Revelan las tres principales estrategias para tener éxito en la dieta

Son simples, sin costo, pero requieren fuerza de voluntad. Lo más importante, dicen los expertos, es tomar conciencia de lo que se está comiendo.

Emol
Do. 12 de agosto de 2012, 07:00
Más Ménos
Esteban Garay, El Mercurio.

Esteban Garay, El Mercurio.

Tomarse un vaso de agua antes de cada comida o no comer después de las 8 de la tarde, son algunos de los datos que, boca en boca, llegan hasta los oídos de las personas que quieren bajar de peso. Pero, ¿cuáles son realmente los hábitos que ayudarán a lograr el objetivo en una dieta?

Un reciente estudio publicado en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, reveló las tres claves para perder más kilos y no caer en la tentación alimenticia mientras se mantiene un régimen. Y la base de éstas recae en tomar conciencia de lo que se come en el momento.

“Es difícil hacer cambios en la dieta cuando no estás prestando real atención a lo que estás comiendo”, dijo la doctora Anne McTiernan, directora del Fred Hutchinson Cancer Research Center, y autora de la investigación que duró un año.

En ese período, se reunió a 123 mujeres postmenopáusicas, desde los 50 a 75 años, que se dividieron en dos grupos; el primero se sometería a una dieta restringida, y el segundo, a un régimen y al ejercicio. Asimismo, se les pidió que periódicamente llenaran cuestionarios acerca de lo que comían, de dónde y cuándo lo hacían, y que señalaran qué estrategias personales estaban utilizando para ayudarse a seguir la dieta.

Finalizado el proceso del estudio, se descubrió que la gran mayoría había perdido, en promedio, un 11% de su peso, equivalente a unos 9 kilos. Pero lo que más llamó la atención de los expertos fue que se reveló qué estrategias fueron las que ayudaron a más mujeres a disminuir su talla.

Estas son:

1.- Llevar un diario de alimentación: “Saber lo que comes y controlar el tamaño de las porciones es la clave en cualquier dieta para bajar de peso”, comentó McTiernan.

De hecho, en su estudio se demostró que aquellas mujeres que aseguraron utilizar un diario de alimentación, perdieron 3 kilos más que las que no.

El motivo, según los expertos, es que con él, las personas tienen un mayor control de las cosas que comen, siendo conscientes de cuán saludable está siendo su comida, el tamaño de sus platos y las calorías que éstos tienen.

Se aconseja ser precisos, constantes y anotar todo en el diario, incluso cómo se preparó el alimento, los condimentos utilizados y los aderezos. Es importante llevarlo siempre para escribir con detalle la información, y para eso se puede utilizar una libreta o una aplicación para smarthphones creadas especialmente para esto, como “Calorie Counter & Diet Tracker”. 

El éxito que acompaña a esta práctica es ya conocido. De hecho, en 2008,  el Centro de Investigación de la Salud “Kaiser Permantene”, en Portland, informó que llevar un registro de lo que se come puede hasta duplicar el peso perdido en una dieta.

2.- No saltarse las comidas: Aquellas mujeres que en la investigación de McTiernan dijeron haberse saltado ciertas comidas del día, perdieron 4 kilos menos que aquellas que declararon ser más regulares en su alimentación.

Según la doctora, esto se debe a que aguantarse el hambre y no tomar once, por ejemplo, o abstenerse de un tentempié sano entre comidas, hace que la gente sea más propensa a darse atracones, consumiendo más calorías de las que debieran. Por otro lado, el ayuno afecta al metabolismo, perjudicando la pérdida de peso.

“También creemos que saltarse las comidas puede sumarse a otro tipo de comportamientos. Por ejemplo, la falta de tiempo y esfuerzo en planificar y preparar comidas puede llevar a una persona a saltarse las comidas o a comer más afuera”, explicó la doctora.

3.- Prepara tu comida en la casa y evita los delivery y los restaurantes: Una vez más, la falta de control sobre el alimento fue una de las razones que perjudicó la dieta de las mujeres estudiadas.

De ellas, las que dijeron haber almorzado o cenado fuera de la casa o haber pedido comida para llevar, fueron las que menos bajaron de peso, debido, probablemente, a no ser ellas mismas las que midieron sus porciones de comida ni se preocuparon de las calorías de los ingredientes de sus platos.

“Creemos que nuestros hallazgos son prometedores, porque muestra que estrategias básicas como tener diarios de alimentación, comer menos seguido fuera de la casa y a intervalos regulares, son herramientas simples que las mujeres postmenopáusicas -un grupo que en general tiene un mayor riesgo de subir de peso- pueden usar para ayudarse a bajar kilos con éxito”, dijo McTiernan.

Como dato aparte, se reveló que no hubo mayor diferencia en los resultados de las mujeres que se pesaban diariamente y las que lo hacían una vez por semana.