Cinco reglas que permiten perder 10 kilos de grasa en 30 días

Forman parte de la Dieta de los Carbohidratos Lentos propuesta en el libro “El cuerpo perfecto en 4 horas”, una guía para obtener grandes resultados con pequeños cambios.

Emol
Do. 19 de agosto de 2012, 07:00
Más Ménos

Bajar de peso y tonificar el cuerpo son dos ideales que generalmente toman algo de tiempo para hacer realidad. Sin embargo, el empresario estadounidense Timothy Ferriss dio en el clavo y pudo responder en su libro "El cuerpo perfecto en 4 horas" (Ediciones B) una pregunta que para algunos es fundamental: ¿qué cambios pequeños producen los mayores resultados?

Eso sí, para lograrlo debió trabajar más de una década e invertir más de 250 mil dólares para probar consigo mismo cada moda, dieta, suplemento y entrenamiento que encontró para identificar las pocas cosas que realmente funcionan con el menor gasto de tiempo y esfuerzo. Pero no lo hizo solo, sino que más de 100 expertos lo ayudaron, entre ellos médicos y hasta científicos de la NASA.

El resultado fue un libro de más de 500 páginas que trata temas bastante heterogéneos, que van desde cómo aumentar la masa muscular hasta cómo mejorar el sexo o aprender a nadar sin el menor esfuerzo.

Uno de los capítulos que llama la atención es el titulado "Restar grasas", en el que el autor plantea que es posible que una persona pierda grasa, aunque continúe comiendo literalmente como "cerdo". ¿Cómo? Según Ferriss la respuesta se encuentra en la llamada Dieta de los Carbohidratos Lentos, "la única, además de la radical Dieta Cíclica Ketogénica (DCK), con la que se me han marcado las venas en el abdomen, que el es último lugar donde pierdo grasa", asegura.

Para seguirla, el autor sostiene que sólo es necesario seguir cinco reglas, las cuales -dice- resumen todo lo que se necesita para una pérdida rápida de grasa y que son aplicables a un 99,9 por ciento de la población. "Seguido al pie de la letra, nunca lo he visto fallar. Nunca", indica convencido.

Regla N° 1 Evita los carbohidratos blancos: "No comas nada blanco a menos que quieras engordar", aconseja Timothy Ferriss, y entrega una lista de los alimentos que se deben evitar: pan, arroz (incluido el integral), cereales, papas, pastas, panqueques y alimentos fritos con rebozados. El autor también entrega otra razón para no consumir estos productos: "El dióxido de cloro, una de las sustancias químicas empleadas para blanquear la harina, se combina con las proteínas residuales de la mayoría de esos alimentos para formar el aloxano. Los investigadores utilizan el aloxano en las ratas de laboratorio para inducir la diabetes. Exacto: se emplea para provocar diabetes. Esto es una mala noticia si comes cualquier cosa blanca o 'enriquecida'", dice.

Regla N° 2 Elige unas pocas comidas y repite las mismas una y otra vez: Según Ferriss, "la mayoría de quienes siguen con éxito una dieta, tanto si su objetivo es ganar músculo como perder grasa, repiten los mismos menús una y otra vez". Por esto, propone una lista de alimentos divididos en proteínas, legumbres y verduras, e insta a elaborar cada comida con elementos de estos tres grupos. En el de las proteínas incluye las claras de huevo, la pechuga o trutro de pollo, ternera, pescado y cerdo. En el de las legumbres, las lentejas, los porotos negros, hallados o rojos, y soya. Y en el de las verduras las espinacas, el brócoli, la coliflor, el chucrut, el kimchi (plato coreano a base de repollo), los espárragos, las arvejas y los porotos verdes.

"Elige tres o cuatro menús y repítelos", plantea el autor, y pone como ejemplo sus propias comidas recurrentes:

- Desayuno: claras de huevo y un huevo entero revuelto, porotos negros y verduras variadas calentadas o cocinadas en microondas.
- Almuerzo: ternera, porotos hallados y verduras variadas.
- Cena: ternera, lentejas y verduras variadas.

"Recuerda que la intención de esta dieta, ante todo, es que sea eficaz, no divertida", advierte.

Regla N° 3 No bebas calorías: "Bebe enormes cantidades de agua y tanto té o café sin edulcorantes u otras bebidas no calóricas o bajas en calorías como quieras", recomienda Timothy Ferriss. Asimismo, llama a prescindir de la leche, incluso la de soya, las bebidas normales y los jugos de frutas, y aclara que -según su propia experiencia- el vino tinto no impacta negativamente el índice de pérdida de grasa, por lo que lo considera totalmente permitido para esta dieta. "A diferencia del vino blanco y la cerveza, que deben evitarse", puntualiza.

Regla N° 4 No comas fruta: El autor sostiene que los humanos no necesitan comer frutas seis días por semana y menos todo el año. Por esto, su postulado es "rechaza la fruta y su azúcar principal, la fructosa, que se transforma en glicerol fosfato de manera más eficiente que casi cualquier otro carbohidrato". Las únicas excepciones son los tomates y las paltas, las cuales deben comerse con moderación. Asimismo, Ferriss sostiene que el séptimo día de la semana se puede infringir esta norma y comer fruta "hasta entrar en coma".

Regla N° 5 Tómate un día libre por semana: "Todos los sábados me empacho un poco y ya no quiero volver a ver comida basura durante el resto de la semana", cuenta el autor. Agrega que durante ese día de "disfrute voraz" no hay límites ni topes, sino que se puede comer lo que dé la gana, como helados y chocolates. "Paradójicamente, estos tremendos aumentos puntuales en el consumo de calorías una vez por semana potencian la pérdida de grasa asegurando que tu índice metabólico no se ralentiza debido a una restricción prolongada de calorías", explica. La recomendación es comenzar esta dieta al menos cinco días antes del "día del desenfreno", es decir, si se elige el sábado, la idea es empezar el régimen el lunes.