Las alternativas para levantar un trasero caído

Con ejercicios, tratamientos estéticos o cirugía puedes lograr glúteos como los que tienen las brasileñas.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 24 de julio de 2012, 08:00
Más Ménos

Los traseros levantados siempre son objeto de las miradas masculinas. Cada vez que una mujer con esas características pasa al lado de un grupo de hombres, seguramente todos -sin excepción- se darán vuelta para observarle sus glúteos.

El problema es que muchas mujeres no pueden presumir con tener nalgas como las de las brasileñas y a la hora de ir a comprarse pantalones se deprimen porque se dan cuenta de que las suyas cada vez están más abajo. ¿Por qué ocurre este fenómeno? Francisco Navarrete, kinesiólogo del centro de estética Pretty Woman, afirma que son dos las razones principales que hacen que el trasero femenino sucumba ante la fuerza de gravedad. La primera de ellas: el sedentarismo.

"La mujer chilena es bastante floja en ese sentido, realiza poca actividad física y pasa mucho tiempo sentada", sostiene. El especialista agrega que la vida moderna también ha influido en esta realidad, ya que además de trabajar, las mujeres deben hacerse cargo de sus casas y familias, lo que las hace dejar de lado el ejercicio.

Según Navarrete, la segunda razón detrás de la caída de los glúteos es la genética. "Las mujeres tienen predisposición a generar flacidez por las hormonas que poseen. El cuerpo de una mujer no es atlético (...) Está diseñado para retener grasa para prepararse para los embarazos", dice.

Ante un panorama tan poco auspicioso, la pregunta que surge es: ¿qué alternativas tienen las mujeres para solucionar un trasero caído? El kinesiólogo señala que lo primero de todo es realizar actividad física. "Por lo menos tres veces por semana, unos 45 minutos. Ojalá trabajo cardiovascular como bicicleta o trote, y ejercicios localizados para los glúteos", aconseja.

En este sentido, Fernando Prieto, profesor de la Escuela de Pedagogía en Educación Física de la Universidad del Pacífico, explica que los glúteos están formados por tres músculos: uno mayor, otro mediano y un último menor. "De esos tres el más voluminoso es el glúteo mayor y es el que está más atrás. Entonces, por lo general lo que se busca es aumentar un poco su volumen" si el objetivo es levantar un trasero caído, dice.

Asimismo, el especialista sostiene que el glúteo mayor es por excelencia el músculo extensor de la cadera. Por esta razón, para desarrollarlo y fortalecerlo, recomienda los siguientes ejercicios para realizar en casa:

1.- Sentadillas: se realizan pasando de la posición sentada sin apoyo a la posición de pie y viceversa. Se pueden hacer en series de 10 a 15 repeticiones con descansos entre una y otra. "Sin embargo, es un ejercicio de no gran esfuerzo para los glúteos, porque ellos están preparados para eso. Entonces, lo más probable es que haciéndolo todos los días no se gane mucho estéticamente", afirma el docente. Por esta razón, propone realizarlo con algún tipo de sobrecarga para que realmente se produzca la hipertrofia o aumento de volumen en el músculo.

"Para eso -sin necesidad de trabajar con pesas- podríamos hacer lo mismo afirmados de una baranda, pero con un solo pie (...) Ahí le doblamos el peso al músculo que está trabajando", explica. La idea es pararse en uno de los pies y el otro doblarlo hacia atrás hasta que toque el glúteo, afirmándolo con la mano del mismo lado. La otra mano se sostiene del apoyo para poder subir y bajar sin perder el equilibrio. "Agacharse y volver a subir en esa posición es difícil, pero es un ejercicio de alta fuerza tanto para los músculos del muslo, el cuádriceps en este caso, como para los músculos glúteos", asegura Prieto.

2.- Estocadas: parada con los pies juntos, debes dar un paso hacia adelante y bajar, de manera que ambas rodillas queden en 90 grados. Luego devuelves a su posición original el pie que llevaste hacia el frente. Con este ejercicio, sostiene el profesor de educación física, el pie que queda atrás no trabaja tanto su musculatura glútea, lo contrario a lo que sucede con el que se da el paso. La recomendación es hacer series de 10 repeticiones, con descansos y alternando los pies entre una y otra. Para que el trabajo sea un poco más difícil, es posible sostener en cada mano un kilo de algún alimento (arroz, azúcar, etc.).

"Si la persona está más avanzada, hace el ejercicio todos los días y lo encuentra muy liviano, puede tratar de hacerlo parada sobre una superficie que esté a 10 centímetros del suelo (el peldaño de una escalera o un montículo de diarios), y desde allí dar la estocada hacia adelante y hacia abajo. Eso va a aumentar la carga una enormidad", sugiere Fernando Prieto.

3.- Subir escaleras: "Sirve mucho" para dar más volumen a los músculos glúteos, asegura el especialista. La idea es intentar realizarlo cuantas veces pueda la persona e ir aumentando de a poco la cantidad de repeticiones. "Si se puede, hacerlo al trote o corriendo. Si se hace caminando, una forma de darle sobrecarga a este ejercicio es subiendo los escalones de dos en dos, o de tres en tres", señala el docente.

4.- Patada hacia atrás: lo puedes hacer de pie o en el suelo afirmada en tus manos y rodillas. La idea es levantar la pierna completa hacia atrás y luego volverla a su posición original. Según Fernando Prieto, como en este ejercicio sólo se trabaja con el peso de las piernas, la exigencia para los músculos glúteos es mucho menor. "De todas maneras, si la persona está empezando a hacer ejercicio, es una buena forma de comenzar, pero el entusiasmo le durará una semana y luego se aburrirá porque no produce cansancio y no va a generar la hipertrofia que está buscando", dice el especialista.

Tratamientos estéticos

A las actividades propuestas por el profesor de educación física también pueden agregarse tratamientos estéticos. En Pretty Woman, por ejemplo, tienen algunos que están enfocados a levantar glúteos, reducir grasa y mejorar el aspecto de la piel.

Francisco Navarrete explica que un tratamiento básico consiste principalmente en masajes y electroterapia. "Se realiza un masaje ascendente que va modelando el glúteo, que va reacomodando la grasa, y al mismo tiempo va estimulando el metabolismo para que se vaya eliminando", describe.

En tanto, la electroterapia se utiliza para trabajar el trasero de manera pasiva. "Va tonificando al músculo y va dando forma al glúteo", asegura el kinesiólogo.

A este tratamiento básico se pueden agregar otros adicionales, como la mesoterapia virtual. "Es la inducción de principios activos a la piel a través de una corriente eléctrica", sostiene Navarrete. La idea es trabajar con determinados principios activos según sea el objetivo de la persona y por eso se dispone de centella asiática, cafeína y productos con yodo, entre otros.

Otra alternativa es la aplicación de máscaras modelantes o yesoterapia. Este tratamiento "ayuda a eliminar líquidos y a tonificar la piel, según los principios activos que tenga el yeso que se utiliza", explica el especialista. En Pretty Woman cuentan con un yeso reafirmante a base de murtilla, y otro lipolítico (adelgazante) a base de yodo y cafeína.

Francisco Navarrete afirma que el mínimo de sesiones que se recomienda para un tratamiento de glúteos es de 12, las cuales idealmente se deben realizar con una periodicidad de dos a tres veces por semana. "Por lo general, después de la décimo segunda sesión ya se empiezan a ver resultados notorios", indica.

Cirugía

Si no tienes paciencia y quieres lograr un trasero levantado en el cortísimo plazo, la opción que más te conviene es la cirugía. El cirujano plástico Roy Sothers cuenta que los procedimientos en glúteos son más solicitados de lo que se cree. "Generalmente, como cualquier cirugía corporal, es más frecuente que se dé antes del período de verano, cuando la gente se empieza a sacar la ropa y se empieza a mirar el cuerpo", sostiene.

El médico afirma que son dos las cirugías que más se utilizan para levantar los glúteos. Una es la lipoinyección, esto es, extraer grasa de otras áreas del cuerpo, procesarla –filtrarla, centrifugarla y limpiarla- e introducirla en el sector de las nalgas. Sothers explica que este procedimiento "hace un aspecto estético que es más sutil, no es para dar grandes volúmenes, sino que para dar forma de una manera no tan agresiva".

El otro método es la gluteoplastía, que consiste en colocar implantes de silicona debajo del músculo glúteo. "Eso sí que da volumen, levanta la cola, deja mucho más proyectado y bonito", opina el especialista.

El cirujano plástico también aprovecha de desmitificar el uso de hilos tensores para levantar el trasero. "El glúteo es un área que está sometida habitualmente a mucho traumatismo (...) Entonces es ilógico pensar que unos hilos puedan levantarlo", enfatiza.

Sothers afirma que el sistema de hilos puede servir para zonas como el rostro, donde los tejidos son suaves y delgados. Sin embargo, si esos mismos se instalan a nivel de los glúteos, "si la persona da un paso fuerte o se sienta de forma brusca, el hilo inmediatamente se corta o se suelta. No es posible soportar el movimiento y la presión que se hace en los glúteos a través de hilos, eso definitivamente no funciona", concluye.