Ocho tipos de hombres “malos”, ¿te has topado con alguno?

La psicóloga Loreto Carvacho llama a no generalizar, pero alienta a que es mejor conocer sus características y por qué se les definen como malditos.

Por Francisca Vargas V.
Do. 25 de noviembre de 2012, 08:11
Más Ménos

No son perfectos ni príncipes azules. Pero hay algunos hombres, que por su forma de ser y relacionarse, se han convertido en verdaderas bombas humanas, que cuando se acercan y estallan, dejan profundas heridas emocionales.

Aunque para bailar un tango se necesitan dos. Lo cierto es que hay personas que se caracterizan por ser tóxicas. Estos son los aburridos, ególatras, insensibles, incapaces de comprometerse, machistas, pesimistas, seductores y los traidores.

Sin embargo, huir de ellos no es tan fácil. ¿Por qué? ¿Masoquismo, tozudez? No, porque justamente estos personajes son considerados los más atractivos para la mayoría de las mujeres.

“Suelen ser súper exitosos en la vida pública, tienen un buen trabajo, pueden ser incluso estupendos, uno los mira y cree que les va bien en todo, parecen perfectos, pero esa es la primera impresión”, explica Loreto Carvacho, psicóloga de la Universidad Católica, experta en relaciones de género (loretocarvacho@gmail.com).

Añade que al ahondar un poco más, se encuentra que bajo esa apariencia de éxito, pueden ser sumamente inseguros, siendo de partida, muy difícil para ellos aceptar el éxito de la pareja.

“Creo que son personas ególatras y narcisos, pero lo interesante, creo, es preguntarse el por qué me atraen estas personas, aún cuando son capaces de pasar a llevarme en cosas que son importantes para mi”, cuestiona la especialista.

La respuesta, elucubra, puede estar fijada en diferentes ámbitos personales, donde la baja autoestima, el no quererse ni auto cuidarse, o sentir que se está condenada a la soledad marcan el fijar la mirada en hombres que solo se atiendan a ellos mismos.

Tomar conciencia

Además de las personalidades narcisistas y ególatras que se esconde detrás de este grupo de chicos malos es fundamental esclarecer que una relación de pareja no funciona por la personalidad de uno u otro, de acuerdo a lo que propone Loreto Carvacho. Si no que, por lo general, se debe a que no se coinciden en las etapas de la vida, química, valores, gustos e intereses.

“De todos modos, es probable que hombres y mujeres con personalidades narcisistas tengan mayores dificultades para establecer una relación sana a lo largo del tiempo”, advierte.

Para reconocer a estas personas, aconseja la especialista, se debe analizar la primera cita.

“Tienes que saber que como ellos piensan en su propia satisfacción, es probable que hablen de sí mismos o que ante una pequeña discusión, sólo sea válido su punto de vista”, anota.

Esa pauta, enseña que la relación de pareja que se construya lo que primará será el análisis y percepción que tenga el otro y no la de uno.

Ahora, bien, establece Carvacho que es importante señalar, que cada mujer busca cosas distintas en un hombre. Por ejemplo, hay mujeres que necesitan admirar a su pareja, aunque ello implique perder un poco de sí mismas en el camino. “Pero esa es una decisión que hay que tomar y pensar en lo que estoy dispuesta a transar en una relación de pareja”, aconseja.

Pero, todo dependerá del estilo de pareja que se quiere tener y los intereses que se busque satisfacer. “Si para mí es clave pasarlo bien en la pareja, soy una mujer segura y no me asusta que mi pareja sea un seductor, no podría estar con uno del tipo fome, pero sí con un seductor. O bien, no soporto a los hombres machistas y creo en la igualdad de género, una relación de pareja con un hombre machista, sería impensable”, aclara.

La clave, entonces según la psicóloga Loreto Carvacho, está en el autoconocimiento, en tener claridad sobre aquellos elementos de una pareja que son importantes para mí, qué valores no transo y qué necesidades tiendo a suplir con una persona al lado.

“Estos niveles de autoconocimiento también se van alcanzando en la medida en que vamos estableciendo relaciones de pareja con otro. Por eso es saludable que una persona vaya estableciendo relaciones a lo largo de su vida, antes de encontrar a aquella con quien desea establecer un compromiso mayor”, sugiere.

Aunque dice que puede ser que sea frustrante no encontrar a “la pareja”, pero lo que se aprendió de esa experiencia, sostiene la experta, permitió crecer y se podrá enfrentar con mayores herramientas la próxima, ¡next!

Los 8 chicos “malos”

Para saber cuáles son, hemos elaborado una caracterización exagerada de la realidad que sirve para armar esto perfiles de hombres “malos”, para que al conocerlos, no olvides estar atenta a su naturaleza ni caer de bruces en sus zancadillas amorosas.

Si bien, la distinción es de fantasía, lo cierto es que servirá también para identificar los patrones de emparejamiento que ha tenido. Aunque hay varias categorías que pueden estar en un mismo personaje.

Si es así. Por favor, revisa y atienda a ese patrón de relaciones de pareja. Algo hay que sanar para pasarlo bien, porque el amor sí hace bien cuando es recíproco y del bueno.

1. Fome/aburrido: Este estilo tiene que ver con los intereses de cada persona. Para algunos puede ser realmente apasionante compartir una buena obra de teatro, estar en la tranquilidad del hogar o salir a carretear todos los fines de semana. Lo fome está en hacer siempre lo mismo.

2. Ególatra/arrogante: Está directamente relacionado con una personalidad narciso en distintos niveles. Principalmente, son personas incapaces de mirar al otro, con altas dificultades para ceder o llegar a acuerdos, pues siempre creen tener la razón.

3. Insensible: Su narcisismo hace que les sea muy difícil comprender el dolor ajeno. Más grave es cuando esa insensibilidad da pie a malos tratos y agresiones.

4. Incapaz de comprometerse: Estos hombres tienen grandes dificultades para establecer vínculos de compromiso a largo plazo. Probablemente esté relacionado con problemas en general para vincularse con un otro o bien, con temor a crecer y hacerse cargo de su propia vida.

5. Machista: Si bien es un categoría más cultural que psicológica, aún existen hombres que creen que las tareas domésticas son una responsabilidad de la mujer. Estos hombres probablemente crecieron en ambientes machistas y replican esos aprendizajes.

6. Pesimista: Este estilo, puede estar vinculado a dificultades anímicas que presentan algunos rasgos depresivos que hace que vean el mundo en gris. Su temperamento es depresivo y, por lo tanto, tienden a ver el mundo desde una óptica más pesimista.

7. Seductor: Este estilo puede ser una versión más moderada del traidor. Pues seductor no implica el acto de la traición. Son, por lo general, sujetos encantadores, aduladores, que siempre encontrarán una palabra bonita para las mujeres. Podríamos definirlo como el enamorado de las mujeres en general.

8. Traidor: Son incapaces de mantener relaciones de fidelidad, les gusta la adrenalina de lo prohibido, pueden ser personas que se aburren muy rápido de lo estable, lo ven como aburrido y requieren de la cuota de adrenalina de la conquista y lo oculto.