Ayuno intermitente, la dieta de moda que para algunos puede parecer una locura

Quienes la han hecho aseguran que es fácil de seguir, y que con ella se pierde peso y grasa, y se mejoran los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

Emol
Ma. 18 de septiembre de 2012, 08:29
Más Ménos

Muchos son los que día a día buscan la mejor, más rápida y más saludable receta para bajar de peso, y es por esto que constantemente surgen nuevas dietas que prometen ser las indicadas. La última de ellas fue bautizada como “ayuno intermitente” o “dieta de los días alternos”, y ha ganado extraordinaria popularidad luego de que un periodista que cubre temas de salud en la BBC la realizara y comprobara sus beneficios.

Michael Mosley cuenta que cuando su editor le dijo que tendría que realizar un documental que implicaba que debía dejar de comer, no se sintió muy entusiasmado con la idea. Sin embargo, su jefe le argumentó que experimentaría dramáticas mejoras en su cuerpo, por lo que inevitablemente tuvo que aceptar.

"No tengo la suficiente fuerza de voluntad para hacer una dieta a largo plazo, pero estoy muy interesado en las razones de por qué comer menos podría aumentar tu esperanza de vida", sostuvo el reportero al explicar por qué accedió al desafío.

El régimen -que para algunos puede parecer una locura- también es conocido como 5/2, ya que básicamente consiste en comer con normalidad durante cinco días y los otros dos disminuir la ingesta a no más de 600 calorías. Mosley realizó la dieta durante cinco semanas y asegura que bajó casi seis kilos, redujo su grasa en su 25%, y mejoró sus niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

"Descubrí que podía enfrentar mejor mis días de ayuno si comía un desayuno liviano (huevos revueltos, una rebanada fina de jamón, mucho té negro, alrededor de 300 calorías), mucha agua e infusiones de hierbas durante el día, luego una cena liviana (pescado asado con muchos vegetales) en la noche", relató el periodista, y agregó: "En los otros cinco días me alimenté con normalidad y no sentí la necesidad de comer en forma insaciable".

Eso sí, Mosley aclaró que durante todo el tiempo durante el que hizo el régimen fue monitoreado de cerca por un médico y añadió que para él la dieta fue "sorpresivamente fácil" de hacer. "Estoy casi seguro de que la seguiré haciendo, aunque con menos frecuencia. El ayuno, como el comer, es mejor hacerlo con moderación", afirmó.

Un estilo de vida

"Llevo cuatro meses haciendo el ayuno intermitente. Es fantástico, pero me ha resultado difícil parar de comer cuando termino mi ayuno", comenta un participante en un foro de internet sobre la dieta. "Si tienes que perder mucho peso no deberías empezar con esto, pero si te faltan pocos kilos por perder, la recomiendo mucho. Sólo recuerda tomar mucha agua si es que la vas a hacer", indica otra persona.

A pesar de las positivas opiniones de quienes la han seguido, la dieta de los días alternos es criticada por los expertos en nutrición, quienes afirman que no es posible mantener por mucho tiempo el peso que se pierde y que incluso puede provocar desórdenes alimenticios. También sostienen que puede ocasionar problemas digestivos, como constipación o dolor de estómago.

Asimismo, los especialistas señalan que es importante que quienes se animen a seguirla, coman alimentos muy nutritivos los días que hacen ayuno.

Los postulados de la dieta fueron plasmados en un libro que fue escrito por el cirujano plástico James B. Johnson, quien la llama "dieta de los días altos y de los días bajos". En su sitio web, el médico explica que el régimen es ideal para quienes intentan perder peso, pero también que es apropiada para quienes buscan mejorar su salud y prevenir el envejecimiento prematuro.

"Es más que una dieta. Es un estilo de vida... una forma de comer para el resto de tu vida... una forma de promover una salud y nutrición óptima", asegura el médico.

Antes de comenzar a realizarla, Johnson recomienda escribir un diario que permita registrar los avances. También aconseja medir los niveles de colesterol, insulina y glucosa para monitorear las mejoras. Y por último, anotar cualquier síntoma que se tenga (alergias, asma, artritis, etc.), para verificar cómo éstos mejoran con el régimen.

El médico señala que durante los días altos, quienes siguen la dieta pueden comer libremente lo que deseen, tomando en cuenta -eso sí- que hay alimentos que se deberían consumir más seguido, como las frutas y los vegetales, y otros en forma más limitada, como los que contienen grasas trans. "Además, el objetivo de los días altos es sentirse satisfecho sin comer intencionalmente en exceso", aclara.

En tanto, en los días bajos es cuando se hace la mayor parte del "trabajo pesado". "Al restringir las calorías en los días bajos, perderás peso y también activarás el gen SIRT1, el cual ha demostrado que previene enfermedades, mejora el metabolismo y extiende la esperanza de vida", sostiene Johnson.

Las dos primeras semanas del régimen se denominan "fase de inducción" y durante ese período la idea es que en los días bajos la ingesta de calorías no sea más del 20% de lo que normalmente consume la persona.

Una vez finalizada esta primera etapa, la fase que sigue no es tan restrictiva e incluso permite consumir hasta un 35% de la ingesta normal de calorías si se desea continuar perdiendo peso. Y si lo que se quiere sólo es mantenerlo, la persona puede comer entre 50 y 60% de sus requerimientos regulares de calorías.

A juicio de James B. Johnson, la diferencia entre este régimen y otros es que con la dieta intermitente "no hay sentimientos constantes de privación y las personas siguen siendo capaces de disfrutar del placer de comer. Como resultado, es fácil mantenerse en la dieta y evitar recuperar el peso perdido".

"La dieta de los días alternos" escrita por el cirujano plástico, se ha convertido en un éxito en ventas en Amazon. El libro describe las propiedades antiinflamatorias y antienvejecimiento del régimen, y además explica cómo promueve la pérdida de peso. Asimismo, incluye recetas, menús y tips para superar exitosamente el ayuno, y detalles de los alimentos más nutritivos que se pueden elegir tanto para los días altos como bajos.