Deeksha, la transmisión de energía que los jóvenes están practicando

Es una “Bendición de Unidad”, que produce un cambio neurobiológico en el cerebro que equilibra su funcionamiento y abre la conciencia.

Por Francisca Vargas V.
Lu. 11 de junio de 2012, 08:21
Más Ménos

Deeksha, Diksha o “Bendición de Unidad”, es una transmisión de energía inteligente que se recibe en la parte superior de la cabeza, en la corona, a través de la imposición de las manos de un Deeksha Giver por unos segundos o minutos.


Aunque también es posible recibirla, como otras sanaciones, con el poder de la intención de quien la envía.


No es un religión ni una práctica dogmática. Es más bien, una experiencia espiritual que conecta con el sentido de unidad en todo.


“Cada vez son menos los momentos de conexión, predominando el sentirnos separados y aislados. Al momento de conectarte, el instante en que te sientes parte de lo que está sucediendo, tu vida se llena de sentido, estás pleno y completo”, explica Ricardo Bravo, fundador y director de Oneness Flowers que enseña esta técnica de sanación espiritual. 


La “energía divina inteligente”, como la denomina, pasaría como una corriente eléctrica afectando el cerebro, médula espinal y las glándulas endocrinas. Según el neurólogo alemán Christian Optiz, que cita, ha demostrado que esta energía produce cambios a nivel neurobiológico. Detalla el especialista que ralentiza los lóbulos parietales del cerebro y activa los lóbulo frontales. Esto quiere decir, que disminuye la sensación de separación con los demás y aumenta la dopamina o la alegría en la vida diaria.


Al parecere, los efectos son variados. Ricardo Bravo también menciona que mejora los problemas de comunicación, se siente paz interna, conexión, unidad y se desencaden cambios beneficiosos en la salud, bienestar, relaciones y desarrollo personal.


Esto sucedería por el hecho de “despertar” mediante este toque de energía a un sentir diferente, que ellos califican y enfatizan como un nuevo estado de “unidad”.

Popular entre los jóvenes

“Hay una necesidad gigante en los jóvenes de encontrar sus raíces, de re-descubrir el sentido de algo mayor, porque ya no están cómodos con sólo estudiar, trabajar, tener familias y alcanzar los objetivos que eran la satisfacción plena de las generaciones anteriores”, afirma Ricardo Bravo, quien lleva más de 15 años de entrenamiento teórico-práctico en metodologías orientales de auto conocimiento, salud y calidad de vida en la Fundation For World Awakening USA.


Añade que la necesidad de los jóvenes se puede resumir en que quieren sentirse ciudadanos del mundo y ser parte de una generación que trae paz al mundo y se reconcilia con la tierra. “Son personas con conciencia ecológica, social y espiritual y muchos de ellos son los que están siendo parte de este fenómeno del Deeksha”, describe. Así debe ser, porque según las cifras que entrega, existen miles de Deeksha Givers o facilitadores en el mundo.


“El Deeksha ha llegado a más de 180 países y se expande a una velocidad gigante. Mas allá de una proyección de Deeksha Giver, lo importante es que 70.000 personas experimenten en el mundo entero un cambio radical y permanente en su percepción, donde pasan de un sentimiento de estar separados a uno de Unidad”, puntualiza.

¿Cuál es el origen?


La Iniciación Espiritual antiguamente era conocida como “Deeksha”, que significa literalmente semilla. Ricardo Bravo aclara que cuando un buscador recibía el regalo de la “Conciencia Divina” en su vida, se entendía que este había sido iniciado. Esta iniciación podía ser espontánea o transmitida a través de un “Maestro Espiritual Auto-realizado”.


Sin embargo, en esta última década, Sri Amma y Sri Bhagavan dos maestros espirituales de la India y fundadores de la Oneness University han desarrollado un Deeksha mucho más masivo, que trabaja en las áreas de sanación de relaciones y del cuerpo.


“El deeksha también provoca un ‘Despertar de Inteligencia’ para resolver temas financieros, laborales y comenzar a acceder a un estado de mayor conexión con todo lo que esta ahí”, especifíca Ricardo Bravo, integrante de Oneness University y de Yatra Expedition.

Ser un Deeksha Giver

Cualquier persona puede “iniciarse” y entregar Deeksha. El único requisito, dice Bravo, es tener pasión por el crecimiento personal, “Despertar” y querer hacer una diferencia en este mundo.


Para formarse hay que participar en el Curso de Iniciación que habitualmente se están dando y luego, podrá compartir sesiones de Deeksha con sus familiares y amigos, tocar temáticas básicas y simples, compartir sus experiencias liberadoras y comenzar un proceso de “Preparación” para acceder a un curso de “Profundización”, si así se siente.


Cada participante, entrará en un viaje de auto-sanación, “de reconciliación con uno mismo y con todos y todo los demás, viviendo cada momento de su vida como un aprendizaje que expande su conciencia, ya que su atención estará hacia el interior lo que ayudará, entre otras cosas a sanar el vínculo con los padres”, señala Ricardo Bravo desde Punta del Este.