Las enseñanzas del Dalai Lama para abrirse al amor sin límites

“Los siete pasos hacia el amor” es el libro que entrega en occidente algunos de los sabios conocimientos que vienen del Tíbet.

Por Emol
Sa. 16 de junio de 2012, 07:00
Más Ménos


“Cuando hablo de amor y compasión no lo hago como budista, ni como tibetano, ni como Dalai Lama, sino como ser humano que habla a otro ser humano”. Esa es la primera declaración que hace su santidad Tenzin Gyatzo, Dalia Lama, el guía temporal y espiritual del pueblo tibetano, en esta publicación que busca abrir la mente y el corazón para obtener mejores convivencias y lograr la felicidad en cada uno.


Su intención es enseñar a cómo transformar la vida diaria, el pensamiento y nuestra relación con los demás, tomando como base al amor, la compasión y el interés por quienes nos rodean.


De esta manera, “Los siete pasos hacia el amor” del Dalai Lama (Debolsillo de Random House Mondadori) entrega conocimientos antiguos y sencillos para aprender hoy cómo hacerlo en la vida diaria.


El guía espiritual habla de amor, compasión, tolerancia y paciencia para conservar la paz interior y para apaciguar la irá de los demás. Para ensayar esta forma amorosa de relación, dice que es necesario mantener una disciplina meditativa, conciencia y comprensión clara de los efectos que trae actuar desde la rabia y no desde el amor. Para ello, expresa, que es primordial cultivar la mente. De ahí la meditación.


Explica que todas religiones transmiten mensajes de amor, compasión, sinceridad y honestidad, pero si uno se apega demasiado a esos mensajes e intenta imponer estos valores, sin respeto a los otros, surgirá el conflicto.


En ese sentido, invita a ir más allá de cuestiones filosóficas y practicar el amor diariamente. “Las personas sabias piensan en los demás, ayudan en todo lo que pueden y el resultado es felicidad”.


El objetivo, comenta, debe servir a los demás, no dominarlos. Por eso llama a su religión sencilla y que no necesita templos, ni complejas filosofía. “Tu propia mente, tu propio corazón es el templo; tu filosofía, la simple bondad”, asegura.

Los siete pasos

Es conocido que en el Tibet, se guardan las enseñanzas y prácticas espirituales de un gran número de grandes yoguis-eruditos que conducen a la iluminación, según la cultura tibetana. El compendio que las atesora se llama “Los estadios del camino hacia la iluminación”, donde con detalle enseñan los diferentes niveles que habrá que cursar para ir profundizando para llegar a ese estado que alcanzan los maestros espirituales.


Sin embargo, para que más personas puedan acceder a estos conocimientos, está el libro “Los siete pasos hacia el amor”, que el Dalai Lama escribió para mostrar el camino para desarrollar el amor.


Antes de comenzar, recomienda el guía espiritual, es necesario aprender ciertas prácticas meditativas que ayudarán a desarrollar la ecuanimidad, trabajar el desapego y entender el por qué se dice que la naturaleza de la mente es pura y que las emociones contraproducentes arraigadas en la mente son susceptibles de ser modificadas.


El primer paso que invita a recorrer es “Reconocer a los amigos”, para tener una actitud fuertemente positiva hacia círculos de personas cada vez más amplios. “El ejercicio comienza con la elección de tu mejor amiga o amigo como modelo para evaluar a otros amigos menos íntimos; luego a las personas neutrales, y por último, a los enemigos –personas que querrían perjudicaros a ti y a tus amigos-. La tarea más difícil en este paso es apartar las piedras emocionales que te impiden progresar”.


El segundo movimiento es “Agradecer la bondad” y reflexionar sobre la ternura y piedad con que familiares y amigos se han mostrado hacia nosotros, sobre todo en la infancia. “Cuando empezamos a sentir agradecimiento por esa bondad podemos extender poco a poco nuestra gratitud a personas que no pertenecen a nuestro círculo de amigos”, señala.


El tercero y cuarto están relacionados y se refuerza mutuamente. Uno es “Corresponder a la bondad” y el siguiente es “Aprender a amar”. Es decir, realizar acciones que reflejen esa gratitud hacia el otro y reconocer el sufrimiento humano. “Este proceso no consiste en buscar un amor nuevo y espiritual, sino en utilizar los sentimientos de amor familiar y aplicarlos a círculos cada vez más amplios”, subraya.


Posteriormente, vendrá un extenso capítulo para aprender a distinguir entre amor y apego y cómo el amor, es la base de los derechos humanos.


Los pasos que siguen son “El poder de la compasión”, “El compromiso pleno” y el último, “Buscar la iluminación altruista”. Cada uno de ellos buscará despertar el deseo de unidad y el entusiasmo que causa pensar y actuar en correspondencia para que todos los seres sean felices.


El libro “Los siete pasos hacia el amor”, no solo enseña teoría o filosofía sino que cada capítulo va acompañado de una serie de ejercicios que servirán al lector poner en práctica rápidamente los contenidos tibetanos.


El objetivo final de la lectura, se podría describir como un impulso para vivenciar una realidad menos centrada en uno mismo y más abierta hacia entregar amor los demás, ya que según los tibetanos, esa sería la clave de la verdadera felicidad.