¿Comerías nueve veces al día o cada dos horas?

Según estudios realizados en Londres sirve para reducir el colesterol y bajar de peso.

Emol
Sa. 06 de octubre de 2012, 07:00
Más Ménos


Suena una exageración, pero en Londres descubrieron recientemente que comer nueves veces al día tiene más efectos benéficos en el metabolismo, que hacerlo solo cinco, como es la recomendación habitual de los nutricionistas.


La afirmación surge de un estudio del Imperial College de Londres, que observó que si se tiene una alimentación frecuente y en pequeñas cantidades, los niveles de ácidos grasos en la sangre se mantienen estables.


¿Qué implica esta estabilidad?


Lo que enseñan es que, al estar en equilibro los ácidos grasos, que son compuestos que liberan los alimentos, se perdería el riesgo de acumular grasas en las arterias y por ende, tener altos niveles de colesterol e hipertensión arterial.


“Comer frecuentemente durante el día, significa que no hay cambios repentinos de los niveles de ácidos grasos, lo que permite que el cuerpo haga un ingesta de manera más eficaz y disminuya el riesgo de enfermedades cardiovasculares”, dice el Dr. Vasant Hirani, un investigador de la University College London y especialista en nutrición y salud pública.


La investigación aludida analizó la dieta de 2.000 personas en el Reino Unido, Japón, China y los Estados Unidos. En esta muestra, la mitad de los participantes comieron menos de seis veces al día y el resto más de esa cantidad. Pero todos consumieron, por día el mismo número de calorías y alimentos.


Los resultados del estudio, indican que el primer grupo tuvo una presión arterial sistólica significativamente más alta en relación con los que comieron con más frecuencia y además, presentaron mayor peso.


El hallazgo fue tan sorprendente que los científicos del Imperial College planean hacer un nuevo ensayo, que incluirá a pacientes con presión arterial alta declarada, los que comerán tres o nueve veces al día. La idea es volver a evaluar los efectos de los diferentes regímenes en la presión arterial, niveles de insulina, glucosa y los ácidos grasos.

Acelerar el metabolismo

A juicio de los especialistas, es hora de abandonar la tradicional idea de solo desayunar, comer y cenar.


Es que los estudios y las experiencias personales que corroboran la eficacia de comer varias veces al día, abundan. Porque es evidente la aceleración del metabolismo que se produce, gracias a lo cual es posible bajar de peso y se reduce el riesgo de obesidad.


“Nosotros le decimos a los pacientes que coman mínimos seis veces al día, porque si solo comen tres veces, el metabolismo se vuelve más lento y absorbe más grasas”, declara Gladys Valdés, nutricionista de Clínica Vespucio.


Dice que comparte el enfoque del estudio inglés, pero señala que es fundamental tener en cuenta que los alimentos que se coman entre las comidas principales deben ser en porciones equilibradas según los requerimientos de cada persona y evitando los que tengan exceso de grasa, azúcar y sal, porque “todo lo que se come se transforma en grasa. El organismo tiene que tener un ahorro y ese ahorro es en grasa, por lo que es recomendable optar por alimentos saludables”, plantea la experta.


Como información anexa, el estudio mencionado del Imperial College expone que las comidas para los que consumían seis veces al día tenían un promedio de 300 calorías, equivalente a una pequeña porción de pollo, arroz y verduras.


Otra observación interesante, la entrega la investigación de la Universidad de Montana y que se publica en el Daily Mail, donde se afirma que, comer poco con más frecuencia además aumentaría los niveles de energía.


“Cuando los bomberos forestales recibieron almuerzos estándar o paquetes de raciones de pastoreo diseñados para ser consumidos durante un largo período de tiempo, los que tenían paquetes de pastoreo hicieron un 25 % más de trabajo, que los trabajadores con loncheras”, se afirma en el estudio.


En ese sentido, las indicaciones que se infieren son evitar los excesos entre las comidas y mantener una regularidad en el horario de las comidas más pequeñas.


Es decir, comer cada dos horas aproximadamente y no andar picoteando lo que se encuentre, ya que ese desorden en lo que se echa a la boca podría llevar a un aumento de peso y de paso, echarse encima varios problemas de salud.


Es que la hipótesis que hay detrás de las investigaciones mencionadas es que las comidas regulares ayudan a nuestro cuerpo a mantener un metabolismo constante.


“Si se come en forma desordenada, el cuerpo no sabe cuándo será la próxima comida y como un mecanismo de supervivencia comienza a almacenar más alimentos en forma de grasa. Pero si como más veces en el día, no alcanzo a ahorrar esa grasa y no se me junta el colesterol”, señala Gladys Valdés.


Por lo tanto, la recomendación para obtener los resultados que afirma el estudio del Imperial College de Londres es dividir la comida principal en dos y guardar el postre para una merienda a media comida. Aunque las alternativas son variadas para alcanzar a comer las nueve veces en el día que proponen en el viejo continente.