Socióloga británica sugiere que los affaires ayudan a evitar los divorcios

En su último libro, Catherine Hakim postula la necesidad de redibujar las reglas del matrimonio, replanteando radicalmente el tema de la fidelidad.

Emol
Do. 16 de septiembre de 2012, 07:00
Más Ménos

"Claire había estado felizmente casada con un hombre mucho mayor. Cuando en el matrimonio comenzó a faltar el sexo, ella inició un affaire con un hombre más joven que duró ocho años. Cuando su marido murió, ella se casó con otro hombre cariñoso, leal y considerado. Pero ella buscó nuevamente un affaire, en un sitio web para gente casada, porque deseaba la emoción de un amante".

Tras leer el texto anterior de seguro pensarás que la mujer a la que se refiere es simplemente una desvergonzada, a la que la tienen sin cuidado los sentimientos de sus parejas y que disfruta engañándolos. Sin embargo, Claire es el claro ejemplo de una "playfair", personas que buscan affaires completamente discretos, pero al mismo tiempo preservando un matrimonio que valoran.

La figura es planteada por Catherine Hakim, una socióloga y escritora británica, en su libro "The New Rules: Internet Dating, Playfairs, and Erotic Power", que recientemente salió al mercado provocando algo de ruido por las -para algunos- osadas ideas que propone en él, entre ellas la necesidad de redibujar las reglas del matrimonio, replanteando radicalmente el tema de la fidelidad.

Así, la especialista -quien por muchos años trabajó en el London School of Economics y actualmente se desempeña en The Social Science Research Center de Berlín- sostiene que el "playfair" es el affaire del siglo 21, en el que los potenciales adúlteros se encuentran, a través de sitios web especializados en citas, para disfrutar de la emoción de una relación ilícita. De esta manera, sugiere que esta realidad podría reducir las tasas de divorcio, sobre todo las de Gran Bretaña y Estados Unidos, "que se encuentran entre las más altas del mundo".

Según Hakim, la tecnología resulta de gran ayuda en todo esto y la asemeja al fenómeno que en su momento provocó la pastilla anticonceptiva. "Así como la píldora abrió el sexo antes del matrimonio, internet está abriendo una nueva cultura de affaire entre personas casadas", sostiene.

Para defender su punto de vista, la socióloga afirma que existen evidencias de que mientras más permisivas sean las actitudes en un país, más largos son los matrimonios. Y pone como ejemplo a Francia -"donde un affaire no es considerado una traición"-, Japón -"donde el sexo es visto como un placer que hay que disfrutar"- o los países nórdicos, los cuales -asegura- van muy por delante en este "juego".

"(En los países nórdicos) las parejas discuten abiertamente sobre las 'relaciones paralelas' dentro del matrimonio. Éstas van desde affaires con compañeros de trabajo que duran años, hasta compartir unas vacaciones por unos pocos días (...) Todavía el matrimonio es una institución protegida y respetada en esos países, donde las familias pueden prosperar y funcionar sin problemas", dice.

Nunca en tu jardín

La especialista continúa su argumento señalando que la infidelidad se ha dado siempre, sobre todo en las clases más altas. "Los emperadores retozaban con las cortesanas, los reyes elegían a sus esposas por maniobras políticas y a sus amantes por compañía, la aristocracia se casaba por dinero y recurría a las amantes por placer", sostiene.

Sin embargo, afirma que la diferencia está en que hoy negociar las nuevas reglas puede ser difícil, porque las personas casadas tienen menos tiempo libre, y generalmente son más específicas y cuidadosas en la búsqueda de su amante. Eso sí, advierte que la primera de ellas siempre debe ser "nunca (tener un affaire) en tu propio patio trasero, donde estás más expuesta/o a que te descubran".

A juicio de Catherine Hakim, en esta nueva realidad de los "playfairs", las mujeres resultan muy beneficiadas ya que, a diferencia de los sitios web de citas para solteros donde principalmente ellas son las que buscan al hombre correcto, en las páginas para casados el dominio lo tienen ellos que buscan una aventura sexual. "El promedio es de alrededor de una mujer cada 13 hombres, lo que le da a las mujeres el poder para dictar los términos, desde citas en los restaurantes más costosos y regalos lujosos, hasta recompensas financieras".

La socióloga concluye afirmando que con la globalización de culturas sexuales facilitada por internet, las personas tienen más cerca prácticas más variadas y aventureras, por lo que no pueden asumir que su propia perspectiva es la única válida, inevitable y "natural".

"Por el contrario, el énfasis del sexo como una actividad de ocio en una sociedad consumista, permite a las personas en matrimonios célibes ver que su situación es algo que pueden y deben remediar, en lugar de algo que aguantar. Los sitios web lo hacen más fácil y proveen acceso masivo para encontrar a tu propia/o amante", finaliza.