Poderosas esencias florales chilenas se toman la terapia floral

Las Flores de la Cordillera de Los Andes provienen del desierto florido, el altiplano y los bosques de la Región de los Lagos.

Por Francisca Vargas V.
Do. 22 de enero de 2012, 07:00
Más Ménos


Hace más de 70 años que el doctor Edward Bach descubrió las bondades de las flores, extrajo su esencia y comenzó a utilizarlas para tratar diferentes desequilibrios emocionales.


En la actualidad y continuando con su obra, la terapeuta e investigadora chilena, Teresita Espinoza Woters, sintonizó las Flores de la Cordillera de Los Andes con especies únicas en el mundo y de gran poder curativo.


“Soy una continuadora de la obra de Bach, él es nuestro papá. Aunque durante muchos años se pensó solo en Bach, hoy los tiempos modernos nos exigen evolucionar y subirnos en los hombros de nuestros maestros y descubrir cosas nuevos”, dice la creadora de este sistema que publicó sus hallazgos en el libro “Flores de la Cordillera de Los Andes. Esencias florales chilena”, editorial El Mundo de lo Natural.


Teresita Espinoza se siente una revolucionaria de las flores, descubriendo e investigando el jardín floral chileno. Lleva casi 20 años dedicada a la terapia floral, difundir sus beneficios y formando terapeutas en la Escuela de Terapeutas Florales Edward Bach de Chile.


A continuación una selección de las esencias que forman parte de las Flores de la Cordillera de Los Andes, una versión completa se puede acceder en www.elmundodelonatural.cl:



Esencias Florales del Bosque Profundo


Muchas de las especies florales de la selva fría valdiviana tienen un importante potencial sanador. Las flores de alta vibración ayudan a proteger de las diferentes irradiaciones que contaminan el cuerpo, la mente y las emociones.


ALSTROMERIA: Va a permitir que se radiquen todos los impactos traumáticos vividos antes que lleguen al cuerpo físico. Otorga energía, vitalidad, deseo de vivir, amar y produce relax.


AVELLANO: Protección fulminante. Emergencias. Liberadora de obsesiones e ideas autodestructivas. Da objetividad, concreción y ayuda a eliminar el insomnio, devuelve la calma y recuperando la paz mental.


ABEDUL: Apta en casos de desesperación. Personas que se martirizan a sí mismas, muy rígidas. Trabaja depresiones, especialmente, las que se desencadenan después de una frustración. Detiene el rollo mental sin miedo, barre con estructuras, produce cambio y limpia la mente, aportando tranquilidad.


ARAUCARIA: Es una flor que trabaja problemas en la columna y lesiones cervicales; baja autoestima producida por la incapacidad de relacionarse, autismo, incapacidad social. Alivia asperezas en las relaciones y falta de comunicación. Contribuye a aceptar la soledad, disfrutarla y aceptarla sin dolor. En las mujeres, anima el deseo de verse y sentirse bellas, y sube la autoestima.


COPIHUE: Resentimiento, destapa las arterias del corazón, disuelve coágulos ideal para personas atrapadas en situaciones de la vida sin poder acceder a soluciones. Permite que las emociones y pensamientos fluyan.

Esencias Florales del Desierto Florido

El florecimiento del desierto chileno es un fenómeno único. Son flores con una gran potencia sanadora, son resucitadoras y traen enorme beneficios a nivel emocional, mental físico y espiritual.


AÑAÑUCAS: Flor sagrada de los Antiguos Indígenas del pueblo Chileno. Lirio de la paz, de la calma, de la renovación. Trabaja los dolores profundos a nivel físico, emocional, mental. Las dolencias inconscientes, heridas sangrantes internas, agonía. Otorga aceptación, destrucción del dolor, calma, renueva y amplía la conciencia y enseña a vivir en plenitud.


CARDO SANTO: Trabaja la amargura e inseguridad, especialmente para aquellas personas que han carecido del abrazo materno. Trata problemas en la gestación. Ayuda a las embarazadas y a las mujeres que no quieren o deseaban tener hijos. Devuelve la sensación de protección, da ternura, arrullo y abrazo maternal.


ESTRELLA DE LUZ: Permite a la persona curar traumas pasados y enfrentar traumas que permanecen vivos. En las relaciones en donde lo cotidiano ha erosionado la comunicación y el disfrute de la convivencia. Trabaja restaurando campos de luz en el campo energético.


POMPON ROSADO: Trabaja la ira, ansiedad crónica, venganza, desconfianza, impaciencia, miedo a sufrir. Armoniza las relaciones en pareja y en sociedad. Abre el corazón al compromiso.


RADIATA DEL DESIERTO: Debilidad física y mental, bloqueos mentales, energéticos, físicos por contaminación radiactiva, depresión. Es un descongestionante, antibiótico energético, desintoxica, activa chakras, antidepresivo.

Esencias Florales del Altiplano

A más de 3.500 metros de altura nacen estas especies, capaces de aminorar la aceleración de los ritmos y enseñarnos que es necesario tener un orden mental para que la creatividad pueda volver a aflorar.


BOUGAINVILLEA: Falta de alegría, ausencia de amor, falta de aceptación, enojo profundo, remordimientos, perfeccionismo. Permite tomar contacto con la fuerza del amor, la caridad, compasión, perdón, alegría de vivir. Desde lo espiritual tiene una vibración muy alta.


JACARANDA: Entrega tranquilidad mental, apaciguando pensamientos alocados, dispersos, sin ninguna orientación. La persona se reordena inmediatamente, estabilizando los pensamientos. Hiperactividad, inestabilidad, fecundidad.


LLAMATRINA: Limpia la hostilidad alojada en el cuerpo físico, rabia no expresada. Hace tomar conciencia de las rabias alojadas durante años, produciendo una desintoxicación general. Impulsa al autoconocimiento.


ORÉGANO: Intolerancia, miedo al futuro, falta de confianza, desconexión con la espiritualidad. Sella y protege el campo áurico. Ayuda a enfrentar situaciones importantes de la vida, impulsa al cambio, con armonía y fe.


TUMBO: Desequilibrios sexuales relacionados con conflictos con la imagen paterna y la imagen materna. Problemas en la menstruación, embarazo, post parto, menopausia. Sexualidad exacerbada, compulsiva o anorgasmia. En el plano espiritual conecta con lo más puro de la energía sexual, como principio de la vida y parte de la energía universal. Esencias

Florales del Défict Atencional

Son fórmulas creadas con las esencias chilenas y ha sido ideado especialmente desde los aspectos energéticos y mentales del niño para trabajar en áreas como la madurez, la hiperactividad, tolerancia y otros aspectos propios del aprendizaje. Trabajan la irritabilidad y el mal humor, despertando la fuerza amorosa de la creación para hacer frente a la excesiva competitividad y deshumanización de la sociedad y las relaciones conflictivas.


Por otra parte, existen otras fórmulas para adultos y jóvenes dedicadas a dar Fortaleza, Fuerza de Vida, Bonanza, Esencia de Mujer, Focus, Perdón, Protección y Relajación, entre otras.