La nada recomendable moda de usar shampoo para caballos en el pelo

En España se vive una verdadera fiebre por este producto, pero ¿son ciertos sus beneficios?

Por M. Francisca Prieto, Emol
Sa. 17 de marzo de 2012, 07:00
Más Ménos

Se dice que lo usan las gitanas para lavar sus largas y llamativas cabelleras, y también algunas famosas actrices de Hollywood. Y en España las mujeres repletan los foros de internet hablando maravillas de él. "Ya hace un par de meses que lo utilizo, y es genial, el cabello me aguanta limpio más días, me brilla, y lo mejor es que no se me cae como antes", dice por ejemplo Rocío Rivera en foro.enfemenino.com.

Pero, ¿cuál es el espectacular producto del que tanto se comenta? La respuesta: shampoo para caballos. Aunque parezca insólito, en el país ibérico se vive una verdadera fiebre por él, ya que quienes lo han usado afirman que frena la caída, elimina mejor la grasa y, a la vez, otorga más volumen y brillo al cabello.

Es tal la fama que ha adquirido entre las españolas, que sólo durante el mes de enero la empresa Chemical Ibérica -que desde 1975 fabrica shampoo para caballos- vendió la misma cantidad que en todo 2011.

Asimismo, los famosos supermercados Mercadona vieron el producto como una oportunidad de negocio, y comenzaron a distribuir un shampoo en cuyo envase aparece la ilustración de un caballo y el eslogan: "Fortalece, abrillanta y protege el pelaje". Se ha hecho tan popular, que en pocas horas las estanterías quedan vacías.

Sin embargo, no todos creen a ojos cerrados en los beneficios del shampoo para caballos en el cabello humano. De hecho, a mediados de febrero la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España lo comparó con las célebres pulseras Power Balance -que aseguraban tener propiedades beneficiosas para la salud y el rendimiento físico-, y en un comunicado afirmó que se vende "como la mejor manera de fortalecer el pelo y evitar su caída, pero en el fondo no es más que otro shampoo cualquiera", según informó el diario El Mundo en aquella oportunidad.

"El boca a boca se ha combinado con las campañas de algunos fabricantes y los elogios de los famosos para presentar el shampoo equino como la mejor solución para los humanos", fue otra de las afirmaciones de la OCU.

Biotina, el gancho para los consumidores

Los shampoo para caballos, entre ellos el que se comercializa en Mercadona, destacan en sus envases la presencia de biotina entre sus componentes. Esto se ha convertido en el gancho para atraer a los consumidores y, de paso, hacer que las ventas sean un éxito.

También conocida como vitamina B8 o vitamina H, la biotina estimula el crecimiento del cabello y, además, previene su caída. Sin embargo, según la OCU "no hay suficientes evidencias científicas de que funcione" en el caso de la que dicen contener los shampoo para caballos.

A esto hay que sumar el hecho de que esta vitamina no es absorbida por el cuero cabelludo, así como tampoco por la fibra capilar. "Todas las vitaminas y los aminoácidos que el pelo usa en su crecimiento se tienen que absorber desde el estómago, tienen que entrar a la sangre y desde allí pasar hacia la piel, ésa es la vía", explica William Romero, dermatólogo de Clínica Dermovein.

"Entonces, si tú te pones estos productos (shampoo con biotina) directamente sobre la cabeza, la verdad es que no tiene mucho sentido, porque además el tiempo que un shampoo está en contacto con la cabeza es muy poco como para que una molécula pueda atravesar. Y respecto a la fibra capilar, que el shampoo tenga biotina también da lo mismo, porque esta vitamina no va a entrar al pelo que ya está visible", agrega el especialista.

De esta manera, la mejor forma de lograr un cabello fuerte es incorporar la biotina al organismo a través de la alimentación, sobre todo con la ingesta de productos de origen animal (leche, carne, huevos, etc.). "Es por eso que cuando la gente hace esas dietas súper estrictas, como reducen el consumo de carne, huevo, leche, e incluso de frutas y verduras, el cuerpo comienza a estar en un déficit y lo primero que se resiente es el pelo, se empieza a caer y se hace más frágil", afirma el médico.

En relación al brillo -otro de los beneficios que se le adjudican al shampoo para caballos-, William Romero sostiene que éste depende en gran medida de la estructura que tenga la fibra capilar. "Si (dentro del cuero cabelludo) el pelo se arma mal, no se va a ver brillante, porque la luz no va a reflejarse como debe hacerlo", dice. Por esta razón -al igual que lo que ocurre con la firmeza-, si lo que se desea es tener un cabello naturalmente brillante, la única forma de lograrlo es a través de la alimentación.

"Si a la persona le interesa que el pelo nuevo le nazca con brillo, tiene que consumir vitaminas -biotina, aminoácidos, proteínas, etc.- para que el pelo se forme con una estructura que dé brillo", señala el dermatólogo.

Eso sí, es posible encontrar en el mercado productos cosméticos que ayudan a que el cabello luzca más brillante. Se trata de los shampoo que entre sus componentes tienen ceramidas o silicona, entre otras sustancias, las cuales -según explica el especialista- actúan sobre el cabello como si fueran una máscara. "Lo que hacen es cubrir la fibra capilar y (la sustancia) es la que refleja la luz, dando una apariencia de más brillo", afirma.

Los riesgos de que las personas usen productos hechos para animales
Lavarse el cabello con un shampoo que en realidad es igual a cualquier otro, quizás no tiene nada de malo en términos de salud. Eso si estamos hablando de productos cuyo público objetivo son personas. Sin embargo, cuando se trata de productos hechos para animales que son utilizados por humanos, la cosa cambia.

Según William Romero, hay que considerar que los productos fabricados para animales están probados exclusivamente para la piel de ellos que, habitualmente, es más gruesa que la de las personas. "La piel humana en general es más sensible, sobre todo en las áreas cercanas a la cara", explica el dermatólogo. De esta manera, si una persona usa un producto hecho para animales, lo primero a lo que se arriesga es a sufrir una irritación.

Sin embargo, es posible que las consecuencias sean incluso más severas. "Hasta pueden tener un envenenamiento o intoxicación, porque hay sustancias que pueden penetrar a la piel y producirles más daño", sostiene el médico. Esto, porque si el producto no está probado en humanos, es posible que contenga algún ingrediente que sea perjudicial para las personas.