Mujer muere tras negársele aborto de feto inviable

Médicos irlandeses esperaron 4 días a que el feto dejará de latir antes de intervenirla.

Emol/Agencias
Ju. 15 de noviembre de 2012, 09:29
Más Ménos


Un intenso debate se ha desatado en Irlanda luego de que una mujer muriera tras negársele la posibilidad de un aborto de su feto inviable.

Según informan diversos diarios y agencias, Savita Halappanavar, una dentista india de 31 años, ingresó de gravedad al hospital Universitario de Galway con un embarazo de 17 semanas.

Estando ella muy complicada y sabiéndose que el feto era inviable, los médicos se negaron a hacerle un aborto porque la ley irlandesa lo prohíbe (este país se declara católico).

Los facultativos la mantuvieron en observación esperando que el feto dejara de latir cuestión que se prolongó por cuatro días. Cuando ello al fin sucedió y resolvieron hacerle la cirugía fue muy tarde y la joven murió afectada de una septicemia.

El cuestionamiento se da al hecho de que la joven hindú dijo no ser católica y reclamó el aborto. Hoy su viudo, un ingeniero de Boston Scientific, reclama por qué se le impuso a ella una legislación de otra religión.


Tras conocerse este hecho, el gobierno irlandes anunció que se iniciará una investigación, teniendo en cuenta que sus normas son más restrictivas que las de la Unión Europea. De hecho, unas 2 mil personas protestaron ya frente al Parlamento de Dublin reclamando por lo ocurrido porque en abril rechazaron una norma que buscaba legalizar el aborto terapéutico.

"El hecho de que una joven mujer haya perdido la vida es una tragedia personal y una tragedia familiar. Ninguna de nuestras palabras aquí (en el parlamento) pueden remediarla", declaró el primer ministro Enda Kenny al anunciar la investigación.

El aborto es un tema que genera controversia en Irlanda. Ya en 1992 la justicia falló a favor de una joven de 14 años que producto de una violación quedó embarazada y amenazó con suicidarse si no la dejaban abortar. El problema es que ese fallo nunca se convirtió en una ley que garantizara que la salud de la madre está por encima de la del bebé.

Otro fallo judicial también garantizó el aborto a una mujer enferma de cáncer, pero todo sigue en statu quo.

Praveen Halappanavar relató los duros días de espera que sufrió su esposa en el hospital donde discutía con los médicos el hecho de que no le sacaran el niño. Sólo tras la muerte del feto fue llevada al pabellón. “Al salir del quirófano estaba muy enferma, fue el último momento en que hablé con ella”, relató.