Diez mujeres periodistas fueron asesinadas en México de 2002 a 2011

Las que se han salvado han debido partir al exilio.

EFE
Vi. 05 de octubre de 2012, 08:50
Más Ménos
Lydia Cacho, una periodista amenazada en el exilio.

Lydia Cacho, una periodista amenazada en el exilio.


CIUDAD DE MÉXICO.- Una ONG mexicana presentó un informe que documenta el agravamiento de la violencia contra las mujeres periodistas en los últimos años en México y el asesinato de una decena de ellas entre 2002 y 2011.


La organización Comunicación e Información de la Mujer (Cimac) presentó el estudio en el Museo de Memoria y Tolerancia de Ciudad de México junto a varias periodistas acosadas, entre ellas Anabel Hernández y Lydia Cacho, exiliada hace dos meses tras ser amenazada de muerte.


"En 2005 las reporteras no formaban parte de las estadísticas en los informes de libertad de expresión y violencia. Solamente hombres llenaban las listas de periodistas asesinados, agraviados y desaparecidos,” dijo la presidenta de Cimac, Lucía Lagunes.


Explicó que la situación de “invisibilidad” que enfrentan incluso hoy “las ha dejado excluidas de la protección y de la justicia, el derecho a la debida investigación y a la reparación integral.”


El estudio refiere que “durante los últimos diez años en México ha habido un aumento significativo en la denuncia de casos de mujeres periodistas víctimas de la violencia, incrementándose particularmente entre 2009 y 2011.”


El estudio detalla que de 2002 a 2011 se registraron al menos 94 casos de violencia contra mujeres periodistas, de los cuales el 85,4 % fueron actos “directamente ligados con el ejercicio de su profesión.”


Un 12 % de los casos entrañaron violencia relacionada con "procesos judiciales irregulares” en contra de las comunicadoras, y un 8 % correspondieron a detenciones arbitrarias.


Por estados, el más peligroso fue Oaxaca, seguido por el Distrito Federal, Chihuahua, Quintana Roo, Jalisco y Veracruz, detalló Cimac. La periodista Lydia Cacho, que hoy interrumpió su exilio y acudió a la presentación del informe en la capital mexicana, consideró pertinente diferenciar la violencia que se ejerce contra mujeres y hombres: los primeros salen en su mayoría “corriendo” mientras que ellas “se quedan con sus hijos en casa” en casi todos los casos.


Para la fundadora de la Red Periodistas a Pie, Elia Baltazar, buena parte de la violencia que sufren las comunicadoras es consecuencia de que han cobrado protagonismo en temas como la corrupción en la política, narcotráfico y la seguridad frente a un papel tradicional en temas sociales o de cultura.


"Precisamente por ese entrenamiento anterior en los temas sociales, en pobreza, infancia, temas de mujeres, migración, la salud, las mujeres periodistas hoy han tomado un papel relevante en la cobertura de la violencia,” apuntó.


La periodista Anabel Hernández lamentó que en México los propios medios de comunicación sean “los últimos en reclamar justicia” y "los primeros en censurar” a sus periodistas cuando estas enfrentan problemas que, en ocasiones, terminan en despidos.


El informe está elaborado en base a entrevistas directas y la documentación de casos con una metodología que incorpora la perspectiva de género y analiza la violencia psicológica, física, patrimonial, económica y sexual.