Revolución de la moda: Mujeres comunes en la alta costura

Sitios web, casas de moda y personajes de la industria de la moda están adoptando utilizar maniquíes comunes y corrientes, acercándose así a una visión más saludable y natural de la belleza.

Emol
Do. 09 de diciembre de 2012, 07:00
Más Ménos
Renttherunway.com

Renttherunway.com

Renttherunway.com

Renttherunway.com

“Me sentí como una muñeca Barbie en este vestido”, comentó  Shonte (34 años, 1,75 cm y 67 kl). “Me sentí como una princesa. Nunca había usado algo tan brillante, a pesar de que siempre fue un sueño que tuve”, comentó, por su parte, Nunzi (18 años, 1,60 cm, frecuente usuaria de las tallas L).

Ellas son dos felices clientas de Pag Rent the runway, un sitio web estadounidense que alquila vestidos de alta costura, y que desde hace poco inauguró un nuevo espacio en si sitio web, Our Runway. Allí, más de 15 mil mujeres han subido su foto vistiendo el traje arrendado, felices y orgullosas de verse espléndidas en una ocasión espacial.

“Creemos que la verdadera inquietud no es si el vestido es lindo, sino que si se verá bien en uno”, dijo a la prensa Jennifer Fleiss, quien, junto a Jennifer Hyman, manejan el sitio web. Allí, agregó: “Nuestros clientes comenzaron a enviar muchas fotos en vestidos, viéndose y sintiéndose fantásticas, y nos dimos cuenta que en nuestra cultura, donde las imágenes de las celebridades están todo el tiempo alrededor nuestro, queríamos convertir a nuestras clientas en las celebridades que son en el día a día”.

Se trata de ser Cenicientas, como dijo Hyman al programa “Good Morning America”. Y eso se ve reflejado en los comentarios que cada clienta subió a la página, acompañada de sus datos como peso, altura y tamaño de busto, ayudando a otras mujeres a ver si el traje quedará bien en ellas, en vez de dar palos de ciego adivinando si podrían ponerse vestido que vieron en una modelo ultra delgada.

Esta iniciativa va de la mano con el ingreso hace algunos años de las modelos, conocidas como de “talla grande”, que han llenado de curvas los desfiles de destacados diseñadores, además de las medidas que han adoptado algunas pasarelas -como Cibeles- de no aceptar mujeres esqueléticas en sus shows.

Asimismo, en febrero pasado, se pudo apreciar en la Semana de la Moda de New York el “Real Fashion, Real Woman”, un desfile que llamó positivamente la atención de los que vieron cómo los diseños de Calvin Klein, entre otros creadores, fueron exhibidos por mujeres que cumplían su sueño, luego de haber sido víctimas de violencia intrafamiliar o no poder encontrar trabajo por un largo tiempo de crisis en EE.UU.

A esto se suman aquellas firmas que han decidido incluir a personas de la calle, la gente “real” –como lo llaman en diversos medios internacionales- que viaja en el metro, entre los maniquíes que exhiben sus ropas. “La era de las supermodelos de renombre podría estar llegando a su fin”, comentaba en uno de sus reportajes el diario británico “The Guardian”, a propósito de la campaña otoño/invierno 2012/2013 de la marca francesa Lanvin, lanzada en julio de este año.

Se trata de mujeres de entre 16 y 82 años que fueron el objeto con el que promocionaron sus nuevos diseños, y entre los que se podían encontrar una camarera, una bloguera y una bailarina jubilada, mostrando que la industria, “está cada vez menos centrada obsesivamente en la juventud”, señaló el medio.

Según explicó el director creativo de Lanvin, Alber Elbaz la campaña intentó “llevar de vuelta la ropa a la calle”, y estuvo inspirada en los exitosos blogs de ‘fashion street’, como The Sartorialist y Face Hunter, entre otros, que reciben millones de visitas mensuales, con su oferta de mostrar fotos de personas que caminan por las calles con looks con estilo. En Chile, por ejemplo, uno de los más exitosos es Viste la Calle.

"Las modelos son un lienzo en blanco para proyectar estilo, pero esto se trata de personas con las que te sentarías al lado en una fiesta y podrías llegar a conocer”, comentó al respecto Melanie Rickey, editora general de la revista Grazia.