a su autor, el reportero vietnamita Nick Ut, el premio Pulitzer.


 "Yo no he olvidado las cosas del pasado, yo continúo cargando en mi espalda” lo que me sucedió, aseveró la carismática Phuc, que no dejó de sonreír en todo momento a pesar de que aún le duelen las cicatrices provocadas por el ataque de fuego químico que le causó quemaduras de tercer grado en el 65 % de su cuerpo.


Phuc aseguró que ha perdonado a quienes le hicieron daño, en especial al piloto que soltó las bombas de napalm que le hicieron pasar hasta en diecisiete ocasiones por el quirófano.


Explicó que, con ese ejemplo de vida, quiere trasladar su mensaje de perdón y paz a todo el mundo, incluidas las víctimas del conflicto armado colombiano. Quiero que las personas piensen “porque esa niña (de la foto) lo puede hacer (perdonar a sus victimarios), yo también lo puedo hacer,” indicó.


"La guerra no mató mi esperanza,” concluyó. Phuc ofrecerá este martes en Bogotá la conferencia “El perdón herramienta de proyección social” en la que profundizará sobre la historia de su vida.