El caso Jessica Simpson: ¿se pueden bajar todos los kilos después del embarazo?

La actriz, cantante y diseñadora estadounidense ha subido 18 kilos o quizás más en la espera de su hija. ¿Podrá eliminarlos y volver a su antiguo peso? Entérate aquí.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Sa. 14 de abril de 2012, 07:00
Más Ménos

Jessica Simpson cuando actuó en "Los Dukes de Hazzard" (izquierda) y hace pocas semanas (derecha).

Jessica Simpson cuando actuó en "Los Dukes de Hazzard" (izquierda) y hace pocas semanas (derecha).

¿Ubicas a Jessica Simpson, la actriz y cantante estadounidense que vestía unos ajustados y cortísimos shorts de jeans cuando interpretó a Daisy Duke en la película "Los Dukes de Hazzard"? Seguramente alguna vez has visto una imagen de ella y la recuerdas como la sexy mujer con un cuerpo espectacular, que dejó a muchos hombres con la boca abierta cuando vieron la cinta del director Jay Chandrasekhar.

Sin embargo hoy su realidad es radicalmente distinta. Simpson (31) está embarazada y su hija nacerá a fines de este mes. ¿Y qué?, seguramente te preguntarás. La respuesta es simple y la puedes encontrar si buscas en internet las últimas fotos que se han publicado de ella, con lo que te darás cuenta de que está casi irreconocible. Claro, porque la otrora esbelta y tonificada actriz ha subido más de 18 kilos -algunos hablan de hasta 25- durante su "dulce espera" y sin duda se le notan.

"Cuando estaba embarazada de gemelos tenía la mitad de su tamaño (...) Ella se ve demasiado grande. Yo tenía dos bebés dentro de mí y no estaba tan enorme como ella", afirma una mujer en un foro de internet sobre el tema. "Ella ha subido demasiado de peso y no todo es bebé. Lo bueno es que podrá pagarle a un entrenador para volver a lucir como Daisy Duke", sostiene otra entre los múltiples comentarios que se pueden encontrar en la red sobre el estado físico de la también diseñadora de moda.

Incluso especialistas han criticado la gordura de la actriz. "Nadie nunca debería verse como Jessica Simpson. Ella es absolutamente una cerdita... No puedo creer lo pesada que está", dijo la ginecobstreta Tara A. Solomon, directora médica del Women's Wellness Center de Florida, a una periodista de la revista Slate.

Jessica Simpson "muy" embarazada
Ve a la actriz cuando estuvo en el show de Ellen Degeneres el mes pasado.

Y en realidad no es difícil que esté así si se considera que durante su embarazo la actriz no se ha privado de nada. De hecho, en su cuenta de Twitter ha confesado que los macarrones con queso son su desayuno, siente debilidad por los sándwich de mantequilla de maní, come melón con sal a toda hora y se ha vuelto adicta al menú Tex Mex.

Pero a ella parece no importarle su aumento de peso e incluso se aventuró a
posar desnuda en la portada de abril de la revista Elle. Además, está segura de que después de dar a luz recuperará su antigua y envidiable figura. "Tuve un gran embarazo. Comer y no tener que preocuparme mucho por ello ha sido divertido. Tomarse un descanso del trabajo ha sido definitivamente divertido. Pero estoy lista para que se termine. ¡Estoy lista para tener mi cuerpo de nuevo!", señaló a Hello Magazine a fines de marzo pasado.

La duda que queda es ¿podrá lograrlo? Quizás ella sí, ya que tiene los recursos como para "ayudarse" con cirugías, tratamientos y personal trainers. Pero, ¿qué ocurre con el común de las mujeres?

Aumento poco saludable

"No es nada beneficioso ni para ella ni para la guagua subir esa cantidad de kilos en el embarazo", sostiene Patricia Rodríguez, nutricionista de Clínica Alemana, al referirse a la situación en la que se encuentra Jessica Simpson y antes de responder a la pregunta de si es posible que una mujer vuelva al peso que tenía antes del embarazo subiendo esa cantidad de kilos.

La especialista agrega que con un excesivo aumento de kilos durante la gestación, la madre se arriesga a hacer una hipertensión, una diabetes gestacional y otros cuadros peligrosos tanto para ella como para su hijo. Por esta razón, llama a subir lo recomendado, es decir, entre nueve y 12 kilos si se trata de un solo feto y la mujer está en un estado nutricional normal.

Y la pregunta del millón, ¿se pueden bajar los kilos de más? "Siempre se puede, pero no es que sea muy simple ni corto", advierte Patricia Rodríguez, y explica que es necesario hacer un plan de adelgazamiento que incluya una alimentación equilibrada, bien fraccionada y actividad física en la medida de lo posible. "Eso además va a activar más el metabolismo, va a ayudar con el gasto calórico y va a recuperar toda la masa muscular", afirma.

Sin embargo, la nutricionista aclara que la pérdida de peso nunca va a ser inmediata, es decir, es equivocado pensar que nacerá la guagua y se bajarán los kilos extras. "Posiblemente va a demorarse entre tres y seis meses dependiendo de la persona, de la actividad física que realice, etc. Hay un montón de factores que van a influir. Pero sí es absolutamente posible volver al peso inicial", insiste.

La especialista recalca que la lactancia es una excelente instancia para que las madres adelgacen, esto debido a que el gasto calórico de ellas aumenta considerablemente, ya que su organismo sí o sí tiene que producir leche. Eso sí -señala Patricia Martínez- esto no ocurrirá si la mujer no se alimenta de manera apropiada, "come como loca y cualquier cantidad de calorías". "Ni siquiera digo que siga una dieta hipocalórica, con una alimentación equilibrada basta", dice la nutricionista.

Otro factor a considerar es que a las mujeres que suben mucho de peso durante su embarazo, puede que tras el parto les quede la tendencia a engordar. Sin embargo, esto -explica la especialista- no se debe tanto a que haya cambiado su metabolismo, sino que más bien tiene que ver con el estilo de vida que tengan, con cómo comen y qué actividad física realizan. "Por lo general, las mujeres después de que son mamás se ponen un poco más sedentarias. Hay veces que en el período de posnatal están en su casa, sin hacer nada en el sentido físico. Entonces, eso va ayudando a que vayan quedándose con los kilos", sostiene.

¿Le ocurrirá eso a Jessica Simpson? En los próximos meses tendremos la respuesta, aunque se sabe que la actriz, cantante y diseñadora ya tiene un plan para bajar de peso. El sitio
Hollywood Life informó la semana pasada que Weight Watchers -una compañía internacional que ofrece productos dietéticos y servicios, para ayudar a adelgazar y mantener el peso- le ofreció a Simpson tres millones de dólares por convertirse en su portavoz. Además, ella ha dicho que recurrirá a Harley Pasternak, un entrenador con quien trabajó en 2007 y logró bajar nueve kilos. Veremos si esta vez también le funciona.