Blanco, negro y estampados son el tono de la Semana de la Moda en NY

Para Rebecca Taylor, el estampado fue hawaiano, Monique Lhuillier recurrió a las escamas de pez y Nicole Miller tenía nubes espaciales.

Por Samantha Critchell, AP
Ma. 11 de septiembre de 2012, 09:42
Más Ménos


NEVA YORK .— La historia de la Semana de la Moda ha sido contada principalmente en blanco y negro, por lo que es mucho más difícil ignorar los estampados diferentes en la pasarela, incluyendo los de Carolina Herrera.


No sólo se trata de florales o lunares. La diseñadora venezolana presentó un estampado abstracto geométrico el lunes, mientras que Tommy Hilfiger se inspiró en el mar para su colección presentada en el parque elevado High Line.


En los desfiles de Thakoon Panichgul hubo pájaros juguetones, Suno presentó celulares retro y Jason Wu estampados que recordaban rayos X.


Para Rebecca Taylor, el estampado fue hawaiano, Monique Lhuillier recurrió a las escamas de pez y Nicole Miller tenía nubes espaciales. “Los estampados son personalidad, tienen emoción, cuentan una historia”, dijo Stacey Bendet, diseñadora de Alice and Olivia, quien lucía un vestido con estampado de leopardo el lunes para presentar una colección que incluía una variedad de estampados florales creados de forma digital y pintados a mano.


Herrera hizo algunos cambios a su clásico estilo chic, suficientes para sumarse a las tendencias nuevas pero sin separarse demasiado de lo que le gusta a su mujer. Alejó todo un poco del cuerpo y jugó mucho con dobladillos.


Herrera incluso dio un nombre al popular largo de vestido un poco por debajo de la mitad de la pantorrilla que se ha visto en muchas de las pasarelas llamándolo vestido “longuette”.


Para seguir con la vibra de glamour relajado que también se ha impuesto en la semana de la moda, Herrera recortó los trajes de pantalón volviéndolos trajes de pantalones cortos, incluso para la noche, presentando una chaqueta corta de lana con ribetes blancos acompañada por unos pantaloncillos-falda de lana, así como una chaqueta de organza color crema con unos pantaloncillos con tableado, ambos decorados con bordados dorados.


Su clásico vestido de gala tenía ahora falda amplia y adornos florales. Tuvo una mezcla voluntaria de telas románticas y detalles con los estampados modernos y algunos toques de azul, verde, gris, naranja y amarillo claros.


En cambio, Tommy Hilfiger optó por la vida en el mar y los temas náuticos para su colección femenina, inyectándole una actitud relajada a sus formas de confección favoritas.


Los pantalones de vestir inspirados en la ropa de caballeros tenían un divertido estampado de cuerdas y los trajes de baño incluían cinturones, mientras que otro incluso tenía un collar como de camisa.


Las opciones para los vestidos de noche fueron un vestido rojo con forma de trapezoide, con la espalda descubierta, y tirantes con lentejuelas y un suéter azul marino combinado con bermudas, así como un enorme suéter que queda perfecto sobre un bikini.


“Este es el viaje americano. Ella va viajando por el mundo y todo se trata de mar y tierra, es del mar y del safari”, dijo Hilfiger el domingo en una entrevista tras bambalinas.


El diseñador dijo que podía imaginarse a Jackie Kennedy Onassis y a Lauren Hutton con estas piezas; mujeres a las que les gusta el lujo pero nada ostentoso.