La mujer que perdió la custodia de sus hijos por tener cáncer de mamas

Su caso conmovió a todo EE.UU., sobre todo tras saberse que murió, luchando por estar todo lo que pudo cerca de los menores.

Emol
Sa. 14 de julio de 2012, 07:00
Más Ménos
Time.com

Time.com

ABC News

ABC News

Ya ha pasado poco más de un año desde que Sofia (12) y Bud (8) tuvieron que irse a vivir con su papá, Kane Snyder, en Chicago. Su mamá, Alaina Giordano, que vivía en Carolina del Norte, había perdido la custodia de su cuidado, según la jueza que lo dictaminó, más que nada porque la etapa 4 de su cáncer de mamas la imposibilitaba de hacerse cargo de los menores como correspondía.

“Los niños que tiene un padre con cáncer deben tener mayor contacto con el que está sano”, habría sido otra de las argumentaciones de la justicia, según los medios de EE.UU.. Por otro lado, la condición de ama de casa de la mujer, frente a la de empleado de Kane, fue utilizada también en su contra, durante una batalla legal que sacó a la luz infidelidades y el avance del cáncer detectado en 2007, en el cuerpo de la mujer. Para cuando supo que sus hijos se irían a vivir a otra ciudad, la enfermedad ya había hecho metástasis en sus huesos.

La situación se complicaba más aún, cuando Alaina debía elegir entre la posibilidad de mudarse con todo a la nueva ciudad de sus hijos, o continuar con el tratamiento que llevaba haciendo con sus médicos, que la habían incluido en una serie de nuevas pruebas clínicas para tratar la enfermedad.

“Me veo obligada a decidir entre ver a mis hijos todos los días o no vivir lo suficiente para ser su madre”, comentó la mujer en agosto pasado, tras haber optado por quedarse junto a los médicos y hacer lo posible por viajar apenas pudiera a Chicago. “No tiene sentido que los alejen de mí, porque nadie sabe cuánto tiempo más voy a vivir. Todos morimos y nadie sabe cuándo”, dijo a ABC News.

Abrió una página de Facebook, que gracias a las noticias sobre su caso, agrupó a varias personas que la ayudaron, en un comienzo, buscando alojamiento en Chicago para visitar a Sofia y Bud. Pero con el tiempo ganó tanta popularidad, que hasta le dio para arrendarse un departamento.

Pero la enfermedad no le dio tregua y solo le quedaba aprovechar lo último de vida que le quedaba.

Su hermana, Lauren, solicitó a través del abogado que los hijos de Alaina pudieran pasar unas semanas con ella, en la casa de sus abuelos, en Pensilvania. Aparentemente, por lo que se informa en distintos medios del país, el ex marido se negó.

Pero se recurrió a una moción de emergencia en el tribunal de familia, que finalmente fue aprobada para que la mujer pasar un mes con Sofia y Bud, hasta el 8 de julio. Y durante ese tiempo, Alaina aprovechó de grabarles un cuento leído por ella, de conversar mucho con su hija y escribir en su diario, esperando que sus hijos lo lean más adelante.

No alcanzó a cumplir un mes junto a los menores, y murió el pasado 30 de junio, no sin antes pedirle a su hermana: “Haz que no se olviden de mí”.

El caso conmovió a Estados Unidos, donde se deja constancia en los medios de que  Kane Snyder no ha querido referirse al tema, y donde se cuestionan si una enfermedad como el cáncer es motivo suficiente para quitarle la custodia a un padre. De momento, se espera que la batalla legar no termine con al muerte de Alaina, cuando los padres de ella aleguen el derecho de visitar a sus nietos.