Bosu, la útil herramienta para trabajar el cuerpo mediante el equilibrio

Tiene la apariencia de una pelota partida por la mitad y los especialistas la recomiendan porque con ella se ejercita una mayor cantidad de grupos musculares.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Do. 18 de noviembre de 2012, 07:00
Más Ménos
Robchar

Robchar

Si asistes a algún gimnasio, seguramente más de una vez has visto a alguien trabajando sobre un Bosu, ése aparato que parece una pelota partida por la mitad sobre la cual las personas se paran y mantienen el equilibrio.

Se trata de una herramienta que se ha masificado mucho en el último tiempo, ya que ejercitarse con ella tiene múltiples beneficios. El responsable de introducirla a Chile fue Carlos Rodo, director comercial de Robchar, quien conoció el Bosu hace alrededor de seis años en una feria mundial de deporte en San Francisco (Estados Unidos). Entusiasmado, trajo al país 100 aparatos que se demoró casi dos años en vender, porque eran desconocidos.

"Ahora estoy en 300 o 400 por año. Ha habido un incremento (en las ventas) muy fuerte", dice.

El Bosu importado por Robchar es el original estadounidense, aunque en el mercado chileno puede encontrarse una alternativa más económica que proviene de China. Eso sí, Rodo destaca que el Bosu original tiene servicio postventa. "Si tú me preguntas cuánto dura más o menos, yo te digo que si es cuidado, cinco o seis años tranquilamente. Los problemas técnicos que puede tener son menores, pero los solucionamos en el servicio técnico", asegura.

El aparato es muy solicitado por gimnasios, pero personas particulares también lo adquieren para ejercitarse en la comodidad de su hogar. "Tiene mucha acogida", afirma Rodo.

Pero, ¿qué lo hace tan especial? La característica principal de esta herramienta es que entrena el equilibrio, independiente del deporte que se practique o la capacidad atlética que se tenga. Además, con él se pueden practicar múltiples actividades orientadas e mejorar la flexibilidad, fuerza, elasticidad y tonificación de los músculos, entre otros.

En apariencia, por un lado el Bosu es una semiesfera y por el otro una base plana del mismo tamaño que el diámetro. Está fabricado con látex y soporta un peso de hasta 160 kg aproximadamente.

El aparato se puede utilizar con la parte inflada de aire hacia arriba, como también invertida. La persona puede hacer abdominales, sentadillas, flexiones de brazos, etc., y, si se para sobre la base, un trabajo de equilibrio avanzado.

Claudio Basualto, jefe del Centro de Medicina del Deporte de Clínica Las Condes, cuenta que allí utilizan el Bosu desde hace cuatro años, para el trabajo de recuperación de lesiones tanto de deportistas como personas que no lo son, y también para ejercitar músculos que no se utilizan en forma habitual con otro tipo de aparatos.

"Lo ocupamos para el trabajo propioceptivo, es decir, hacer un movimiento que sea más complejo con una superficie inestable, para que la articulación tanto de la rodilla como del tobillo pueda trabajar mejor", explica Basualto.

El especialista agrega que lo especial que tiene esta herramienta es que, a diferencia de las máquinas en que las personas realizan movimientos repetitivos, con el Bosu, al ser una superficie inestable, se trabaja una mayor cantidad de grupos musculares.

Eso sí, Basualto advierte que a su juicio no es un aparato adecuado para todos. "Yo no lo ocuparía con personas de mayor edad que tengan problemas de equilibrio, porque como la inestabilidad es muy alta, puede ocasionar alguna lesión o caída", afirma.

Claro, porque aunque en apariencia el Bosu es bastante inofensivo, quienes lo ocupan eventualmente pueden correr riesgos. "Por ejemplo, si la persona está haciendo sentadillas, puede provocarse un esguince de tobillo, porque se dobló el pie o no pisó bien", ilustra el especialista. En todo caso, Carlos Rodo asegura que en todo el tiempo que lleva comercializando el aparato, nunca ha sabido de personas que hayan sufrido lesiones a causa de él.

En este sentido, el jefe del Centro de Medicina del Deporte de Clínica Las Condes recomienda que el Bosu se utilice bajo supervisión, sobre todo para que alguien instruido indique qué ejercicios hacer y por qué.

En el caso de querer ocuparlo en casa, Basualto aconseja que la persona a lo menos tenga conocimiento de para qué sirve y qué ejercicios realizar. "Para eso, el proveedor que lo comercializa generalmente incluye un manual con cuatro o cinco ejercicios que son los básicos para utilizarlo. Ésa es una pequeña base. Pero cuando la persona quiere realizar ejercicios más complejos, ahí es recomendable hacerlo en un lugar con supervisión", sostiene.

Con todo, el especialista no duda en afirmar que el Bosu es un aparato absolutamente recomendable a la hora de trabajar el cuerpo, sobre todo para quienes tienen más de 30 años y hace mucho dejaron de hacer ciertos ejercicios de equilibrio e inestabilidad típicos de la época escolar. "Y esto (el Bosu) les permite volver a realizar esos movimientos", asegura.